Boca retomará hoy a las prácticas luego de perder con Lanús en la sexta fecha de la Copa de la Liga y en medio de estadísticas que preocupan antes de un partido trascendental para el equipo de Diego Martínez.

Boca perdió por 2 a 1 con Lanús y se ubica séptimo en la Zona B del certamen, luego de cosechar dos victorias, tres empates y la derrota del domingo.

Los números marcan que el equipo de La Ribera ganó solo siete encuentros de los últimos 30, por lo que llega apremiado a un Superclásico en el que no tendrá margen de error si quiere encaminar su suerte en la competencia.

"El equipo no mereció perder, hizo méritos para llevarse más de lo que nos estamos llevando hoy (por el domingo). Seguiremos trabajando para corregir los errores y seguir creciendo como equipo", expresó Martínez después de caer ante Lanús.

Y añadió: "Fue el sexto partido que estamos al frente del equipo en menos de un mes. Prácticamente no tenemos tiempo de trabajo y estamos compitiendo cada tres días, aunque no es una excusa ni mucho menos".

En cuanto al superclásico, el técnico manifestó: "Es una semana importantísima. A partir de mañana ya tendremos la cabeza en eso, pero nos duele haber perdido puntos acá, no haber sumado. Todavía es un poco en caliente el análisis, a partir de mañana empezaremos como lo hacemos siempre, sabiendo lo que significa este partido.

Vamos a tener una semana de trabajo larga".

Martínez decidió darle el día libre al plantel y desde hoy comenzará a preparar el once para enfrentar a River, con la ausencia del mediocampista Guillermo "Pol" Fernández por lesión y a la espera de la recuperación del defensor Marcos Rojo, "se está entrenando casi con normalidad, se siente muy bien. Está en la última etapa de recuperación. Seguramente hará toda la semana a la par de sus compañeros. Esta semana se sumará con normalidad", precisó el director técnico de Boca.

“Nosotros tenemos que salir a jugar por la camiseta (por el clásico ante River). Más allá del fútbol que nosotros tenemos, que es bastante vistoso, tratamos de no revolear la pelota y de jugar al fútbol. Obviamente que ir al Monumental es llevar el alma de lo que es el hincha de Boca y llevar el fanatismo", dijo Sergio Romero.