Política | Alberto Fernández | ajuste | cadena nacional

Último mensaje de Alberto Fernández: "No es razonable pensar en un ajuste"

Defendió la herencia que deja su gobierno y admitió que no se lograron los objetivos del fortalecimiento de los ingresos, la lucha contra la inflación y la reducción de la pobreza

A horas del traspaso del mando, Alberto Fernández brindó ayer su último mensaje al país como presidente. Lo hizo a través de la cadena nacional, en la cual realizó un balance de su gestión, hizo algunas autocríticas y defendió la herencia que deja su gobierno con una recomendación a su sucesor. “No es razonable pensar en un ajuste”, dijo deslizando un pedido a Javier Milei, quien asumirá mañana.

El mensaje duró media hora, se grabó a las 11 de la mañana y, según pudo saber Infobae, fue escrito por el propio mandatario con ayuda de Gabriela Cerruti, Julio Vitobello y Juan Manuel Olmos. Cuando este concluyó, el jefe de Estado saliente se emocionó y provocó el aplauso al unísono de todos los trabajadores que se encontraban en la sala.

El Presidente comenzó su discurso haciendo mención a los 40 años del retorno de la democracia y al traspaso de mando que se llevará adelante en las próximas horas. “La generación que esperó aquel día con el dolor por quienes ya no estaban, con la fuerza de quienes habían resistido y la esperanza de lo que íbamos a construir, tal vez no podía imaginar que cuatro décadas más tarde estaríamos frente al traspaso institucional del gobierno de una fuerza política a otra de un símbolo diferente, ambas elegidas por el pueblo”, destacó.

Más fondos

Fernández detalló la situación económica del país que le dejará al líder libertario, que fue electo el pasado 19 de noviembre en el balotaje y quien tomará el mando a partir de la semana próxima. “El año entrante ingresarán, producto de nuestras exportaciones agrícolas y ganaderas, de nuestras exportaciones de gas y de litio, alrededor de 35.000 millones de dólares. Además, gracias al gasoducto que construimos, dejaremos de gastar 5.000 millones de dólares para importar gas licuado. De aquí hasta 2030 las estimaciones marcan que las exportaciones sumadas de bienes y servicios crecerán el 80%”, dijo al inicio.

Fue entonces cuando le solicitó a Javier Milei no realizar los ajustes que él mismo adelantó durante su campaña electoral: “Con semejante escenario no es razonable pensar en un ajuste que detenga nuestra producción y restrinja el empleo y el consumo que tanto nos ha costado recuperar. Debemos cuidar que, bajo el argumento de querer resolver el problema fiscal, no se vulneren los derechos de los que trabajan ni se frustren las aspiraciones de los que invierten y producen”, advirtió Fernández.

Autocrítica

El Presidente continuó realizando un repaso por su gestión. Lo hizo enumerando los logros y desaciertos cometidos en los últimos cuatro años y haciendo algunas autocríticas, particularmente en materia de inflación y pobreza.

“Sabemos que no alcanzamos los objetivos que nos propusimos en el fortalecimiento del ingreso, la lucha contra la inflación y la disminución de la pobreza. Porque las circunstancias y el contexto no nos acompañaron y también porque deberíamos haberlo hecho mejor o diferente. Asumí el Gobierno en diciembre del 2019 en una situación calamitosa, con altísimos índices de pobreza e inflación y una deuda que nos comprometía por generaciones. Soy plenamente consciente de que el voto popular de ese momento expresaba la esperanza de terminar de una vez y para siempre con esa herencia y que no logramos plenamente el cometido”, admitió el jefe Estado.

Satisfacción y pesar

En la misma línea, agregó: “Siento satisfacción con todo lo hecho y construido, pero también siento pesar por no haber podido concretar todo lo que nos propusimos alcanzar. Lo que faltó hacer, lo que nos impidieron hacer, lo que no debimos hacer o lo que debimos haber hecho de otro modo. Sé que en todo tengo responsabilidad. Aun cuando fue singular el momento en que nos tocó gobernar y aun cuando el contexto argentino tornó todo más complejo, no estoy aquí para cargar culpas en otros”.

Defensa de las empresas públicas

Luego hizo una defensa de las empresas estatales, en la antesala de la llegada de Milei a la Casa Rosada, quien expresó sus intenciones de privatizarlas.

Aerolíneas e YPF

Fernández destacó a Aerolíneas Argentinas y sostuvo que “termina con un balance positivo de 32 millones de dólares y sin necesidad de haber ejecutado un solo peso del presupuesto asignado por parte del Estado”.

A la vez, destacó que “YPF cuenta con ganancias que alcanzaron los 926 millones de dólares y una producción de petróleo que promedió los 237 mil barriles diarios”.

“Una marca de nuestra identidad nacional, pero sobre todo es una pieza clave en la matriz productiva y en nuestra soberanía energética”, resaltó el jefe de Estado saliente.

Fernández también se refirió a Arsat y dijo: “Volvió a demostrar su importancia en el mundo actual generando un incremento en sus ingresos del 823% durante nuestra gestión, garantizado el acceso al servicio de las telecomunicaciones en todo el país”.

“Aysa construyó 4.000 km de redes, incluyó a un millón y medio de vecinos en redes de agua potable y otros tantos en redes de cloacas”, agregó el Presidente.

Fernández aseguró que la Argentina "vio crecer su economía un 16% entre 2021 y 2022. El empleo registrado comenzó un crecimiento que lleva 37 meses ininterrumpidos, el lapso más prolongado de creación de empleo observado en democracia. El empleo industrial es el más alto de los últimos seis años".

El Presidente saliente señaló que, “gracias al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, tenemos un sistema de seguridad social sólido y confiable”. “Durante nuestra gestión alcanzó los US$ 76.000 millones, el valor más alto de su historia. Y en estos cuatro años creció 117%. Es el fondo financiero más importante de América Latina. Y es de todas y todos los argentinos”, puntualizó.

“Iniciamos 7.000 obras públicas y terminamos 4.000 de ellas. Hemos intervenido 18.000 kilómetros de rutas a lo largo y a lo ancho de la Patria. No existe un municipio en Argentina que no haya recibido alguna obra pública de parte del gobierno nacional", destacó Fernández.

“No voy a elegir el lugar cómodo de esperar el juicio de la historia que suele ser benévola con los expresidentes porque oculta los claroscuros del presente", manifestó el mandatario en sus últimas palabras al frente del Poder Ejecutivo.

En esa línea, Fernández dijo que escucha y se hace cargo del juicio de sus “contemporáneos. De su entusiasmo, sus enojos y sus críticas”.

“Este Gobierno acompañó las transformaciones que reclamaba la marea del feminismo en las calles y así logramos hacer historia: conseguimos sancionar el aborto legal, seguro y gratuito”, subrayó en otro pasaje respecto de los hechos destacados de su mandato.