Arquitectura | bienestar | experiencia | arquitectura

Domos que invitan a vivir una experiencia diferente

Sus límites curvos, sustentados por una estructura geométrica precisa, aportan una nueva dimensión del espacio. La vista cenital y la posibilidad de jugar con ventanas batientes recrean la iluminación interior

El solo hecho de apreciar su morfología exterior despierta curiosidad e invita a descubrirlo interiormente.

Son domos que, basados en técnicas constructivas de la arquitectura geodésica, irrumpen como tipología habitacional y ganan terreno en el país, principalmente en las regiones turísticas. Es que por su potencial estructural y sus características constructivas hacen del domo un modelo habitacional propicio para ser instalado en lugares inhóspitos, donde ni siquiera llegan los servicios públicos.

TAPA DOMOS.jpg

Javier Torres, titular de Domos Río Cuarto, cuenta que el origen de esta técnica constructiva se remonta a la década del 1920, en tiempos de la Primera Guerra Mundial, a partir de una invención alemana que creó un refugio con características estructurales sólidas. Esa idea inicial fue retomada años más tarde por un norteamericano que la perfeccionó y patentó a mediados de siglo pero que poco antes de su muerte decidió liberar esa exclusividad para que cualquiera pudiera hacer uso de tal metodología.

“Hace varios años que me dedico a la construcción de casas y en mi caso me introduje en el mundo de los domos geodésicos a partir de la propuesta de la propietaria de un complejo ubicado cerca de ruta 30, que me propuso instalar tres domos en el predio donde ofrecen turismo rural”, señaló. Actualmente, se ha materializado el primero de los tres domos encargados y, a decir de Javier, el mismo ha encontrado una importante respuesta de los visitantes.

DOMO 1.jpg

Características

Por tratarse de icosaedros conformados estructuralmente a partir de la figura inicial de un triángulo, es que los domos geodésicos ofrecen una sólida resistencia a las cargas: son autoportantes y antisísmicos.

A la vez, su forma semiesférica ofrece una mejor respuesta a los vientos, como así también a la lluvia, facilitando su escurrimiento. También muestra un buen comportamiento frente a las condiciones climáticas externas debido a que su formato favorece a la circulación interna.

Constan de un sistema constructivo ágil y rápido y brindan la posibilidad de trasladar el despiece hasta lugares inhóspitos para poder allí instalarlo de manera rápida. “Me llevó un minucioso trabajo previo de investigación y búsqueda de información antes de construir el primer domo. En mi caso, trabajo con estructuras de madera que luego cierro con triángulos hechos con placas OSB”, describió Javier.

DOMO 3.jpg

Los listones de pino eliotis son sometidos previamente a dos manos de impregnante mientras que, una vez que el volumen exterior se completa, se coloca sellador y vendas en las juntas y recibe tres manos de pintura poliuretánica como terminación.

Ese tipo de sistema constructivo demandará como mantenimiento solo una mano de pintado exterior cada 12 o 18 meses, según se explicó.

Respecto de los tamaños, los mismos se miden por frecuencias y pueden ir desde los 4 metros de diámetro en planta (13 metros cuadrados cubiertos de superficie) hasta los 8 metros de diámetro (50 metros cuadrados de superficie). Para tener una estimación en costos, un domo pequeño ya instalado in situ ronda los 2600 dólares.

DOMO 5.jpg

“Una experiencia diferente”

El constructor, quien lleva adelante el emprendimiento familiar junto con uno de sus hijos y un socio –y cuenta con el respaldo de una hija arquitecta–, precisa que esta tipología brinda al usuario una “experiencia diferente” a la que pueda estar acostumbrado al hospedarse en los alojamientos tradicionales.

Destaca las bondades que ofrece principalmente en las regiones turísticas donde los paisajes y fundamentalmente el cielo pueden apreciarse durante las 24 horas. Es que la posibilidad de abrir ventanas cenitales o jugar con batientes en el perímetro permite lograr vistas panorámicas que suman bienestar al hábitat.

DOMO 4.jpg

Para Javier Torres, “no es un mito el tema de la energía” de la que se dice mucho que es capaz de captar este formato arquitectónico y pone como ejemplos los domos construidos por la cultura oriental para prácticas de meditación o yoga, entre otras cuestiones.

A modo de anécdota, comparte que en el predio rural donde instaló el primer domo casi no hay señal de telefonía celular y que –según comenta – “es sorprendente que dentro del domo sí hay”.

DOMO 6.jpg

Actualmente, tiene en agenda la instalación de nuevas unidades en la zona de El Trapiche, San Luis, otra posible en Achiras y un minicomplejo de tres domos en La Cumbrecita, lo que da cuenta de su potencial para ser construido en regiones serranas donde muchas veces no hay un fácil acceso a los servicios públicos.

Javier Borghi