Río Cuarto | Alberdi | pueblo | ciudad

A partir de fotos inéditas, recuperan la vieja historia del barrio Alberdi

Se trata de una serie de registros fotográficos de comienzos de siglo XX, en los que se ve el nacimiento de lo que por entonces era conocido como "Pueblo Almada", a partir de la vida en torno a una de sus primeras panaderías: "Martínez Hermanos"

A partir del rescate de una serie de fotografías inéditas, que muestran comercios y las calles de barrio Alberdi a comienzo del siglo XX, cuando por entonces se llamaba “Pueblo Almada”, se reconstruyó parte del pasado de nuestra ciudad. Las imágenes, que se preservan en gran estado, dan registro de la vida social, encuentros políticos, espacios de trabajo y emprendimientos comerciales del viejo Río Cuarto.

Las fotos fueron facilitadas por la hija del pintor Héctor Otegui, pues su abuelo era Salustiano Martínez, dueño de la panadería que llevaba su nombre y que fue una de las primeras (si no la primera) de Pueblo Alberdi. Fueron entregadas al historiador Omar Isaguirre, director del Archivo Histórico Municipal, que se encargó de redactar unas reseñas contando sus historias y las compartió a través de sus redes sociales. De este modo, gran parte de la historia de uno de los barrios más importantes de Río Cuarto pueden conocerse y visualizarse.

“Las fotografías son registros inéditos, hay una que es de octubre de 1908, una imagen muy remota, y me da la idea de que es un almuerzo político, pero no tiene referencia”, comentó Isaguirre, mientras que sostuvo: “En otra se puede observar el salón de un hotel”.

En diálogo con Puntal, Isaguirre destacó la importancia de contar con estas imágenes que se pueden encontrar en sus redes sociales compartidas para toda la comunidad. En una de ellas se puede ver el grupo de jardineras (carretas) preparadas para levantar la producción de pan de los Martínez para el reparto, en una de ellas se lee “Panadería”. Las calles de tierra llenas de barro, que hoy están asfaltadas en el corazón del barrio.

De fondo, algunas casitas de barro con algún que otro muro de ladrillos y un viejo molino completando el paisaje. Los vecinos posando para la foto con las vestimentas de la época.

En otra posan los operarios de la empresa, en el salón donde preparaban el pan, con modernos equipos, máquinas que eran un gran adelanto para la época.

“Salustino Martínez fue uno de los primeros panaderos de barrio Alberdi, su comercio continúa en pie y parte de lo que fue la cuadra, pues tuvieron el comercio hasta los años 70”, comentó Isaguirre sobre el comerciante que fue suegro del reconocido pintor Otegui y destacó que incluso se ven los avances tecnológicos de la época. “Las carretas se observan por la calle que da al costado de la plaza, que ahora se llama Pje. Carlos Pellegrini, pero que en ese tiempo no tenía nomenclatura”, explicó el historiador.

Martínez había llegado junto con su familia desde Almería (España), cuando tenía 9 años. “Descubro en la historia de la Biblioteca Sarmiento, su hermano Juan fue una de las autoridades cuando se fundó en 1915, y al año siguiente lo nombraron a Salustiano bibliotecario, cuando atendían sólo un par de horas a la tardecita, que era el tiempo disponible”, destacó, mientras que señaló que ayudó a la fundación y fue el primer presidente del Club Social Luis Pasteur.

Se ve que ya han entrado a la cuadra para surtirse del pan, 4 jardineras para Alberdi era mucho, por lo que no quedan dudas de que ellos vendían también en la ciudad. Se ve que ya han entrado a la cuadra para surtirse del pan, 4 jardineras para Alberdi era mucho, por lo que no quedan dudas de que ellos vendían también en la ciudad.

“Las fotografías son registros inéditos, hay una que es de octubre de 1908, una imagen muy remota, y me da la idea de que es un almuerzo político, pero no tiene referencia”, precisó Isaguirre, mientras que sostuvo: “En otra se puede observar el salón de un hotel, pero tampoco se puede determinar cuál es”.

En tanto, también en esta serie de fotografías hay una de las jardineras en el patio del comercio de Martínez: “Se ve que ya han entrado a la cuadra para surtirse del pan, queda claro que cuatro jardineras para Alberdi de aquel momento era mucho, por lo que no quedan dudas de que ellos vendían también en la ciudad”, reflexionó Isaguirre, quien valoró el emprendimiento de Martínez por lo adelantada que era la maquinaria que utilizaban.

