Internacionales | bolsonaro | pandemia | España

Hay esperanza en Italia y más tensión en Brasil

El país europeo registró una baja del 50% de nuevos contagios. En tanto, la crisis de salud sacude al gobierno de Jair Bolsonaro.

Italia registró ayer una baja del 50% de los nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas, una cifra que generó especial optimismo luego de que las autoridades anunciaran que el país atraviesa "la fase más aguda" de la pandemia, mientras en Brasil la crisis de salud se está convirtiendo en un grave problema político para el gobierno de Jair Bolsonaro.

A diferencia de los principales focos de contagio en Europa -Italia y España-, donde se empiezan a ver las primeras señales de estabilización, en el principal foco de contagio mundial actual, Estados Unidos, la situación sigue empeorando.

Mientras en el mundo entero los casos ya superan los 775.000 y los 37.000 muertes, en Estados Unidos el número de infectados es de más de 159.000 y los muertos más de 2.900, casi la mitad en el estado de Nueva York, el epicentro de la pandemia en ese país, según la Universidad de Johns Hopkins.

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, advirtió que el "tsunami" del coronavirus está llegando y adelantó que "las semanas más duras" aún están por delante, según la agencia de noticias EFE.

Un nuevo estudio del Instituto para la Evaluación Métrica Sanitaria de Estados Unidos estimó ayer que la curva de contagio podría alcanzar su punto máximo en junio próximo.

El gobierno federal de Donald Trump es mucho más optimista. Sin embargo, ayer el mandatario se echó atrás y reconoció que no podrá reactivar la actividad económica y reabrir las fronteras en Pascuas, como había anunciado el viernes pasado.

En Italia y España, en cambio, la expectativa es que el peor momento de la pandemia está cerca.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, explicó en una entrevista con el diario El País que la nación está "en la fase más aguda" de la pandemia, pero agregó: "Los expertos son prudentes todavía, pero es razonable pensar que estamos cerca del pico".

Ayer se registraron 812 muertos y casi 1.650 casos nuevos. Esta última cifra es la que genera más expectativa, ya que el domingo hubo más de 3.850 contagios nuevos.

El panorama en España

En España, la desaceleración de los nuevos casos no fue tan contundente, pero ya suma cinco días consecutivos de descenso.

"Los datos ofrecen una ventana de esperanza", aseguró en videoconferencia el ministro de Sanidad español, Salvador Illia, y reiteró que el país "está ya en el pico o muy cerca de él" en la gran mayoría de las regiones. Actualmente tiene más de 85.000 casos.

En España, el endurecimiento de las medidas ordenadas por el Gobierno -en especial, la parálisis de la economía, con excepción de los servicios esenciales- desató una ola de críticas de la oposición, pero por ahora la tensión política no ha escalado como en Brasil.

Piden la renuncia de Bolsonaro

El enfrentamiento con el presidente Bolsonaro y su negativa a aceptar la seriedad de la pandemia y apoyar un confinamiento general tuvo una nueva escalada cuando un grupo de excandidatos presidenciales y líderes de la oposición pidió la renuncia del mandatario.

Bolsonaro "no está ya en condiciones de seguir gobernando" y "enfrentar una crisis que compromete la salud y la economía", sostuvo la carta pública firmada por los excandidatos Ciro Gomes, Fernando Haddad y Guilherme Boulos, y los presidentes de los partidos de los Trabajadores (PT), Socialista Brasileño (PCB), Democrático Laborista (PDT), Socialismo y Libertad (PSOL), Comunista do Brasil (PCdoB) y Comunista Brasileño (PCB).

El mandatario ya recibió críticas públicas de los líderes del Congreso, de jueces y de un amplio espectro de gobernadores y alcaldes, muchos de ellos de centro-derecha y derecha.

No obstante, Bolsonaro volvió a pasear por Brasilia, la capital, y a llamar por las redes sociales a violar el confinamiento ordenado por gobernadores y alcaldes.