Buenos Aires | Córdoba | exportaciones

Campo y agroindustria sostuvieron las exportaciones de la provincia

A diferencia de lo ocurrido en Buenos Aires y Santa Fé, que tuvieron un retroceso importante de ventas al mundo en el primer semestre, Córdoba logró incrementar el 1,6% aun con la industria automotriz paralizada.

De la mano de las principales cadenas productoras de alimentos, la provincia logró sostener su nivel de exportaciones y hasta incrementarlas un 1,6% en el primer semestre del año frente al mismo período de 2019. De las tres principales jurisdicciones exportadoras sólo Córdoba tuvo ese resultado ya que Buenos Aires cayó 12,2% y Santa Fé se desplomó 20,5% entre enero y junio. Entre las tres explican más del 70% de las ventas al mundo de la Argentina.

Los datos se desprenden del informe de comercio exterior por provincias del Indec y allí se establece que las exportaciones de Córdoba alcanzaron los 4.339 millones de dólares, 1,6% más que las registradas durante el primer semestre de 2019.

“Córdoba posee una estructura de exportaciones muy diversa”, reconoce el informe oficial.

https://twitter.com/INDECArgentina/status/1303408380069978114

Los principales productos exportados por la provincia fueron cereales –principalmente maíz y trigo–, 32,2% del total; residuos y desperdicios de la industria alimenticia –mayoritariamente harinas y pellets de soja–, 20,4%; le siguieron semillas y frutos oleaginosos, 17,3% (principalmente porotos de soja y maní, con un empuje muy importante ); grasas y aceites, 10,5%; material de transporte terrestre, 7,7% (particularmente vehículos automóviles terrestres y partes y piezas); seguidos por productos lácteos; máquinas y aparatos, material eléctrico; y productos químicos y conexos.

El Indec detalló que las exportaciones del rubro semillas y frutos oleaginosos tuvieron en el período un crecimiento de 123,8%, que las llevó a desplazar del tercer puesto a material de transporte terrestre, que a su vez registró una caída de 33,8% respecto al año anterior, debido a la reducción de 24,1% observada en vehículos automóviles terrestres y de 44% en partes y piezas de vehículos y tractores.

Los destinos de las exportaciones provinciales también fueron diversos y se destacaron ASEAN (sudeste asiático), Mercosur, Unión Europea, “Magreb (norte de África= y Egipto” y China.

Hoy el comercio internacional de Argentina está más que nunca en el eje de los debates a partir de algunas iniciativas colectivas de sectores vinculados a la agroindustria, como las promovidas por el Consejo Agroindustrial Argentino, pero también desde el Gobierno nacional se aceptó que será necesario potenciar las ventas a la salida de la pandemia y como parte del programa de reactivación económica, generación de divisas y puestos de trabajo de calidad.

En esa proyección, las tres provincias más grandes serán clave. Y Córdoba, que se ubica en tercer lugar detrás de Buenos Aires (9.650 millones de dólares) y Santa Fe (5.486 millones de dólares), viene recortando diferencias y potenciando su perfil exportador en los últimos años.

Si se suman Entre Ríos, La Pampa y la Ciudad de Buenos Aires -conforman la Región Pampeana- lideraron las ventas al exterior con exportaciones que alcanzaron 20.626 millones de dólares, 75,5% de las exportaciones del país. Y allí hay otro dato interesante, el peso de la caída de Buenos Aires y Santa Fé empujó a que la región tuviera un comparativo en rojo contra el primer semestre de 2019 y por eso el valor de las ventas en el conjunto de estas provincias representó una disminución de 11,2%. De allí el contraste logrado por Córdoba.

Para valorar el peso del campo y la agroindustria habría que sumar un dato más: de los US$ 27 mil millones que vendió el país, US$ 20 mil vinieron de esos dos sectores.

Sectores

En la región, el 44,7% de las exportaciones correspondió a manufacturas de origen agropecuario (MOA); 31,6%, a productos primarios (PP); 19,1%, a manufacturas de origen industrial (MOI); y 4,6%, a combustibles y energía (CyE). El peso de la agroindustria y del campo fue determinantes.

Desde el punto de vista de los complejos exportadores, la región Pampeana disminuyó 11,2%, por las bajas registradas en automotrices (-50%); petrolero-petroquímico (-21,2%); soja (-0,6%) y carne y cuero bovinos (-3,3%); en cambio, hubo subas en complejos maíz y trigo con variaciones de 14,8%, y de 3,6%, respectivamente. Allí hay varios elementos clave para Córdoba. Sin lugar a dudas que fue una pésima performance la de la industria automotriz, pero compensó fuerte el desempeño del maíz.

Para acceder al informe completo, aquí.