Río Cuarto | transporte | empresas | Transporte

Envían recursos nacionales pero el transporte le reclama a la Provincia

La Casa Rosada reglamentó el Fondo Compensador para el interior, que distribuirá 10.500 millones de pesos. Pero la Fetap emitió un comunicado en el que pide que la gobernación redefina los subsidios provinciales

El gobierno nacional reglamentó ayer el Fondo Compensador para el sistema de transporte del interior del país y destinó 10.500 millones de pesos en subsidios. Así, se garantizaría para los servicios urbanos y suburbanos una asistencia fundamental para poder sortear la paralización de la actividad durante la pandemia.

Según señalan las empresas, el gobierno de Alberto Fernández se comprometió a enviar esta misma semana el equivalente a dos cuotas adeudadas de los subsidios nacionales. A Córdoba, por ejemplo, llegarían 590 millones de pesos en los próximos días, correspondientes a dos cuotas mensuales de 295 millones de pesos cada una; además, antes de fin de mes se depositarían otros 295 millones, con lo cual la Nación ya se habría puesto al día con los fondos comprometidos.

De todos modos, desde la Fetap, la federación que nuclea a las empresas del transporte, siguen reclamando asistencia de parte de la Provincia para poder cumplir con los pagos de los sueldos.

La entidad aseguró que nunca deslindó sus responsabilidades con los trabajadores y reclamó que la Provincia cubra los retrasos en la llegada de los fondos nacionales.

“Siempre atendimos prioritariamente los salarios de nuestros trabajadores, por encima de cualquier otro de los tantos compromisos que tienen las empresas. Con mucho esfuerzo las empresas acordaron con los trabajadores adelantos de salarios adeudados, cuyo cumplimiento, ante la demora del subsidio nacional, que observa un atraso de tres meses, depende exclusivamente del apoyo del Estado provincial. En ese marco, Fetap solicita el mismo trato que la Municipalidad de Córdoba otorga al transporte urbano de la ciudad capital, realizando adelantos mientras arriban los fondos nacionales para que los trabajadores de UTA puedan estar al día con sus salarios, esfuerzo que también merecen los trabajadores de Aoita, pertenecientes al sistema interurbano y urbano del interior”, se lee en el comunicado de las empresas.

La Fetap acusa al gobierno provincial de no tratar de la misma manera al sistema de transporte del interior. Sostiene que lo castiga con una distribución desigual y discriminatoria de los subsidios.

“El sistema de transporte de la provincia de Córdoba ha llegado a la pandemia desfinanciado y sin rentabilidad por el conjunto de malas decisiones y la falta de políticas del Estado provincial en materia de transporte. Es momento que asuma su responsabilidad, garantice el equilibrio de la ecuación y se haga cargo, ya que urgen cambios profundos y planificados a largo plazo con medidas de salvataje de corto plazo”, dicen las empresas.

Es decir, la Fetap no sólo reclama que la Provincia cubra las demoras de la Nación sino que, además, distribuya de otra manera los subsidios propios. Remarca que mientras Córdoba capital recibe 110.254 pesos por cada unidad, al transporte urbano del interior le tocan 43.643 pesos, mientras que al interurbano le corresponden 53.387 pesos. Las empresas piden reparar esos desequilibrios.

Mientras tanto, la reglamentación del Fondo Compensador nacional es, sostienen, el primer paso para terminar con un retraso de tres meses que impactó en el pago de los sueldos.

Los cambios para el interior

En un primer momento, el gobierno de Fernández había definido terminar con los subsidios para el sistema de transporte del interior. Así quedaba expresado en el proyecto original de ampliación presupuestaria. En cambio, para el Área Metropolitana de Buenos Aires se destinaban 25.300 millones de pesos. El reclamo de los diputados del interior hizo que el oficialismo diera marcha atrás y asignara 10.500 millones de pesos para la creación del Fondo Compensador que ahora acaba de reglamentarse. En realidad, se trata de la continuidad de los subsidios que ya venían pagándose pero el presupuesto llegaba a 6.500 millones y ahora se le agregan 4.000 millones adicionales.

La reglamentación que se conoció ayer determina que las provincias deberán hacer una transferencia directa a las prestadoras de los servicios.

Entre las exigencias, está que los Estados provinciales y municipales tendrán que firmar un compromiso de adhesión e implementación del Sistema Único de Boleto Electrónico (Sube) y presentar mensualmente la rendición de cuentas de los fondos recibidos por el Estado. Si esa documentación no se presenta, entonces la compensación será suspendida.

Pero una exigencia fundamental para los usuarios es que los distritos que reciban el subsidio no podrán aplicar aumentos tarifarios, según lo establece el marco regulatorio dado a conocer ayer por el Ministerio de Transporte de la Nación.

El cronograma de una extensa crisis

19 de marzo

Se establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Una de las actividades prohibidas es el servicio público de transporte de pasajeros.

3 de junio

La Dirección Nacional de Transporte Automotor de Pasajeros realizó un informe que decía que la pandemia ha afectado profundamente toda la cadena de valor vinculada a las empresas del sistema de transporte.

16 de junio

A través de la resolución 140 se firman convenios con las distintas provincias para continuar asistiendo a los servicios públicos de pasajeros de carácter urbano e interurbano. Se crea el Fondo Covid de compensación del Transporte Público de pasajeros urbano y suburbano del interior por 10.500 millones de pesos que se transfieren a las provincias.