Río Cuarto | bullying | escuela | relevamiento

Ocho de cada diez chicos dijeron haber vivido bullying en la escuela

Surge de una encuesta de la Subsecretaría de Niñez del Municipio, con más de 2 mil casos en los tres niveles, durante 2023 y lo que va de este año. El 84% se vio involucrado en situaciones de este tipo al menos una vez

Ocho de cada diez chicos vivieron situaciones de acoso escolar en algún momento de su paso por el sistema educativo, según reveló una encuesta realizada durante 2023 y lo que va de este año por la Subsecretaría de Niñez del Municipio. En rigor, el 84 por ciento de los entrevistados manifestó haber participado al menos una vez de este tipo de episodios, de una u otra forma. Además, si bien reconocen la intervención de los adultos para contenerlos y ponerles fin a las agresiones, expresan que se sienten solos frente a esta problemática.

En el marco de la conmemoración del Día contra el Acoso Escolar, la subsecretaria de Niñez del Municipio, Marilina Gadpen, destacó que entre el año pasado y lo que va de este realizaron más de 80 talleres de concientización sobre la problemática. Justamente, ayer se llevó a cabo una actividad con la participación de más de 500 chicos de diferentes colegios en el Viejo Mercado.

“En esos talleres, les hacemos encuestas a los chicos, y el 84 por ciento de ellos contesta que han sufrido una situación de bullying, que puede haber sido en el pasado o en el presente. Son situaciones en las que han vivenciado personalmente algún episodio de violencia entre pares, mientras que otros son espectadores”, explicó.

El rol de los adultos

También detectaron que, mayoritariamente, los chicos tienen algún adulto de referencia para acudir frente a esos problemas y que se los plantean a las autoridades de colegios y escuelas.

Ahora bien, cuando les preguntan si se involucraron con sus compañeros para que estas situaciones terminen, las respuestas se dividen: “muchos te dicen que sí y otros te dicen que no”, apunta Gadpen.

Aunque las escuelas se involucran, los chicos se sienten solos con el bullying.

-La gran mayoría de los chicos ha vivido episodios de acoso escolar. Es un dato que llama la atención.

-Más allá del número, lo que nosotros destacamos es que se habla del tema y se lo pone de manifiesto, porque de lo contrario quedan solo los números. Y lo más importante es que la problemática, que está totalmente instalada dentro de la escuela, se pone de manifiesto a través de algún chiste, de juegos que algunos sienten como diversión y que alguien sufre.

-¿Cómo se hizo el relevamiento?

-La muestra abarca a los chicos del primario y el secundario. Incluso, hay información del nivel inicial a través de los padres. Por ahí, nos sorprende que a una edad tan temprana ya empiecen con situaciones de bullying.

-¿Estos hechos de acoso motivan alguna contención de parte de la comunidad educativa?

-Sí, totalmente. Ellos manifiestan las situaciones que atraviesan en la escuela. Pero, más allá de que las escuelas se involucran para que esto no pase, el sentimiento que ellos tienen es el de soledad. Por eso es necesario charlar, hacer visible esta problemática, concientizar, sensibilizar y reflexionar. De todos modos, las escuelas, como las familias, se involucran en estos temas.

-¿El relevamiento y los talleres se hicieron tanto en escuelas públicas como privadas?

-Claro, en todas. Tenemos una línea de WhatsApp de la Subsecretaría de Niñez para el programa de protección y de promoción. Entonces, las propias docentes se comunican con nosotros y podemos acordar día, fecha y horario, qué curso, cómo lo vamos a trabajar. Es muy accesible.

-¿Qué recomendaciones les daría a los padres cuyos hijos puedan haber participado de situaciones de bullying?

-Que hablen con su hijo, que ese adulto se convierta en un adulto protector para su hijo, que pueda abrir los canales de comunicación, que pueda hablar con las autoridades educativas. O, en su defecto, que pueda venir a asesorarse con nosotros, a la Subsecretaría de Niñez.

Ciberbullying: tras una mediación, sobreseen a una adolescente

Tras un proceso de mediación, el Juzgado de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar, Género y Penal Juvenil de Bell Ville sobreseyó a una adolescente de 14 años que había sido denunciada por los delitos de amenazas calificadas e injurias. La joven había publicado, en Instagram, textos difamatorios y amenazantes en relación con algunos compañeros del colegio, profesores, directivos e, incluso, contra padres de sus compañeros. Los hechos fueron abordados como un caso de ciberbullying, esto es, el maltrato que sufre una persona menor de edad a través de medios electrónicos.

En la denuncia que dio origen a la causa se explicó que hay ciberbullying cuando la persona menor de edad es amenazada, humillada o molestada mediante la publicación de textos, imágenes, videos o audios en medios electrónicos tales como telefonía móvil, correo electrónico, mensajería instantánea, redes sociales, juegos online y otros.

Desde el juzgado, en tanto, se puso énfasis en que la joven iniciara una terapia especializada en desintoxicación en redes sociales, que contó con la supervisión de especialistas de la Universidad Nacional de Córdoba, contactados por el mismo juzgado.

Al tratarse de una adolescente no punible, el juzgado derivó la causa al Centro Judicial de Mediación de Bell Ville. Tras varios encuentros, la joven asumió un compromiso con los denunciantes y llegó a un acuerdo.

Luego, el equipo de mediación precisó que, durante el tiempo que duró el tratamiento, no surgieron nuevos inconvenientes entre las jóvenes involucradas en el conflicto. Tampoco se produjeron problemas con otras personas. En consecuencia, el Centro Judicial de Mediación dio por concluido el proceso.