Policiales | Arias | pruebas | Vaudagna

Con el único imputado libre, qué pericias restan en el caso Vaudagna

Un informe sobre el análisis de videos es una de las pericias que esperan en la Fiscalía que investiga el crimen del padre "Coqui". La Cámara señaló la debilidad de las pruebas como uno de los fundamentos para conceder el cese de prisión a Arias

En los próximos meses, la Fiscalía de Cuarta Nominación deberá definir si eleva a juicio o dicta el sobreseimiento de Guillermo Nicolás Arias (24), único imputado por el homicidio del sacerdote Jorge Vaudagna (58) en Vicuña Mackenna.

Previo a la resolución, el fiscal Daniel Miralles espera recolectar las últimas pruebas. Estas consisten en testimonios y en un informe técnico de imágenes obtenidas en inmediaciones de la escena del crimen, registrado el 27 de octubre de 2020.

Fuera de la cárcel, Guillermo Arias espera que el fiscal defina su situación.

Mientras avanzan esas diligencias, Arias permanecerá en libertad. Así lo dispuso la Cámara Primera del Crimen, que el jueves hizo lugar al pedido de cese de prisión presentado por los abogados defensores Paulo Espamer y Daniel Fernández.

Con el fallo de la vocal Natacha García, el joven acusado abandonó inmediatamente la cárcel de Río Cuarto adonde estuvo casi once meses. “Estoy tranquilo de que yo no hice nada”, expresó Arias a Puntal, al regresar a Mackenna.

Pruebas débiles

La resolución de la Cámara deja entrever la debilidad de las pruebas que estarían incorporadas hasta el momento en la causa.

“Prima la duda a esta altura de la investigación sobre la participación de los imputados Arias y el menor PJDNM”, subrayó el dictamen. Cabe recordar que, además del joven de 24 años, un menor de 14 fue señalado como supuesto partícipe en el ataque que acabó con la vida del padre “Coqui”.

En la respuesta al recurso de apelación, la Cámara señaló en particular la rueda de reconocimiento de personas como una prueba “frágil” y consideró que el resto de los elementos probatorios se presentan como indicios o presunciones “que pueden prestarse a más de una conclusión”.

Arias y PJDNM son ubicados en la escena del crimen por declaraciones de testigos. Son vecinos que describen a dos jóvenes saliendo del salón parroquial donde Vaudagna murió tras ser baleado. El señalamiento en rueda de reconocimientos terminó siendo determinante para que el fiscal dispusiera la imputación y detención del mayor de edad.

Sin embargo, las pericias realizadas sobre los elementos encontrados en el lugar del hecho, entre los que había un barbijo, descartaron la presencia de perfiles genéticos del imputado y de PJDNM. Tampoco hallaron elementos que vincularan a los dos sospechosos con el arma secuestrada en la escena.

Cuenta regresiva

Con unas pocas pruebas pendientes, la instrucción de la causa entra en la cuenta regresiva, a poco de cumplirse un año del asesinato que conmovió a Mackenna.

Sacerdotes amigos de “Coqui” lamentaron que a 11 meses del hecho no existan elementos firmes para esclarecer lo que sucedió.