Nacionales | canasta | Economía | Cifras

Una familia necesitó $ 16.973 para no ser pobre

En los últimos doce meses, la canasta total acumula un aumento del 27,4%, mientras la alimentaria registró una suba del 22,8%

El costo de la Canasta Básica Total para una familia tipo, que define el nivel de pobreza, subió 1,78% en enero respecto de diciembre, al alcanzar los $ 16.973,83, informó el Indec.

En tanto, la Canasta Básica Alimentaria para una pareja con dos hijos de entre 6 y 8 años, del Gran Buenos Aires, que permite estimar el nivel de indigencia, costó $ 6.789,53 y se incrementó 2,18% respecto del último mes del 2017.

En los últimos doce meses, la canasta total acumula un aumento del 27,4%, mientras la alimentaria registró una suba del 22,8%, según las cifras oficiales del organismo.

La suba de la CBA de enero fue, junto con noviembre, una de las más altas de los últimos 12 meses, sólo superada por el registro de marzo del año pasado que se ubicó en 3%.

El 22,8% que subió en un año la CBA fue sólo menor a los registros interanuales de abril (26,5%) y mayo (24,1%) del año pasado. Similar panorama se presenta al momento de comparar el aumento de la CBT (27,4%), la segunda más alta de los últimos 10 meses, detrás del 28,1% de abril del año pasado.

La canasta total mostró en enero una variación en línea con el aumento del Índice de Precios Mayoristas de enero del Indec, que registró una suba del 1,8%, mientras que la suba del costo de la canasta alimentaria se ubicó por encima de esa variación.

$ 5.493 para uno solo

Según informó el Indec, un adulto debe reunir ingresos mensuales individuales por 5.493,15 pesos para no ser considerado pobre y un mínimo de 2.197 pesos mensuales para no ser considerado un indigente.

Las cifras corresponde a las necesidades de una familia tipo compuesta por una mujer y un varón de 35 años, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos.

La Canasta Básica Total reúne los alimentos y servicios básicos para una familia tipo, mientras que la alimentaria únicamente los alimentos con los requerimientos proteicos y calóricos básicos que necesita un adulto mayor. Los alimentos y las cantidades se eligen en función de los hábitos de consumo de la población, que registra la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares, que confecciona el Indec.