Río Cuarto | Argentina | estado | deuda

"Los problemas que tiene Argentina no son económicos, son políticos"

Exministro de Economía de Menem y actual precandidato a senador por el Partido Demócrata, Roque Fernández indicó que el gasto público está sobredimensionado y que es necesaria una reforma laboral y fiscal

Roque Fernández fue ministro de Economía de Carlos Menem en la década del 90. Hoy, como candidato a senador por Córdoba por el Partido Demócrata, asegura que el problema principal del país no es económico, sino político.

Fernández, que estuvo en Río Cuarto de campaña, cuestionó tanto al Frente de Todos como a Juntos por el Cambio, a uno por la emisión monetaria y a otro por la deuda, y retomó conceptos como que son indispensables la reforma laboral y la reforma tributaria para que el país pueda salir de la crisis actual.

Tenemos un Estado que ha estado gerenciando a Argentina en las últimas dos décadas y lo único que hizo fue subir el gasto. Tenemos un Estado que ha estado gerenciando a Argentina en las últimas dos décadas y lo único que hizo fue subir el gasto.

- ¿Por qué la necesidad de buscar una banca en el Senado, incursionar en la política?

- En principio, es la primera vez que incursiono como candidato, tengo una experiencia como expresidente del Banco Central, ministro de Economía, pero más bien de naturaleza técnica en un gobierno democrático en la década de los 90. Terminada mi gestión, me volví a la actividad privada. Estuve 20 años en la actividad privada y ahora no es que estoy volviendo a la política, nunca estuve. Es la primera vez que voy como candidato. Empecé con esta idea hace más de un año, no como candidato sino con esta idea de estructurar un espacio que uniera a los diferentes espacios de centro y liberales enArgentina porque interpreté, y también lo interpretaron los colegas que me acompañaron, que no estábamos representados por ninguna de las dos fuerzas predominantes en Argentina. Pero no pudimos avanzar mucho, se vinieron las Paso encima, hubo que hacer mucho trabajo a nivel de distrito para poder coordinar la acción de todos los militantes en los distintos espacios, así que tuvimos un poco la fortuna de que se pudiera normalizar el Partido Demócrata de Córdoba, nombrando a un nuevo presidente, que me invitó a que lo acompañé como candidato a senador. Hemos empezado hace 50 días aproximadamente y estamos recorriendo y expresando nuestras propuestas. Verdaderamente no es un grupo que haya estado en la política y que pretenda renovar cargos sino que somos gente que estamos afuera de la política, que queremos hacer algo en política, fundamentalmente porque pensamos que el problema de Argentina es político. No es técnico, yo soy técnico desde el punto de vista profesional. Esto no se resuelve nombrando a un ministro de Economía iluminado que vaya a resolver los problemas de Argentina, no va por ahí la solución. La solución requiere un compromiso político completamente diferente a lo que tenemos ahora y estamos trabajando para construir ese espacio, para renovar verdaderamente la política y, en ese sentido, no estamos con ninguno de los dos movimientos principales que están en el país, digamos Juntos por el Cambio o Frente de Todos, sino que tenemos una alternativa, que es el Partido Demócrata y hay otros espacios que no nos hemos podido juntar pero que después de estas elecciones vamos a empezar de nuevo las conversaciones pensando en el 2023.

La falta de orden administrativo ha llevado a esta emisión monetaria y de deuda. Hay que plantear un cambio de sistema. La falta de orden administrativo ha llevado a esta emisión monetaria y de deuda. Hay que plantear un cambio de sistema.

- Recién decía usted que el problema es fundamentalmente político. El principal desafío, más allá de la cuestión sanitaria, no sólo pasa por la macroeconomía sino también por el poder adquisitivo de las familias en el día a día. La inflación llega al 52 por ciento, hay un problema de deuda. Desde su punto de vista, ¿qué se debería hacer con la economía?

- Están bien puntualizados los tres problemas:una alta inflación que supera el 50 por ciento, también el impacto que esa inflación tiene en el salario real y lo difícil que se les hace a las familias salir adelante en esta situación y, también, las dificultades para incorporarse en una carrera profesional o de trabajo que le permita progresar. Son los tres problemas que se plantean como problemas de la economía pero en realidad no son problemas de la economía. Son problemas políticos porque tenemos un Estado que ha estado gerenciando a Argentina en las últimas dos décadas y lo único que ha hecho ha sido aumentar el gasto público, aumentarlo y, al no poder financiarlo con recursos genuinos, han recurrido a la emisión monetaria y a la emisión de deuda. Eso explica lo que está pasando:Argentina está fuertemente endeudada, hemos perdido el acceso al mercado de capitales, no tenemos posibilidad de reintroducirnos normalmente para tener contacto con otros mercados y lograr financiamiento para el sector privado y el sector público. La falta de ese orden administrativo, que significa un fuerte déficit por parte del Estado nacional, que ha llevado a esta emisión monetaria y emisión de deuda, hace que haya que plantear políticamente un cambio en el sistema de Argentina, hay que darlo vuelta al sistema. El sistema no puede convivir con un gasto público que no puede financiar. Tenemos unEstado que se ha sobredimensionado y la actividad privada ya no lo puede soportar, o sea que la presión tributaria es altísima, se están cerrando las pequeñas y medianas empresas, las empresas multinacionales que estaban en Argentina muchas se han ido:tenemos el caso de Falabella, Walmart, todas las aerolíneas, empresas textiles. Ha habido una fuga de capitales precisamente porque no aguantan la presión tributaria que les impone Argentina. Sumémosle a eso que tenemos sectores muy dinámicos, como por ejemplo la industria metalmecánica de Córdoba, el sector agropecuario, son sectores que afortunadamente están vivos pero lo están a pesar de la mala política que han tenido que sufrir. Hay otros que no han sido tan fuertes y directamente han desaparecido. Entonces, acá un cambio importante nos permite que estos sectores que han sobrevivido la crisis y esta gestión de gobierno estén listos para arrancar. Cualquiera de estas empresas que uno visita en Córdoba tienen proyectos para aumentar su producción, aumentar sus exportaciones, penetrar más mercados internacionales pero están totalmente limitados esperando a ver cómo se puede resolver la tremenda presión tributaria que hace que no sea rentable aumentar la actividad. O sea que de nuevo esto requiere una reforma tributaria, reforma laboral y eso se hace desde la política, no desde la economía. No puede un ministro hacer magia sino que hacen falta reformas estructurales importantes que son las que nos van a permitir salir de este atolladero en el que hemos caído.

Marcos Jure. Redacción Puntal