Internacionales | Trump | Violencia | seguridad

Trump tildó de "absolutamente ridículo" el intento de juicio político en su contra

A días de la asunción de Joseph Biden y aunque insistió con que "siempre hay que evitar la violencia", el Presidente se jactó de su gran base de apoyo.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, rechazó las acusaciones de su presunta responsabilidad en la toma del Capitolio y calificó de "absolutamente ridículo" el intento de juicio político en su contra llevado a cabo por el Partido Demócrata. Asimismo, advirtió que el procedimiento está causando "una inmensa ira" entre sus partidarios.

El mandatario consideró que su discurso ante sus seguidores fue "totalmente apropiado". Y en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca poco antes de partir hacia Texas, afirmó: "No quiero más violencia. Nunca violencia".

Impulsada por la mayoría demócrata de la Cámara Baja, la acusación de juicio político menciona las denuncias falsas de Trump de fraude en las elecciones del año pasado y el discurso que dio a sus partidarios incitándolos a marchar al Congreso cuando éste certificaba su derrota en las urnas.

La acusación también dice que Trump puso en peligro la seguridad del país, sus instituciones y que seguirá siendo una amenaza para la Constitución y la democracia si se le permite continuar en el cargo, pese a que quedan apenas días para la asunción del mandatario electo, Joe Biden.

"Vamos a demostrar de manera inequívoca que el lenguaje del presidente, las declaraciones que hizo, la promoción de la gran mentira hicieron que la violencia en el Capitolio fuera inevitable", dijo ayer uno de los coautores de la acusación, el congresista David Cicilline, a la cadena CNN.

Trump cederá la Presidencia al dirigente demócrata Joe Biden, quien ganó las elecciones de noviembre y cuya toma de posesión se producirá en Washington el 20 de enero bajo un enorme despliegue de seguridad.

Poco después de presentarse la acusación, el FBI advirtió de potenciales "protestas armadas" en Washington y en varios estados por parte de seguidores de Trump el día de la asunción, lo que derivó en la decisión de cerrar al público el capitalino Monumento a Washington por temor a disturbios.

El ataque al Capitolio provocó varias renuncias en el Gabinete. La más reciente fue la del secretario interino del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Chad Wolf.

"Me entristece dar este paso porque tenía la intención de servir hasta el final de este gobierno. Desafortunadamente, esta acción está justificada por eventos recientes, incluidos los fallos judiciales en curso y sin mérito con respecto a la validez de mi autoridad como secretario interino", remarcó Wolf.