Nacionales | Aborto | rubinstein | Senado

Rubinstein dio su apoyo al aborto y recibió críticas

El ministro de Salud participó del debate en la Cámara alta. Aseguró que la legalización abaratará los costos

El ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, brindó ayer ante el Senado una serie de datos para respaldar la conveniencia de legalizar el aborto, lo que generó críticas de los senadores que se oponen al proyecto, incluidos algunos oficialistas.

Durante su exposición, el ministro indicó que "el costo por aborto" en la actualidad (que incluye la atención de las consecuencias de abortos mal practicados) es de 11.500 pesos, mientras que "la proyección para la legalización es de 1.914 pesos" a causa de la "reducción dramática de las complicaciones".

En la misma línea, sostuvo que el costo anual estimado para el sistema de salud es de 4.078,30 millones de pesos y con la legalización se reduciría a 678,60 millones, lo que implica un ahorro para el Estado de 3.400 millones de pesos.

Según Rubinstein, "en caso de que la ley sea sancionada, el aborto sería en el 90 por ciento de los casos farmacológico", con misoprostol y mifepristona, esta última aún no permitida en la Argentina.

Sobre esto, Rubinstein indicó que "el misoprostol hoy se consigue en mercados secundarios, por ejemplo en Mercado Libre, por entre 3.000 y 5.000 pesos" y que, si se aprobara la ley, "el costo sería 30 veces menor" con producción estatal.

Luego de aclarar que sólo hay cifras estimadas, debido a que la clandestinidad de la práctica no permite contar con estadísticas precisas, Rubinstein señaló que en los últimos cuatro años hubo "47.076 abortos, de los cuales el 70% fueron en condiciones inseguras".

El titular de la cartera de Salud subrayó que "en los países que tienen aborto legal ha habido una disminución del número de abortos cada mil mujeres, lo que no se ha producido en los países que tienen marcos legales más restrictivos".

"El aborto es un problema de salud pública porque produce muertes evitables y sobre todo en mujeres con alta vulnerabilidad social. Los países restrictivos no reducen la muerte por abortos y aumentan el aborto clandestino e implican mayores costos para el sistema de salud", remarcó.

Sobre el final de su exposición, Rubinstein se refirió al intento de los senadores Cristina Fiore (Salta-Pares) y Guillermo Snopek (Jujuy-Justicialista) de impedir su exposición debido a una supuesta relación del ministro con Planned Parenthood Foundation, una ONG dedicada a la planificación parental.

"He tenido algunas difamaciones. Yo vengo de la investigación, soy investigador del Conicet, dirigí la Facultad de Medicina de la UBA. No conozco la Planned Parenthood Foundation, no tengo nada que ver", dijo el ministro.

Fiore fue la primera en cuestionar a Rubinstein e intentó ponerlo en contradicción con el presidente Mauricio Macri, al afirmar que el jefe de Estado "en distintas oportunidades se ha expresado en contra del aborto".

"El Presidente dice una cosa y usted dice otra. ¿En qué carácter nos está hablando? ¿Desde dónde habla usted? ¿Cuál es la postura del Gobierno en este tema?", preguntó Fiore, y agregó: "De todas las muertes que hay, ¿por qué priorizar la causa número 70?".

Rubinstein subrayó que la discusión "surgió como un gran debate social" y agregó: "Yo no quiero expresar mi posición personal, quise presentar los datos. El problema existe. ¿Es el primero? No, pero es un problema. La legalización presenta resultados inmediatos".

Snopek, a su turno, reforzó la pregunta de Fiore que el ministro había esquivado y sostuvo que le queda "claro" que habla "en nombre del Gobierno", a lo que Rubinstein replicó: "Hablo como ministro".