Río Cuarto | Argentina | Guillermina Tiramonti | Flacso

"En Argentina, la inclusión de los chicos en el sistema no supuso a la vez aprendizajes"

La investigadora de Flacso Guillermina Tiramonti indicó que no sorprenden los malos resultados en la prueba de la Unesco. Señaló que más presupuesto no garantiza calidad

Guillermina Tiramonti, especialista en Educación e investigadora de Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), asegura que el mal rendimiento de Argentina en las pruebas de la Unesco no es una sorpresa. “La educación del país está en un proceso de deterioro desde hace muchos años”, señaló.

Tiramonti habló con el programa Mensaje Directo y analizó las razones por las que los alumnos argentinos obtuvieron un rendimiento educativo menor al promedio de 16 países en América Latina.

- ¿Le sorprenden los resultados que obtuvo el país en las pruebas de la Unesco?

- No, no me sorprende. La educación argentina está en un proceso de deterioro como casi todas las dimensiones de nuestra sociedad desde hace muchos años. Es evidente que nuestro sistema educativo es incapaz de incorporar a los chicos en el conocimiento de los instrumentos básicos de la cultura, que son la lectoescritura, las matemáticas y los principios de la ciencia. Es un llamado de atención al que debemos responder adecuadamente. Creo que la Argentina hizo un esfuerzo grande por incluir a todos los chicos en el sistema pero la inclusión no supuso aprendizajes. La inclusión no fue acompañada por una reestructuración pedagógica que permita que todos los chicos aprendan, vengan del sector sociocultural que provengan. Primero, seguimos usando una metodología homogénea para todos los chicos, cuando los chicos aprenden de distinta manera y, por otro lado, en el afán de incluir hemos perdido la perspectiva de la importancia del aprendizaje. El sistema ya no está centrado en los aprendizajes de los chicos, sino en una escolarización que permita sostener a los chicos en la escuela pero no en una escolarización que implique que a la vez que los sostenemos les enseñamos y, además, corroboramos a través de un seguimiento sistemático qué aprenden y qué no. Y, si no aprenden, cómo hacemos para inventar, buscar otras metodologías que permitan a todos los chicos aprender.

Mensaje Directo: Guillermina Tiramonti - Evaluación de UNESCO Arg. tuvo el peor desempeño

- A partir de que se conocieron los datos hubo una reacción política, como ocurre con casi todos los temas, en la que se culpabilizó a un gobierno o al otro. Y el diagnóstico del gobierno actual es que hubo una desinversión durante la gestión de Mauricio Macri. ¿Sólo es un tema económico, de inversión presupuestaria o hay además cuestiones metodológicas y de planificación que van más allá?

- Pero por supuesto. Primero que, como sabemos, en educación la relación es directa entre inversión y resultados. Habría también que discutir si realmente hubo una desinversión en educación y quiénes desinvirtieron, porque lo que pasó en el gobierno de Macri es que también se les devolvió el 15 por ciento de coparticipación a las provincias que las provincias no utilizaron en educación. Pero no importa eso. Es una discusión que no importa. Lo que me parece importante es que no creamos que aumentando el presupuesto necesariamente vamos a mejorar la calidad. Porque importa en qué estamos invirtiendo, cómo estamos invirtiendo el presupuesto. Si vemos, por ejemplo, que la relación en Argentina entre docentes y alumnos es muy baja, es decir que hay muy pocos alumnos por docente y que, sin embargo, la calidad ha empeorado, entonces significa que estamos invirtiendo mal. Estamos invirtiendo en muchos cargos y, probablemente, no estamos invirtiendo en hacer más productivo el trabajo de los docentes. Argentina, además de que les paga mal a los docentes, les paga por tiempo frente a los alumnos. Entonces, los docentes tienen que tener una enorme cantidad de horas de trabajo, si están en el secundario, o de turnos de trabajo si están en la primaria para juntar un sueldo. Son docentes que no tienen tiempo ni de preparar clases ni de trabajar en grupo ni de revisar qué pasa con los aprendizajes de sus alumnos y repensar una metodología diferente para aquellos que no aprenden. Entonces, es cierto que la inversión, el gasto educativo, tiene impacto. Pero eso no ocurre de un año para otro. Tiene impacto a largo plazo, se necesita tiempo para que esa inversión dé frutos. Pero también hay que tener en cuenta otros factores sumamente importantes.