Nacionales | alimentos | costo | social

Arroyo admitió que "hay un problema bien serio con el costo de los alimentos"

El ministro declaró que la situación argentina sigue siendo crítica y reconoció la "evidente" suba de la pobreza.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, advirtió ayer que la situación de la Argentina sigue siendo "crítica", al tiempo que subrayó que "hay un problema bien serio con el costo de los alimentos".

A la vez, el ministro del gabinete de Alberto Fernández advirtió que es "evidente lo que aumentó la pobreza", tras un año sacudido por la pandemia mundial de coronavirus.

"La situación es crítica, hay mucha gente que la pasa mal y es evidente lo que aumentó la pobreza", sostuvo el funcionario nacional.

En diálogo con "Todos juntos", por Radio Rivadavia, el integrante del gabinete afirmó que "hay un problema bien serio con el costo de los alimentos y es un tema central", aunque señaló que la Secretaría de Comercio Interior está en el tema.

Endeudamiento

A la vez, el exdiputado nacional también alertó que otro de los grandes inconvenientes que hay es "el endeudamiento de las familias".

Sobre el funcionamiento de la tarjeta Alimentar, que cumple un año desde su implementación, el ministro de Desarrollo Social reiteró que "no es para extraer dinero, sino para comprar alimentos".

"Las tarjetas Alimentar se cargan los terceros viernes de cada mes, y cuando la madre compra con esa tarjeta queda un registro de qué es lo que compra", señaló el funcionario nacional.

Además, sostuvo que "hay 4 millones de chicos cuyos padres cobran la Asignación Universal por Hijo (AHU)".

"El costo de los alimentos es el problema más grande, claramente; otra dificultad grave es el endeudamiento de las familias", subrayó el ministro de Desarrollo Social.

Arroyo confirmó que el Gobierno reforzará la ayuda social a través de la tarjeta Alimentar para compensar el aumento de precios de los alimentos.

"Estamos evaluando y pronto lo vamos a hacer: el aumento en el monto de la tarjeta Alimentar que llega a 1,5 millón de familias", dijo el funcionario nacional.

Mayor impacto en los barrios

El funcionario indicó que mientras el Indec mide lo que pasa con los precios en todo el país, Desarrollo Social estima lo que ocurre "en los barrios", donde la suba del costo de vida "tiende a ser mayor", dado que los precios de los alimentos subieron "cerca del 50% en el año".

El Indec informó el jueves que una familia tipo necesitó $ 54.208 en diciembre último para no caer en la pobreza, y la canasta alimentaria se disparó 45,5% en 2020, más de nueve puntos por encima de la inflación general, que fue del 36,1%.

En el caso de la canasta total, que permite medir la pobreza, subió 4,7% en diciembre y 39,1% en 2020, por lo que también quedó por encima del nivel de costo de vida, aunque la diferencia fue mucho menor, de tres puntos porcentuales.

Para no ser indigente, una familia requirió ingresos por $ 22.681, según la estimación realizada por el organismo sobre la base de cuatro miembros.

Potenciar Trabajo

Arroyo señaló este viernes que el Gobierno también está impulsando la extensión del programa Potenciar Trabajo, en el que ya hay más de 800.000 personas que trabajan cuatro horas por día a cambio de medio salario mínimo, vital y móvil.

Y la otra medida que para el Gobierno es importante, porque articula con las dos anteriores, es la urbanización de barrios carenciados: "Ya estamos en 78 barrios en los que se están abriendo calles y mejorando viviendas, lo cual también es un gran plan de empleo".