Policiales | atrapado | Delincuente | arma

Con 16 años, asaltó una veterinaria a mano armada: terminó atrapado

El adolescente fue reducido por personal de la Guardia de Infantería que llegó al local de Porreca al 900, alertados por las mismas víctimas. La Justicia ordenó que el menor reciba contención en Córdoba

Un adolescente entró a robar a mano armada en una veterinaria de Banda Norte y terminó atrapado, después de que las propias víctimas pudieran advertir a la Policía de lo que sucedía.

El asalto se frustró el jueves a la noche en un local de Fray Quírico Porreca al 900, adonde el individuo de 16 años fue reducido por personal de la Guardia de Infantería, informaron voceros de la Departamental Río Cuarto.

En el caso tomó participación el Juzgado Penal Juvenil y la Fiscalía de Primer Turno. Las autoridades dispusieron que el joven sea trasladado al Complejo Esperanza de la Ciudad de Córdoba para brindarle contención, señalaron.

Por este hecho, ordenaron la imputación por robo calificado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa, y violación de domicilio.

Fuentes judiciales afirmaron que el menor tiene antecedentes por hechos delictivos denunciados en el mismo sector de Banda Norte y también en Las Higueras.

Una familia, la víctima

El asalto del jueves a las 20.15 tuvo como víctima a una familia, propietaria de una veterinaria ubicada en la esquina de Porreca y pasaje Los Alerces.

En el lugar estaba el dueño, un hombre 55 años, su esposa, de 42 años, y una hija del matrimonio de tan sólo 10 años.

El damnificado aseguró que el ladrón gatilló al menos dos veces, pero el arma no se disparó.

El propietario estaba en el sector de la peluquería cuando escuchó el ingreso de una persona. Cuando salió a atender se sorprendió por el delincuente apuntándole con el revólver y exigiéndole que entregara dinero.

En medio de las amenazas, el sujeto gatilló al menos dos veces, pero el arma no disparó, aseguró el comerciante.

Según relató el damnificado, su esposa y la hija quedaron en un consultorio y, al percatarse de lo que ocurría, se dirigieron hasta un baño para ocultarse. Allí la mujer aprovechó para dar aviso a la Policía. Explicó que había una persona armada y de inmediato concurrieron efectivos de la Guardia de Infantería, explicaron.

Cuando los uniformados entraron al negocio se encontraron con la oposición del delincuente a arrojar el arma por lo que se abalanzaron para reducirlo.

El personal que llegó de refuerzo les brindó contención a la mujer y a la niña.

Los investigadores secuestraron un revólver calibre 32, un teléfono celular, el dinero que había alcanzado a sustraer (cerca de $ 12.500) y una moto Guerrero Trip en la que se habría movilizado el joven asaltante.

Lo que se lee ahora