Policiales | abogado | colegio | condena

Revocaron la matrícula de abogado a Prellezo

El Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal resolvió ayer excluir de la matrícula al abogado Gustavo Prellezo, el expolicía bonaerense condenado a prisión perpetua por el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas, cometido en 1997.

La decisión fue tomada por unanimidad por 15 jueces (de los cuales 12 emitieron votos propios y tres adhirieron a los demás) ante un reclamo de la familia de Cabezas, que exigía que Prellezo no ejerza como abogado matriculado hasta que cumpla la totalidad de la sentencia, a fines de 2021.

A fines del año pasado, la familia Cabezas había advertido que Prellezo ejercía como abogado matriculado desde el 22 de agosto de 2018, aunque se encuentra bajo el régimen de libertad condicional hasta el año que viene, cuando se dará por concluida la pena.

A partir de la decisión adoptada por el Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados de la Capital, Prellezo tendrá que esperar a cumplir la condena para volver a intentar matricularse para ejercer como abogado, aunque antes podría apelar la resolución.

Gladys Cabezas, hermana del fotógrafo asesinado, dijo a Télam que gracias a este fallo, Prellezo “se va a tener que rematricular y por los antecedentes no creo que se la den”.

“El colegio de Abogados le sacó la matrícula hasta que cumpla la condena, que falta muy poco, y también le envió a la Justicia todo lo que hizo este hombre, que mintió, que dijo que no tenía condena y que presentó un papel falso”, detalló la hermana de José Luis.

El homicidio de Cabezas ocurrió el 25 de enero de 1997 tras una fiesta de cumpleaños en la casa del empresario Oscar Andreani, en Pinamar, donde el fotógrafo realizaba la cobertura periodística de la temporada de verano.

Para la Justicia, la víctima fue capturada por la llamada "Banda de Los Horneros" en un operativo clandestino supervisado por los policías Aníbal Luna y Sergio Camaratta, y luego llevada hasta una cava de un camino rural de General Madariaga, donde Prellezo lo asesinó de dos disparos en la cabeza e incendió su cuerpo dentro del auto con el trabajaba.

También determinó que Alfredo Yabrán fue el autor intelectual del crimen de Cabezas ya que casi un año antes el reportero lo había fotografiado en la playa, cuando la imagen del empresario ligado a Menem era un enigma en el país.