Deportes | Boca | Racing | Riquelme

Duro mensaje de Riquelme después de la pelea entre Zambrano y Benedetto

El plantel de Boca sigue envuelto en hechos extrafutbolísticos. En el partido ante Racing, el volante y el delantero se cruzaron a golpes en el entretiempo. Hoy, podrían salir sanciones para los dos protagonistas del incidente

El vicepresidente segundo de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, emitió un duro mensaje de recriminación al plantel durante una reunión en el hotel de concentración tras el empate frente a Racing en Avellaneda, donde se registró una pelea a golpes entre el peruano Carlos Zambrano y Darío Benedetto.

"Le faltaron el respeto al hincha y a la historia de Boca", repitió tras el partido en el Cilindro de Avellaneda con insistencia el titular del Consejo de Fútbol del club ante un grupo de futbolistas que lo escuchó en silencio, bajo apercibimiento de recibir medidas disciplinarias en caso de repetir episodios similares.

"Suele suceder que cuando los maestros son maleducados, los alumnos también se comportan así. Lo mismo pasa cuando los dirigentes son maleducados y prepotentes, también así son sus dirigidos, porque es lo que reciben", escribió Pergolini.

Allegados al histórico 10 xeneize le confiaron a Télam que la Comisión Directiva no descarta aplicar una sanción para ambos jugadores, pese a que Benedetto se habría disculpado con su compañero frente al plantel y al cuerpo técnico por lo sucedido en el Cilindro.

Al terminar el primer tiempo, en el que Boca resultó claramente superado por su rival, Benedetto lanzó dentro del campo un enérgico mensaje hacia a algunos de sus compañeros, entre ellos, Zambrano. Cuando el equipo volvió a la cancha para disputar el segundo período, el peruano presentaba marcas en el rostro y una inflamación en el pómulo izquierdo, que no evidenciaba hasta el momento de abandonar el césped en el entretiempo.

Testigos del episodio aseguran que el cruce fue tan fuerte que debieron intervenir dos agentes de seguridad privada de Racing para separar a los jugadores.

El plantel de Central, junto al DT Carlos Tevez, participó de una jornada de esparcimiento y diversión en la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria para celebrar junto a los asociados e hinchas el Día de la Niñez, evento al que acudieron muchos chicos y chicas para “vincular lo social con lo deportivo”.

Riquelme, quien siguió el partido desde su casa, se inquietó al ver por televisión el rostro de Zambrano y se comunicó con un miembro del Consejo de Fútbol presente en Avellaneda para confirmar las versiones periodísticas de la pelea.

Al recibir la ratificación, tomó la decisión de dirigirse desde la zona norte del conurbano bonaerense hasta el barrio porteño de Monserrat para reunirse con los futbolistas y el cuerpo técnico, ya de madrugada. Riquelme expresó su desagrado por lo ocurrido y les recordó a los jugadores que son profesionales, con una firme postura de marcar límites.

En Boca no descartan que se emita un comunicado público para fijar las normas de convivencia al plantel y que socios e hinchas conozcan la reacción institucional acerca del episodio que el DT Hugo Ibarra quiso minimizar luego del clásico.

"Sé que hubo una discusión entre dos jugadores, entre (Darío) Benedetto y el peruano (Carlos) Zambrano, pero no sé más que eso. Discusiones por algo del partido siembre las hubo y las hay en el fútbol, por alguna situación del juego, pero no pasa más de eso", declaró en rueda de prensa.

Antes de que el técnico hablara ante los medios, Benedetto fue el primero en pasar rumbo al micro que los sacó del estadio y el último en retirarse fue Zambrano con rostro serio y tratando de ocultar el costado lastimado de su cara.

Llamativamente, la delegación tardó una hora, mucho más de lo habitual, en salir de los vestuarios del estadio de Racing, por lo que se especuló con una conversación entre los protagonistas del hecho y el cuerpo técnico.

Para alimentar más las suspicacias, Zambrano publicó tras el cotejo y en la madrugada de ayer un mensaje que reflejó el enrarecido clima del vestuario. "Partido complicado, pero la entrega no se negocia", posteó en redes el zaguero cuyo contrato termina a fin de año.

Zambrano ya le habría comunicado al Consejo la intención de salir del club para terminar su carrera profesional en su país.

El episodio en Avellaneda se sumó a la lista de situaciones extrafutbolísticas vividas por Benedetto, cuyo regreso al club en febrero estuvo lejos de ser el soñado.

Su segundo ciclo en Boca, marcado por las lesiones, comenzó con alta exposición cuando dio una reprimenda pública a su compañeros Agustín Almendra tras ser separado del plantel por el entonces DT Sebastián Battaglia.

Pero todo se agravó desde la eliminación en la Copa Libertadores, la noche de los dos penales errados ante Corinthians en la Bombonera.

Al día siguiente, el "Pipa" quedó apuntado por la discusión con el Consejo por los premios, previa al juego con los brasileños, lo que determinó la salida del excapitán Carlos Izquierdoz.

En la arenga del partido frente al Timao, una cámara captó el momento en el que Benedetto pronuncia insultos, presuntamente a los miembros del Consejo, por tratar a los jugadores de Boca de "perdedores", algo desmentido luego por el propio jugador.

El plantel practicó ayer por la mañana desde las 10 en Casa Amarilla para jugar ante Rosario Central el próximo miércoles con la visita a la Bombonera, por primera vez desde que es entrenador, de Carlos Tevez, cuya recepción por parte del hincha es un dato no menor para la dirigencia, debido a su eventual candidatura política en el futuro.

En el entrenamiento de hoy, Ibarra perfilará el equipo para recibir a Central, que podría ser el mismo que ante Racing si no se aplican medidas con Zambrano ni Benedetto. Boca, que está a 9 unidades del líder Atlético Tucumán, enfrentará a Rosario Central mañana a las 21.30 con arbitraje de Pablo Echavarría, por la decimocuarta fecha de la Liga Profesional, en el primer partido de Central con Tevez en la Bombonera.