El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, envió una carta al secretario de la Diócesis de Río Cuarto expresando su profundo pesar por la muerte del padre Vaudagna.

En el escrito, dirigido a Juan Giordano, monseñor Martín recuerda su paso por este Obispado, y señala: “Pienso en todos los curas de esa querida Diócesis, donde dí mis primeros pasos como obispo. Siempre los tengo presentes en mis oraciones, de un modo especial en este trance tan doloroso. Tenemos la certeza en la fe de que la partida del padre Coqui es una pérdida, pero es, paradójicamente, una ganancia, por el bien que él puede hacer desde el cielo por esta Iglesia tan amada del sur cordobés”.

Sobre Vaudagna, señala: “No puedo dejar de recordar que al poco tiempo de iniciar su ministerio pastoral como cura párroco de Vicuña Mackenna asumió el proyecto educativo propuesto por un grupo de laicos, lo hizo suyo y se lo puso al hombro, levantando una escuela parroquial modelo. Como buen ‘gringo’ de Sampacho, fue un gran trabajador en la viña del Señor”.