Regionales | Barcelona | viaje | vecinos

Tras superar dificultades, anoche partió el avión que lleva a Fede a Barcelona

Pasadas las 21 horas, la aeronave salió del Aeropuerto de Córdoba. El pequeño junto a sus papás y hermanos van rumbo a la esperanza de vida. En Villa Valeria, los vecinos hicieron caravanas en un gesto de abrazo a la familia

Alrededor de las 21.30 de ayer el avión que traslada a Federico Ledezma, el pequeño de Villa Valeria, rumbo a Barcelona (España) tenía autorización de tránsito para despegar desde la pista 01 del Aeropuerto Internacional de Córdoba.

Desde tierra, familiares y amigos saludaban al pequeño guerrero que va tras el tratamiento de inmunoterapia y dar otra batalla contra el neuroblastoma grado cuatro que le fue diagnosticado.

Atendiendo a la urgencia del traslado, los tripulantes decidieron hacer el largo vuelo sin escalas. Son alrededor de 13 horas que deberá recorrer el Boeing 787 aportado por la Ong Solidaire.

En el Hospital “Sant Joan de Déu” de Barcelona, lo esperan especialistas que aplicarán este tratamiento que en casos similares al de Fede arrojó óptimos resultados.

imagen.png

La emoción caló hondo en todos los habitantes del sur cordobés, que siguieron minuto a minuto las instancias de este viaje que por momentos parecía naufragar.

Horas de angustia

Ayer fue un día de muchas emociones encontradas.

La ansiedad y alegría de saber que el vuelo tenía un horario de partida, a las 14. Pero luego la frustración y la angustia se apoderaron de los familiares y vecinos al saber que el viaje había sido pospuesto. Sin mayores explicaciones, y muchas especulaciones desde la salud del pequeño guerrero hasta algún requisito que quedaba pendiente por cumplir ante de despegar, se anunciaba que el vuelo no se hacía.

Luego las dudas se fueron aclarando y el motivo de la demora se dio porque al enfermero que iba a viajar no le llegó su pasaporte y hubo que buscar otro.

La partida de Fede hacia Barcelona

En Villa Valeria, en tanto, los vecinos salieron en caravana dos veces por la tarde de ayer, con globos y mensajes esperanzadores rogando por un buen viaje del pequeño. En medio, la noticia de una demora puso a muchos a rezar y unirse como lo hicieron en las campañas para juntar dinero, apelando a que la oración les diera fortaleza a Fede y su familia.

A su vez, la comunidad, a través de distintas redes sociales y grupos de whatsapp, compartía las novedades minuto a minuto.

Recién a las 18 horas la situación comenzó a esclarecerse. Y luego de una junta médica y ajustar algunos detalles se confirmó que finalmente Fede y su familia salían de viaje rumbo al Hospital de Barcelona tras el tratamiento que puede salvar la vida del pequeño que sufre de un neuroblastoma de grado cuatro, un tipo de cáncer muy agresivo que viene afectando la salud del niño desde el año pasado.

Mientras el papá de Fede junto a sus hermanos y algunos familiares se trasladaron al Aeropuerto de Córdoba, Vanesa Salbador, la mamá, esperó en el Hospital de Niños junto a Fede para llegar al avión, totalmente equipado para tan importante travesía.

La aeronave fue dispuesta por la Ong Solidaire. Es un Boeing 787 del cineasta y piloto Enrique Piñeyro. Junto a él viaja un equipo integrado por enfermero y médicos para cuidar del pequeño.

Alrededor de las 20.30, la ambulancia dispuesta por el Ministerio de Salud de la Provincia ingresó al aeropuerto.

Familiares del pequeño lo esperaban y al grito “Vamos Fede”, “Chau campeón”, “Fuerza”, “Dios te bendiga, hijo”, lo despidieron.

Una cruzada nacional

La historia de Fede conmovió a todo el país, y fue a instancias del influencer Santiago Maratea que se logró en poco tiempo juntar la millonaria cifra para costear el tratamiento, valuado en 30 millones de pesos.

Maratea llegó a recaudar unos 34 millones de pesos (300 mil euros)

Luego, por distintas gestiones se obtuvo un descuento.

Pero además se contó con el aporte invalorable de vecinos de todo el sur provincial que hicieron rifas, polladas, espectáculos, y los más pequeños vendieron pochoclos y jugos para sumar a la cruzada solidaria. Así se logró en pocos días el objetivo.

Ayer, el influencer en sus redes contó de las peripecias que debieron sortear para lograr el viaje.

Relató que hubo gestiones que hacer para que el Banco Central habilitara el giro de los fondos y su conversión en dólares.

Una buena en medio de tantas dificultades, fue que se logró hacer la transferencia a valor dólar oficial, con lo cual los recursos obtenidos de las donaciones de vecinos, empresas y demás alcanzarán para cubrir los gastos y hasta ayudar en otras cruzadas impulsadas por Maratea.

El viaje

Pasadas las 21 horas, el Aeropuerto dio permiso de tránsito al avión que estaba presto a partir por la pista 01.

En tierra, los familiares elevaban oraciones y anhelos de éxitos y fuerza.

Arriba del avión, Fede, acompañado de sus papás y hermanos y un grupo humano que se unió con el único fin de darle una oportunidad más a este pequeño guerrero que dejó en su cama del Hospital el cartelito impreso de su nombre, un mensajito de fe, y el avioncito que le regalaron.

El viaje, aunque largo, es para la familia una nueva oportunidad para lograr que el pequeño guerrero le gane a la enfermedad.