- A modo de análisis de lo que muestran las fotografías, ¿se puede pensar en el desarrollo de Alberdi como otro pueblo?

- Sí, porque seguramente en aquella época no había subsidios o ayuda, era la voluntad de sus vecinos. Esta gente tan particular, que puestos en la política se iban para un lado y para el otro, porque eran radicales o demócratas, quizás les impidió una prosperidad más temprana a Pueblo Alberdi que evidentemente tenía muchas carencias. Es de imaginarse que en el año 1920, ¿con qué hacían andar esa maquinaria?, evidentemente tenían su propia fuente de electricidad, porque la red eléctrica de la ciudad no andaba. En ese momento todavía existía el contrato con el Molino Werner para que le suministrara luz a la ciudad, incluso algunas conexiones familiares.

Isaguirre reflexionó sobre el valor de las fotografías y destacó: “Sin ellas todo lo que uno cuenta se queda en una posibilidad, pero al poner la foto llama la atención y da fuerza al registro”, aseguró el historiador.

Voluntades como las de aquellos aficionados de la historia local hacen recuperar parte de nuestro pasado. Por esto es fundamental que quienes cuenten con documentos como fotografías o escritos puedan compartirlos con autoridades del Archivo Histórico o de la Junta Municipal de Historia, instituciones que se encargan de darles el cuidado que merecen y compartirlos con el resto de la ciudadanía para que sean propiedad de todos.

Un emotivo rescate fotográfico de la historia

Formación de jardineras frente a la panadería Martínez

Don Salustino Martínez fue el panadero más reconocido de Pueblo Almada (después, Pueblo Alberdi) en nuestro Río Cuarto antaño. El local comercial primero se denominó Panadería Martínez Hermanos, luego Panadería Martínez. Siempre estuvo ubicado en la esquina noreste de calles Luis Pasteur y la actual Carlos Pellegrini, es decir, frente a la Plaza Juan Bautista Alberdi.

Esta preciosa foto muestra las cuatro jardineras en línea y un carro con el personal apeado, que se preparan para salir al reparto. En la puerta del primer vehículo se lee: "Elaboración Mecánica. Panadería". Muy sintético y claro, aquí el pan se amasaba por medio de una maquinaria, que no todos los elaboradores tenían.

La calle de tierra suponemos es la del costado, o sea, Pellegrini, donde se situaba el patio de cargas frente a la "cuadra" donde se elaboraba y cocinaba el pan con horno alimentado a leña. Se observan árboles jóvenes sin follaje aún, quizá por ser invierno, el tanque del agua y el molino.

Foto: gentileza de la doctora Adriana Otegui que mucho agradecemos. Ella es nieta de don Salustiano Martínez, toda una celebridad de la barriada, cofundador de la Biblioteca Sarmiento, de la primera Asociación Vecinal, del club, entre otras aventuras magníficas.

Moderna maquinaria de la panadería Martínez Hermanos

En las jardineras de reparto estaba escrito: "Elaboración Mecánica. Panadería". Aquí podemos apreciar y comprobar la manera como se amasaba el pan por medio de una enorme maquinaria, que no todos los panaderos de la ciudad disponían. Una foto maravillosa. Los operarios aparecen dispuestos "en pose" para la foto. Don Salustiano está parado al medio de la cuadra, al lado mismo de la amasadora.

Don Salustiano Martínez fue toda una celebridad de la barriada. Fue el primer bibliotecario de la Biblioteca Sarmiento, nombrado en 1916, miembro de la primera Asociación Vecinal y del club Sportivo Luis Pasteur fue donante del terreno para la sede, socio fundador en 1952 y primer presidente de los "aurinegros", entre otras aventuras magníficas.

Estuvo casado con doña Miguela Morales y fueron padres de cinco hijos: Agustina "Pochola", Salustiano "Chicho", Juan Manuel "Negro", Miguela "Totera", casada con el pintor Héctor Osvaldo Otegui, y Olimpia Martínez "Chicha".

Foto: Gentileza de la doctora Adriana Otegui, nieta de son Salustiano, a quien agradecemos la oportunidad de por publicar este material inédito.

Escritos de Omar Isaguirre, director de Archivo Municipal.

Luis Schlossberg. Redacción Puntal