Policiales | bullying | Villa María | juicio

En Villa María se realizará el primer juicio por bullying del país

En una audiencia inédita y sin precedentes en Argentina, el próximo 4 de septiembre tendrá lugar en la ciudad de Villa María el primer juicio por bullying del país.

Los hechos de acoso ocurridos en 2013 en perjuicio de una adolescente serán juzgados por la Cámara del Crimen de Tribunales de Villa María el próximo viernes 4 de septiembre.

La cita será a las 8.30 horas, aseguró el abogado de la víctima, Marcelo Martín Silvano.

Los acontecimientos que generaron daños psíquicos en una joven cuyas iniciales son V.A.P. ocurrieron tanto en el ámbito privado (en el Instituto del Rosario) como en el público.

Por la causa que inició en 2014 están imputadas Natalia Dekimpe, Valentina Dold y Dalila Hiotidis, quienes a su mayoría de edad pudieron asumir penalmente la responsabilidad de sus actos.

Todo empezó a mediados del 2013, cuando las cuatro jóvenes (que compartían establecimiento educativo) se encontraban en el último año del secundario.

“V.A.P sufrió bullying y acoso permanente. Eso provocó la destrucción de su autoestima y un daño enorme por el cual llegaron a cosificarla”, explicó Silvano a este matutino.

El abogado contó que buscaron solucionar el problema mediante el diálogo con la escuela.

Tras varias reuniones, las autoridades del establecimiento resolvieron que la damnificada terminara su educación de manera virtual y a través de internet.

“La institución se lavó las manos”, dijo el abogado querellante.

La decisión que tomó la institución fue tildada en su momento de “polémica”, ya que una de las tres imputadas era hija de una profesora de la planta docente del colegio.

“V.A.P. no podía ni siquiera entablar conversaciones con sus compañeros, porque si no el bullying se volcaba hacia el resto”, relató Silvano.

Agregó que “la joven no fue al viaje de Tecnópolis, tampoco participó del viaje de egresados, no formó parte ni del acto ni de la fiesta de promoción. Se perdió toda la finalización de su secundario”.

Entre febrero y marzo del 2014, la damnificada, en compañía de Silvano, presentó una denuncia penal hacia Dold, Dekimpe y Hiotidis. Las jóvenes fueron imputadas de inmediato y están patrocinadas por el abogado Eduardo Rodríguez.

En medio del proceso judicial, la Fiscalía de Instrucción tomó diferentes testimonios y ordenó que le realicen a la víctima una pericia psicológica, a modo de comprobar los daños.

“La pericia del equipo técnico que pertenece al Tribunal es lapidaria”, resaltó Silvano.

En el expediente se anexan los testimonios de terceros, quienes dan cuenta de que las jóvenes “le hacían la vida imposible” a V.A.P.

“Los hechos no son solamente en la escuela, sino también en el boliche bailable”, reconoció el letrado.

Quien sufrió el maltrato social hace 7 años precisó ante la Fiscalía que las imputadas llegaron a volcarle intencionalmente bebidas alcohólicas en la ropa.

En 2015, el fiscal Gustavo Atienza resolvió elevar la causa a juicio. La defensa apeló y solicitó la suspensión por juicio a prueba. Cabe señalar que este recurso implica subsanar el daño en la víctima de común acuerdo. “El ofrecimiento de las imputadas era irrisorio. Fue mucho el gasto que hicieron los familiares de la víctima en sesiones con psicólogos”, dijo Silvano.

Los daños ocasionados en V.A.P hicieron que ésta cambiara hasta de carrera. “La chica iba a estudiar Medicina, pero en estos momentos ella es abogada, no pudo hacer la carrera que quería”, reflejó.

¿Se puede evitar el juicio oral?

El defensor de la joven reconoció que las imputadas pueden hacer uso del artículo 59, inciso 6, del Código Penal para evitar el juicio oral. Tal recurso establece el derecho del imputado a extinguir la respectiva acción penal por conciliación o reparación integral del perjuicio.

Para tal compensación, el sujeto damnificado tendría que prestar su conformidad.