Río Cuarto | arma | delito | acusado

Asalto a "mano armada" con un encendedor: 3 años de cárcel

La jueza Virginia Emma condenó ayer a un ladrón que utilizó un arma de juguete para amedrentar a la víctima y robarle la moto. El acusado confesó el delito. Por ser reincidente, cumplirá la pena en forma efectiva.

“Quedate piola porque te tiro, dame la moto”. El conductor de la Zanella 110 de color negro se vio sorprendido en plena madrugada por la exigencia del ladrón que le apuntaba con un arma de fuego. Amedrentado por la violenta situación, no se resistió y le entregó la motocicleta al extraño que, rápidamente, se dio a la fuga.

Eran las 4.05 del 9 de febrero de 2020. Aunque la escena transcurrió en pleno centro de la ciudad, en General Paz al 500, las calles estaban vacías a esa hora.

La víctima del asalto, Jorge Gómez, no tenía modo de sospechar que lo que tenía en sus manos el ladrón que le apuntaba era un encendedor y no un arma de fuego.

Eso se supo después, cuando el ladrón, Pablo Nicolás Pérez, fue detenido.

No pasó mucho tiempo. La Policía lo atrapó veinte minutos después del robo, cuando Pérez circulaba por la intersección de las calles Garibaldi y Roberto Payró, de Banda Norte.

Tras la detención le secuestraron el “arma” que, a la sazón, resultó ser de utilería. Se trataba de un encendedor que era la réplica exacta de una pistola de color plateado con cachas marrones.

Los investigadores coincidieron en que el encendedor era una réplica lo suficientemente lograda como para generar pánico a cualquier persona a la que le apuntaran.

Diez meses después del hecho, Pérez debió responder en la Justicia, en el juicio penal que se concretó ayer en la Cámara Primera del Crimen, a cargo de la jueza Virgina Emma.

Fue un trámite expeditivo que se resolvió en una sola jornada, pues el acusado tomó la decisión de confesar el delito y, de esa manera, se dio paso a un juicio abreviado, sin la necesidad de que se convocara ni a la víctima ni a testigos.

La abogada defensora de Pérez, la asesora letrada de tribunales Luciana Casas, llegó a un acuerdo con el fiscal de Cámara Julio Rivero para pedir una pena de 3 años de prisión efectiva, luego de que el acusado confesara lisa y llanamente el robo.

De esa manera, y después de los breves alegatos de la fiscalía de cámara y de la defensa, la jueza Emma confirmó la condena para Pérez por el delito de robo calificado por el uso de arma de utilería, delito que está contenido en los artículos 45 y 166, inciso segundo, del Código Penal.

Como el acusado tenía una condena previa, se lo considera reincidente y, por lo tanto, los tres años que recibió ayer deberán ser de cumplimiento efectivo.