Río Cuarto | banco | Defensa del Consumidor | casos

La Defensoría notificó al Supervielle para que frene las irregularidades

Informaron a la sucursal local sobre la multa de $ 5 millones del gobierno nacional. En Río Cuarto, hubo múltiples reclamos por créditos, débitos y paquetes compulsivos. Todos los casos irán a Defensa del Consumidor

Después de la multa de 5 millones de pesos al Banco Supervielle por descuentos y adhesiones a productos financieros compulsivos, la Defensoría del Pueblo notificó a la sucursal local para les ponga un freno a los comportamientos abusivos con los jubilados. Por otro lado, elevarán todos los casos de damnificados a la Dirección de Defensa del Consumidor de la Provincia, para que allí analicen si caben o no nuevas sanciones contra la empresa. El defensor del Pueblo, Ismael Rins, indicó que, recientemente, lograron revertir algunos “créditos tramposos” en favor de los clientes.

Rins detalló que ya pidieron quitarle a Supervielle el pago de jubilaciones.

Tal como publicó Puntal el lunes, el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación decidió aplicar la multa contra la entidad financiera después de haber verificado que tuvo comportamientos abusivos contra los jubilados. Muchos de esos casos eran de personas de Río Cuarto y habían llegado a la cartera del ministro Kulfas por denuncias de la Defensoría del Pueblo local.

Con la resolución en la mano, el defensor del Pueblo notificó ayer a la sucursal local de Banco Supervielle, con la idea de que desista de comportamientos que el documento define como “arbitrarios” y violatorios de la Ley de Defensa del Consumidor.

“Hemos notificado al banco para que acá cesen esas actividades. Esta conducta viene afectando los derechos de las personas adultas mayores muy vulnerables. Además, tenemos que contextualizarlo, porque desde hace mucho tiempo hacemos este tipo de denuncias. La más reciente es de abril de 2020, en plena pandemia, con las personas jubiladas aisladas y muchas de ellas cobrando por primera vez en un cajero automático, algo absolutamente difícil para ellos”, manifestó Rins.

Largo reclamo

En este sentido, agregó que los reclamos de parte de los jubilados vienen de antes y recordó que laDefensoría viene reclamando por el trato a los adultos mayores al menos desde el año 2015, cuando la gestión de la oficina estaba a cargo de Guillermo De Rivas.

“Creo que esta sanción que hemos logrado hoy, en conjunto con cada vecino, también se la debemos a quienes nos precedieron en este trabajo, para hacer que este banco –como otros- por lo menos sientan que el Estado los está controlando”, señaló Ismael Rins.

Hay tres argumentos centrales por los cuales la Dirección de Defensa del Consumidor del ministerio que conduce Kulfas aplicó la sanción al Banco Supervielle. En primer término, por la emisión de tarjetas de crédito sin consentimiento de los clientes, lo que posteriormente les ocasionaba gastos. En segunda instancia, por realizar descuentos compulsivos en las cuentas sueldo o de jubilación y, finalmente, por no cumplir con el deber de información con los clientes.

Cómo quedan los casos individuales

Una vez conocida la sanción, cabe la pregunta de qué pasa con los reclamos individuales contra el banco. Es decir, si los afectados pueden continuarlos por vías admnistrativas o en una instancia judicial.

Para el defensor del Pueblo, no hay dudas de que ambos caminos son viables para los afectados directos por violaciones a la Ley de Defensa del Consumidor. Incluso, pueden pedir compensaciones o resarcimientos económicos por los perjuicios sufridos.

En paralelo, Rins explicó que todos los casos de adhesiones, créditos o descuentos compulsivos serán derivados a la Dirección de Defensa del Consumidor de la Provincia “para que analicen la posibilidad de aplicar sanciones si corresponden, más allá de la posibilidad cada persona de iniciar un proceso judicial”.

Consultado respecto al número de este tipo de reclamos, el defensor del Pueblo precisó que reciben “más de 200 casos anuales por problemas con Supervielle”.

¿Lograron revertir algunas de las acciones que perjudicaron a los usuarios?

La semana pasada revertimos dos de estos créditos tramposos, por los cuales se aplica la sanción, porque el banco no cumplió con el deber de información. Es decir; vos vas al cajero y te sale un crédito y tenés que saber el mecanismo para no tomarlo. Parece fácil, pero hay que mirarlo desde el lugar de la persona jubilada y de la brecha tecnológica. Sobre todo, tomando en cuenta que para muchos era la primera vez que cobraban en un cajero, con cientos de personas en la cola que están esperando. La verdad es que cualquiera puede meter mal el dedo y sacar un crédito con una tasa que los jubilados no pueden pagar.

A pesar de todo, este banco sigue siendo el lugar de cobro de los jubilados. ¿Por qué la gente se queda?

Hay dos obstáculos. Por un lado, hay que hacer un trámite para cambiarse de banco, hay que llamar al 130, esperar, hacer una gestión telefónica. La otra forma es a través de internet. Nosotros hemos hecho una recomendación en este sentido para que la gente pueda cambiarse de banco de forma más sencilla. Podrían certificar las firmas de los clientes en el mismo banco y con eso se podría hacer el trámite, con sólo llenar un formulario.