El obispo de Río Cuarto estuvo en General Cabrera, que hoy celebra su fiesta patronal por San José. Admitió que “sorprendió” el impulso que le dio el Gobierno a la iniciativa, que no estaba en su plataforma
En el marco de su visita pastoral a General Cabrera, ciudad que hoy celebra su fiesta patronal en honor a San José, el obispo de la Diócesis de Río Cuarto, Adolfo Uriona, opinó que “el país está viviendo una situación económico social muy difícil”, por ello los “sorprendió” que el Gobierno impulsara el debate del tema del aborto cuando “hay otros temas más importantes y prioritarios”.

El obispo consideró: "No sé si los argentinos estamos muy preparados para este debate, pero creo que es importante, sí, que nos preparemos, que no sea un debate simplemente, por lo que nos dicen los medios de comunicación nacionales, que parece que ya han tomado postura, en general". 

Aconsejó: "Hay que tener una postura crítica y viendo los fundamentos, que no son religiosos, sino antropológicos, los católicos estamos a favor de la vida. Y eso la ciencia ya lo demostró, porque desde el primer instante de la concepción, hay vida humana".

"Mucho nos extrañó a todos nosotros, en la Iglesia Católica, el impulso del debate sobre el aborto, que este Gobierno no tenía en su plataforma electoral ni lo había manifestado en la previa a las votaciones", recordó. 

Problemas económicos y sociales

Uriona enfatizó que "en momentos en que el país está viviendo una situación en lo económico social muy difícil, ahora aquí por la sequía, pero anteriormente sobre todo en Río Cuarto por el tema de lo social, y las zonas más desfavorecidas, que no salen a flote. Entonces, que este debate se imponga ahora, hay otros temas más importantes o prioritarios que el tema mencionado”.

A su vez, informó: “Los obispos nos reuniremos después de Pascua, el 16 de abril en la asamblea plenaria, y ahí deliberaremos cuál es la postura que vamos a manifestar ante estas nuevas actitudes del Gobierno".

El aporte del Estado va al Obispado

Con respecto a los datos que trascendieron tras el informe del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la Cámara de Diputados sobre lo que recibe un obispo de parte del Estado, Uriona admitió: "Fue sorpresivo que se expusiera algo que se sabe. Cuánto gana un obispo. Es decir, los que preguntaron eso lo sabían, porque lo votaron. Estaba en el presupuesto nacional, es un tema de siempre”. 

Aclaró que "hay algunas cosas discutibles en los montos, porque se dice lo que el Gobierno les da a los obispos y en realidad es a los obispados y es la mitad de ese monto. Porque lo que se da es para los 130 obispos entre titulares, auxiliares y eméritos”. 

“Habría que ver a dónde van los otros montos, porque sé que hay otras instituciones que se vieron beneficiadas, pero el titular que pusieron los medios de comunicación hegemónicos no es lo que recibe un obispo" dijo. 

Al ser consultado de por qué no viene el Papa a la Argentina, Uriona aseguró que “los medios están interpretando todo políticamente. El Papa envió una carta de agradecimiento para ese grupo de personas de distintas ideologías y de diferentes pensamientos por los 5 años de su pontificado, y ahora están reinterpretando esa carta. Todo lo que hace Francisco, los medios nacionales, especialmente los hegemónicos, lo interpretan a su manera y de una manera política, cuando él está mucho más allá”.

Mirada mundial

Para el obispo de Río Cuarto “el Papa tiene una mirada mundial, en una situación del mundo muy conflictiva, sobre todo desde el punto de vista de la paz, de los migrantes, de los pobres que tienen que huir de la guerra, etc. Por lo que mirar al Papa desde ese punto de vista me parece un poco mezquino, demasiado regionalista”.

“Él tendrá sus colaboradores, sus asesores que le dirán si es conveniente o no venir en este momento. Pienso que el Papa sabe de nuestra grieta y no estará seguro de poder aportar para lo que él siempre pretende, que es la unidad. La unidad siempre está por encima del conflicto, así lo pone en la carta y eso es lo que busca el Papa, pero al parecer acá no se lo interpreta de esa manera", razonó.

En relación con la violencia social que se observa en distintas comunidades afirmó: "La gente ha perdido la fe. Yo creo que vivimos en una sociedad enferma. En mi interpretación es una sociedad que se ha alejado de Dios. Cuando nos alejamos de Dios, y quedamos librados a nosotros mismos, aparecen todas estas cosas”. 

Para monseñor Uriona: “Todas estas cosas que son propias del corazón del hombre, como son la violencia, la no comprensión, todas aquellas cosas tan distintas a las que nos enseñó Jesús. Viene la Semana Santa y significa mirar a Jesús, que se entrega a la muerte para superar toda forma de contradicción, de violencia, para superar todos los males que nos trae la muerte. En esta cultura de muerte, mirar a Jesús, que nos trae la vida, nos puede hacer mucho bien”.

TEMAS: aborto uriona
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas