Deportes | Trabajo | incertidumbre | estudiantes

Luego de 100 dias de trabajos en cuarentena, Estudiantes inicia un receso de dos semanas

La decisión la tomó en conjunto el Cuerpo Técnico Celeste para oxigenar física y mentalmente a los futbolistas. En diálogo exclusivo con Puntal, el Profesor Ricardo Palladino contó sobre este momento tan especial

Cuantos habrán imaginado que tras el buen empate de Estudiantes en Santiago del Estero frente a Mitre el 14 de marzo, asistiríamos a esta situación tan particular que vive el mundo todo por la pandemia del coronavirus. Podrían ser 145 o 200 días de parate oficial no sólo para Estudiantes sino para el fútbol argentino con todas las implicancias que eso tiene en todos los ámbitos. Quizá los europeos nos muestren el futuro, en torno a como comenzar a trabajar, con que protocolos iniciarse y cual sería la manera idónea de tratar de regresar.

Para Ricardo Palladino es un tiempo de mucho cuidado y es saludable física y mentalmente este mini receso de dos semanas, hay que cuidar no sólo el físico sino también la cuestión anímica. Desde La Plata así se refiere el PF Celeste.

-Es indudable que estamos en un territorio desconocido y poco frecuente. Hemos arribado a esta conclusión después de cien días de trabajo. Yo me acuerdo cuando esto empezó pensábamos que era por poco tiempo y se iba a arrancar y no fue así. A medida que fue-ron pasando las semanas siempre estuvo la incertidumbre de cuando íbamos a volver, a fines de abril se anunció que podía ser en junio, después hace poco salió la posibilidad de que sea en agosto. Ya la in-certidumbre es tan grande y después de haber estado casi tres meses entrenando en lugares que no son los propicios para el futbolista con pisos duros, lugares cerrados. Convengamos que hace tres semanas aproximadamente que algunos chicos ya pueden correr individualmente de acuerdo a la zona en que vivan y la fase en donde está la pandemia. Hasta hace muy poquito todos estaban trabajando en lugares muy poco propicios y todo lo que te genera a nivel articular, porque son pisos de cemento, de baldosa. El jugador no está acostumbrado, sumado a todo lo que genera el encierro y el aburrimiento. No podes variar mucho el trabajo, tenes una carga psicológica muy importante, empieza a aparecer la fatiga, el fastidio, la incertidumbre. Todo eso te genera un estrés después de tanto tiempo que resolvimos tomar esta decisión. Si uno mira los últimos quince días, muchos han liberado a sus jugadores, nosotros lo teníamos en mente para los últimos quince días de junio, pero lo pasamos para los primeros quince de julio. Principalmente es eso, des-cansar los tejidos blandos y relajar la parte mental, darle un poco de frescura, sacarlos de esta rutina diaria y dejarlos un poco más liberados.

-¿Cómo trabajar y sobrellevar la parte mental que de un tiempo a esta parte empieza a adquirir más importancia?

-Principalmente es un área que la fuimos atacando de entrada. Después que pasaron esos quince días ya se empezaba a ver que era para largo. En ese momento solo entrenábamos lo físico, después incorporamos a Franco Barreda con toda la parte de coaching y mental. Marcelo (Vázquez) estuvo encima de los jugadores y así tratamos de llevar esta contención, ya al último mes sumamos alguna actividad más, porque se hacía muy largo el día y a veces los procesos de aburrimiento son importantes. Sumamos una tarea bastante motivadora porque eran tareas de recuperación del movimiento, donde veías una mejora y lo incorporamos a Marcos Luna, con toda la parte de postura hasta que llegamos a este punto. La angustia y la incertidumbre es tan larga, se habla de 18 de agosto pero tampoco se sabe, más allá de todas las probabilidades que hay y el entusiasmo de todo el gobierno. Lo es-cuchaba en estos días al ministro de salud, sabemos que esto es día a día, esta pandemia es rara, no sabes cómo manejarlo, por lo menos es lo que dicen las autoridades sanitarias. Todo esto te genera incertidumbre y hemos tratado en lo posible con el trabajo de Franco, llevarlo de la mejor manera.

-En lo personal estas en un lugar comprometido sanitariamente con lo es La Plata, tu ciudad, ¿cómo ves la problemática?

-Más allá de que nosotros somos un municipio que pertenece al AMBA, no estamos tan comprometidos como Capital o parte del conurbano. Sin embargo hace ya diez días que vienen creciendo los contagios, teníamos un promedio de diez casos positivos y en los últimos días hemos pasado los cuarenta. Está dando vuelta el virus por la ciudad así que lo vivimos con mucha precaución. Comenzó una nueva fase, hemos retrocedido a fase 1 con algunas libertades, pequeñas, si la comparamos con la fase 1 del principio. Se siente en la calle la poca gente pero al mismo tiempo se nota el cansancio psicológico, del encierro, de ver que con esto no tenes avance. Avanzas un paso y tenes que retroceder dos, estamos ante una incertidumbre bastante importante, vamos a tratar de llevarlo de la mejor manera. Si se nota, acá por lo menos que a diferencia de lo que es Río Cuarto, que estamos en una zona complicada.

-¿Tienen algún esquema de pretemporada ya diseñado para cuando se retomen oficialmente los entrenamientos?

-En sí el plan de trabajo ya lo tenemos. Lo que no sabemos toda-vía es como va a salir el protocolo, será seguramente desde AFA y ahí lo tomarán los clubes y ver si le insertarán algo para mejorar o no. Nosotros hemos ganado tiempo y copiado lo que hacen en Europa porque ellos van más adelantados que los países de Sudamérica, porque todos van arrancando ahora. Tomando el protocolo de España lo tenemos armado. Ellos arranca-ron de a grupos de a seis jugado-res, tengo gente allegada al Atlético Madrid y me fueron contando como fue, allá trabajaron en canchas aledañas en grupos de a doce, seis y seis con media hora de receso para limpiar todo el material y volvían otros doce a trabajar. Siempre en forma paralela, nadie puede estar detrás del otro y después fueron pasando de fase hasta trabajar el grupo entero. Acá lo que tenemos que ver es el tiempo de trabajo que nos den, esto va a ser importante y tener mucho cuidado con las cargas, porque estamos en una situación que nunca se vivió. Habíamos tenido recesos de 45 días más o menos, pero suponiendo que arranquemos el 18 de agosto tendríamos un receso de 145 días y si es el 1 de octubre serán 200 días de parate, obvio con los trabajos que venimos realizando. Nunca nos pasó de tener seis meses sin fútbol y vamos a tener que apuntar mucho los primeros días a una adaptación muscular importante, fíjate que en Alemania y España en los primeras tres se-manas de trabajo comparado con otras vueltas al trabajo la cantidad de lesiones aumentó un 30 por ciento.