Río Cuarto | empresas | Transporte | transporte

Fetap alerta por el injusto reparto de los subsidios hacia el interior

A la crisis generalizada del transporte que se replica en todo el país, las localidades del interior de Córdoba le suman una menor participación en los recursos que llegan desde la Provincia y la Nación

El sistema de transporte perdió una cuota importante del financiamiento con la llegada de la pandemia y el inicio de la cuarentena, debido a que los colectivos se quedaron sin pasajeros y los problemas comenzaron a multiplicarse por la falta de recursos de las empresas para hacer frente a los costos, especialmente los laborales. A ese cuadro se le sumó una serie de medidas que profundizaron la crisis, como cambios en el reparto de subsidios en la provincia, que perjudicó a las empresas urbanas del interior, y demoras en la llegada de fondos nacionales.

Ayer, la Federación de Empresarios del Transporte de Córdoba (Fetap) alertó una vez más sobre el crítico escenario y no dudó en calificar esta situación como: “La mayor crisis en la historia del transporte de esta provincia. A la vez que entendemos la angustia e incertidumbre de nuestros trabajadores ante la demora en el pago de los salarios, debemos insistir en que las empresas continúan esperando las partidas del subsidio nacional, sin contar por el momento con ninguna certeza acerca de cuándo llegarán para, a su vez, poder brindarles a los empleados la previsibilidad que necesitan”, indicó la entidad empresaria.

Según explicó esa federación, los recursos que debía enviar el Ministerio de Transporte de la Nación alrededor del 10 de julio aún no llegaron, cuando queda una semana para finalizar el mes.

“Esta situación nos provoca una fuerte sensación de impotencia por no poder atender los compromisos salariales y por ver cada día cómo las empresas se van deteriorando y sumergiendo en un abismo del cual no se avizora una salida”, remarcaron.

Hubo algunas empresas que decidieron tomar un descubierto para poder afrontar al menos el pago de una parte de los haberes, como ocurrió con la urbana de Río Cuarto, asumiendo el costo de ese giro mientras espera la llegada de las partidas nacionales.

Inequidades en el reparto

“Por supuesto, Fetap prosigue realizando permanentemente todo tipo de gestiones para morigerar el impacto de esta coyuntura. Asimismo, consideramos un acto de total injusticia la asimetría aplicada en la distribución de los subsidios en un país donde se habla mucho de federalismo, aunque el concepto no se lleva a la práctica”, dispararon desde la entidad empresaria del transporte.

Por ello, repudiamos la discriminación hacia el sistema de transporte de Córdoba, y al mismo tiempo hacia los usuarios cordobeses, y del interior del país en materia de subsidios con respecto al AMBA-CABA. Esta situación le permite a un trabajador del sector en Buenos Aires cobrar su salario y aguinaldo en tiempo y forma y contar con servicios en funcionamiento, con su correspondiente renovación de la flota. No entendemos por qué se les da más valor a los usuarios y empresas de esas jurisdicciones que a los del resto del país. Apelamos a que el señor Presidente, en este momento tan particular, pueda impartir las directivas respectivas para evitar las mencionadas asimetrías”, destacaron.

Por último, enfocada en los números, Fetap remarcó que “las estadísticas muestran claramente las notables diferencias en cuanto a la asistencia oficial en las distintas jurisdicciones, diferencias que, por ejemplo, se notan en lo que percibe por cada colectivo una empresa dentro del AMBA-CABA en comparación con el sistema de Córdoba”.

Un trabajo presentado por la institución detalla que mientras en el AMBA cada colectivo percibe 469 mil pesos de subsidio mensual, uno en Río Cuarto o Villa María apenas recibe 156 mil. En cambio, un urbano de la capital provincial recibe, por el mismo concepto, casi 325 mil. En eso juega un papel central no sólo la Nación, sino que luego del último reajuste en los subsidios dispuesto por la Provincia: un colectivo en la capital provincial recibe 110 mil desde la administración cordobesa, mientras que una urbana del interior apenas obtiene 43 mil. Ese último cambio aplicado por la Provincia implicó un recorte a las del interior para darles a las empresas interurbanas que recorren más de 6o kilómetros.

“Además, también se advierte una marcada desigualdad en los aportes gubernamentales al comparar el transporte interurbano, urbano del interior de esta provincia con respecto al sistema urbano de la Capital, que también es asistida recientemente por la jurisdicción municipal . Y no tenemos que olvidar que los costos de explotación (laborales, combustible, neumáticos, impuestos) son iguales, y en algunos casos superiores, en el interior del país, con una carga de pasajeros inferior por la densidad demográfica de Buenos Aires”, remarcó el informe de la Fetap sobre subsidios.

Por último, la institución destacó: “Instamos a las autoridades correspondientes, tanto de los ámbitos nacional como provincial, a tener en consideración esta realidad terminal para darle una solución eficaz y sostenible en el tiempo que permita acabar con la incertidumbre de los trabajadores, usuarios y empresas”.