Arquitectura | arquitecto | años | Arquitectos

Remodelaciones que mejoran espacios

Trabajar sobre lo construido implica un desafío a veces mayor que proyectar sobre la hoja en blanco. Las condicionantes del comitente y el nuevo uso que adquirirá el lugar obligan a pensar en conjunto la reforma

Transformar un espacio construido puede significar un desafío igual o mayor que encomendarse a dar el puntapié inicial de un proyecto.

Relevar el estado de lo existente, analizar cómo puede responder ante una eventual intervención y de qué manera se vinculará con todo lo que implique la nueva propuesta es, sin dudas, un plus a la tarea de diseñar desde cero una obra según los intereses y condicionantes que ello implica.

ANTES DESPEUS FACHADA.png
Así se transformó una vivienda de estilo alpino tras la remodelación.

Así se transformó una vivienda de estilo alpino tras la remodelación.

El maestro mayor de obra Mario Andrés Dabove, junto con su hijo, el arquitecto Federico Dabove, conforman el estudio local D + d Arquitectura y en diálogo con Puntal ADC admiten que uno de sus principales fuertes en el ámbito laboral actual está vinculado con la remodelación de edificaciones existentes.

Consultado respecto de las distintas etapas que se atraviesan desde que son convocados hasta que se materializa la refuncionalización, los profesionales explican que lo primero que hacen es reunirse con el comitente para que les cuente qué tipo de edificación quiere remodelar y con qué fin.

2017-12-23 11.39.05.jpg
La intervención aportó un estilo más moderno a la casa.

La intervención aportó un estilo más moderno a la casa.

El paso siguiente será relevar in situ el estado de la obra actual, los materiales que la conforman, las dimensiones de los ambientes y todos los pormenores que sirvan de base para plantear una idea sobre lo construido. “Y después viene la tarea de sentarse unas cuantas horas a diseñar. Ambos discutimos en el tablero y entre los dos les damos forma a una o dos propuestas, según los intereses del cliente”, señala Mario.

Y agrega: “Luego les mostramos nuestras propuestas, estamos atentos a lo que nos observen y justificamos por qué lo pensamos así, hasta ir limando una propuesta definitiva. A veces cuesta que los clientes interpreten las capacidades de uso de cada espacio, es decir, qué entra y qué no en un determinado ambiente”.

ANTES Y DESPUES LyM.png
Un viejo galpón devenido en una amplia superficie comercial, tras la remodelación.

Un viejo galpón devenido en una amplia superficie comercial, tras la remodelación.

Una vez que se acuerda la propuesta de base, se lleva a planos y se grafica en imágenes tridimensionales para terminar de definir materiales y pormenores del proyecto. Un posterior análisis de cada sector a intervenir permitirá detallar qué cantidad de metros cuadrados se van a demoler, qué se reutilizará y qué se construirá nuevo.

“Con esa información confeccionamos una planilla que hemos desarrollado y pulido con el paso de los años y que es la que nos permite tener una estimación de cuánto material vamos a necesitar y, en función de ello, calcular el costo de lo que implicará la intervención. Esto es posible gracias a la estadística de precios que difunde periódicamente el Colegio de Arquitectos y que es lo que nos permite hacer un cálculo actualizado”, sostiene el maestro mayor de obra. A esa cifra de materiales deberá sumarse también lo que demande la mano de obra de cada labor.

2019-01-15 11.45.44.png
Así lucía uno de los extremos de la edificación antes de ser intervenida.

Así lucía uno de los extremos de la edificación antes de ser intervenida.

2019-03-23 12.34.22.jpg
Aprovechando la vieja estructura se planificó la intervención en el edificio fabril.

Aprovechando la vieja estructura se planificó la intervención en el edificio fabril.

Esta información es útil porque permitirá al cliente conocer cuánto demandará la remodelación en cada sector a intervenir y decidir si afronta la totalidad de la obra en un solo período o lo hace por etapas.

“Una vez que el cliente determina esa decisión, empezamos a buscar la mano de obra especializada para cada tipo de trabajo, para demolición, albañilería, carpintería, etcétera, y llevamos al menos dos presupuestos por cada tarea. Generalmente, buscamos gente que sabe cómo trabajamos en nuestras obras, de forma que nos dé la tranquilidad de saber que las decisiones sean en sintonía con nuestra forma de trabajar”, comenta Federico. A lo que Mario agrega: “Estamos en todo el proceso de remodelación, desde que se proyecta la obra hasta que se colocan los muebles”.

Aprovechar lo construido

Los responsables del estudio D + d Arquitectura cuentan que generalmente tratan de trabajar sobre lo construido y que, si no es necesario, no se plantean ampliaciones. “Se trata de analizar bien los espacios para definir su reutilización y poder saber si estaban mal distribuidos”, precisa Mario Dabove.

FACHADA ANTES.jpg
Uno de los desafíos antes de intervenir una casa era el de integrar el quincho y la vivienda bajo un mismo concepto.

Uno de los desafíos antes de intervenir una casa era el de integrar el quincho y la vivienda bajo un mismo concepto.

FACHADA AHORA.jpg
La remodelación permitió establecer una fachada uniforme logrando unificar el lenguaje arquitectónico.

La remodelación permitió establecer una fachada uniforme logrando unificar el lenguaje arquitectónico.

Respecto de la tendencia, el arquitecto Federico Dabove manifiesta que la gente se inclina por lo que se denomina concepto abierto, en el cual la integración de ambientes aporta espacialidad y ganancia de luz natural.

La diferencia etaria entre ambos profesionales redunda en una rica discusión de propuestas más conservadoras o contemporáneas, lo que permite ofrecer un abanico de posibilidades de diseño y resoluciones, según los intereses del cliente.

INTERIOR ANTES DESPUES BA.png
El antes y después del sector de cocina que bajo criterio de concepto abierto, ganó el espacio del lavadero y le dio iluminación natural directa al ambiente.

El antes y después del sector de cocina que bajo criterio de concepto abierto, ganó el espacio del lavadero y le dio iluminación natural directa al ambiente.

“En cuanto a la morfología del diseño, tenemos diferencias entre los dos, pero en el concepto de distribución pensamos parecido. Y muchas veces vamos con las dos propuestas, porque la gente mayor que nos convoca en ocasiones quiere lo tradicional, mientras que la gente joven requiere más lo moderno”, cuenta Federico y finaliza: “Hasta ha habido casos en que se definió la obra a partir de la fusión de los dos estilos”.