Julio César Salguero estaba preso, a la espera del juicio que concluyó ayer y que lo condenó como autor responsable del delito de homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género
Solo, sentado sobre el banco de madera, Julio César Salguero recibió el veredicto que lo condena a reclusión perpetua, equivalente a 35 años, por matar a su exmujer, Stella Maris Trey. La condena llegó ayer, a casi dos años de aquel 21 de junio de 2016, cuando se conoció la fatalidad en la ciudad de Canals.

 Tal como lo establece la ley, Salguero podrá acceder a solicitar una prisión condicional pasado el período que establece la pena y si cumple con una serie de requisitos que establece el Código Penal. 

La decisión del tribunal compuesto por Emilio Andruet, Pablo Bianchi y Carlos González, apoyada de forma unánime por los jurados populares y por el pedido del fiscal Jorge Medina, fue condenarlo a la pena de prisión perpetua como autor del delito de homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género. Además, le dictaminaron someterse  a un tratamiento psicológico.

En la audiencia del lunes, Salguero confesó que cometió el crimen: “Me dijo que andaba con otro, me puse loco y la maté”. Durante el juicio también aprovechó para pedir disculpas a la familia de su exmujer.

Este caso es uno de los cientos de femicidios ocurridos en los últimos años. En 2016, según datos aportados por La Casa del Encuentro, fueron 228 y el año pasado, 220. A su vez, uno de los elementos comunes a estos hechos, que también se cumple en este caso, es que el femicida sea una expareja o conviva con la víctima.

Al terminar el juicio, Salguero fue esposado y trasladado al Establecimiento Penitenciario de Río Cuarto, donde cumplirá la condena.

Las pruebas

El hecho ocurrió el 21 de junio de 2016, fecha en que Stella Maris Trey, de 26, apareció muerta, con una nota entres sus manos que intentaba desviar la pista del agresor. De acuerdo a la investigación, el ahorcamiento se realizó con una bufanda, que apareció en la casa de Salguero con muestras de ADN de la mujer.

“La prueba era harto evidente”, sostuvo el fiscal de Cámara, Jorge Medina. “Por un lado, tenemos la confesión del imputado, donde manifiesta hacerse cargo, pero dice que fue una reacción emotiva al enterarse que su exmujer iba a iniciar una relación con otra persona”, explicó Medina.

Otra prueba que fue incorporada en el debate, como en la etapa investigativa, fue que se comprobó que Salguero había escrito el mensaje que tenía la mujer asesinada entre sus manos. Esta pista había sido un intento del hombre para desviar la investigación, pero el perito caligráfico confirmó que correspondía al homicida. Además, el fiscal Medina contó que en la casa de Salguero “se encuentran las otras hojas de la libreta, los lápices con los que había sido escrito el mesaje y se halla ropa con sangre de la señora y su celular”.

Entorno violento

“Se establece también que se trata de violencia de género porque tanto hermanas como amigas de la víctima manifestaban que ella les contaba de los malos tratos que había sufrido por parte del imputado; y, por otro lado, la obsesión y los celos que tenía”, agregó el Fiscal.

Sin embargo, ni la mujer ni sus amigas, o incluso algún familiar, realizaron alguna denuncia. 

Trey fue mamá por primera vez a los 15 años y durante el tiempo que estuvo junto a Salguero, alrededor de 9 años, tuvieron cinco más, pero la necesidad de contención de los pequeños determinó que todos ellos fuesen dados en adopción a otra pareja.

De acuerdo a los testimonios que recogieron los investigadores, durante años Salguero había sometido a la mujer, al punto de impedirle el contacto con otras personas.

-¿Nunca había denunciado un caso de violencia?

-No. Habían tenido 6 hijos en común, los dieron en adopción a una familia en la localidad de Arias, siguieron con su vida. En ocasiones retomaban el vínculo, posteriormente se alejaban. Según los allegados a la mujer, retomar el vínculo era por una exigencia de él.

El fiscal señaló que en casos de violencia de género se recomienda a cualquier persona efectuar la denuncia para alertar a la Justicia de las condiciones que está sufriendo una víctima y para poder prevenir casos de este tipo, de violencia extrema.

TEMAS: femicidio
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas