Tranquera Abierta | Buena Esperanza | angus | Fabián Otero

Prueba pastoril Angus Centro: cabaña que debuta gana, y con un colorado

Un gran ejemplar de La Rinconada de Los Cardos, desbancó a los negros del trono. Hoy salieron a remate en el predio de la Rural.

Cuando los 73 toros de 44 cabañas llegaron en diciembre de 2019 al campo de Buena Esperanza había una clara mayoría de negros y eso hacía pensar que tal vez la competencia tenía más probabilidad de quedar una vez más en manos de un ejemplar con ese color de pelo. Pero a poco de andar, los colorados empezaron a pisar fuerte y ya para la segunda jura fenotípica se advertía que había un lote de punta que iba a dar pelea. Finalmente fue un colorado proveniente de la cabaña La Rinconada de los Cardos SRL, de San Luis, el ganador de la dura Prueba Pastoril Test del Río Quinto que Organiza la Asociación Angus Centro. Allí llegan toros de entre 13 y 16 meses de edad que conviven durante 9 meses bajo las mismas condiciones. Cada uno de ellos es sometido a pruebas y controles que van determinando cuáles son los mejores, despejando la influencia del ambiente, que es compartido. Por lo tanto, la intención es que expresen la mejor genética.

Y la sorpresa no sólo vino por el color de pelo del campeón, sino también por la cabaña porque era una debutante en la competencia.

“Realmente fue un año muy extraño este que nos tocó transitar. Los toros llegaron en buen estado a pesar del mal año climático. Sufrieron bastante en los últimos meses, y cuando hablamos de lo climático hacemos referencia a que sufrieron mucho la seca y también el frío intenso del invierno. En el campo en donde convivieron, hubo más de 20 días con temperaturas por debajo de los 10 grados bajo cero y esta semana tuvimos una marca de 3 bajo cero. Pero pese a todo, han terminado muy bien los que llegaron al final, que fueron 47 sobre un total de 73 que comenzaron la competencia”, explicó Fabián Otero, presidente de la Asociación.

El dirigente explicó a Tranquera Abierta que “por todo lo que tuvieron que pasar estamos ante un lote de toros muy rústico. Soportaron bien el clima y la rigurosidad de las mediciones, porque se les hizo evaluación de carcasa, ganancia diaria de peso, inspección de Angus tanto en Pedigree como en Controlados, y el que no reunía las características fenotípicas y deseadas por la asociación fue quedando fuera de la competencia. Por eso son todos muy útiles que se venden en la zona y también en zonas marginales de San Luis o la misma provincia de Córdoba. Y además estamos ante toros que están ya en condiciones de dar servicio”.

“Es una competencia en la que los toros tienen que expresar lo que son y así se mide la genética que se usa en la cabaña, y nos permite evaluar si estamos o no bien orientados. Buscamos toros rústicos y pastoriles”, explicó Otero.