Río Cuarto |

Carrizo pidió la probation pero se la rechazaron y es inminente el juicio

La Cámara del Crimen Sexta de Córdoba desestimó el planteo y pidió fecha para realizar el debate oral y público. El concejal del Frente Política Abierta está acusado de lesiones leves calificadas contra su expareja Elsa Cellucci

El concejal del frente Política Abierta Pablo Carrizo pidió la suspensión de juicio a prueba en la causa que se le sigue por violencia de género hacia su expareja Elsa Celluci, en el que está acusado de lesiones leves calificadas. La Cámara Sexta del Crimen de Córdoba, que lleva adelante el caso, rechazó el recurso en el acto y pidió que se fije fecha de audiencia para el debate.

El tribunal de la Cámara Criminal de Sexta Nominación de la ciudad de Córdoba rechazó ese planteo y la semana pasada pidió fecha de juicio ante la oficina de gestión de audiencias de la Justicia de Córdoba, cuya respuesta está pendiente.

Además, indicaron que la causa está prácticamente lista para llegar al juicio, pero aclararon que todavía hay prueba pendiente.

Lo que resta es una pericia psicológica a la víctima, la expareja de Carrizo Elsa Cellucci, que ya fue ordenada. Lo último que falta definir es si la defensa va a presentar o no un perito de control para participar de esa instancia.

La definición de la fecha de inicio del juicio es facultad de la oficina de gestión de audiencias del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.

De todos modos, al día de hoy no hay certezas sobre la fecha de inicio del juicio. La definición del cronograma es facultad de la oficina de gestión de audiencias del Tribunal Superior de Justicia, que administra salas y fechas para la realización de los debates orales en toda la provincia.

"El pedido está hecho, pero todavía no hubo una respuesta de cuándo se podrá realizar el juicio", indicó una fuente judicial con acceso a la causa.

El tribunal estima que, en los próximos días, la oficina dará una respuesta con esa fecha, aunque se desconoce cuándo podría ser.

La Justicia de Córdoba tiene actividad prevista hasta el 30 de diciembre, pero todavía intenta ponerse al día con un cúmulo de causas atrasadas que esperan el proceso oral desde la pandemia.

Debido a que, además, se deben conciliar las agendas de la querella, la defensa, el fiscal de cámara y los tres jueces intervinientes, resulta poco probable que el debate oral se desarrolle este año.

Qué es la probation

Con el recurso de la probation, previsto en el Código Penal, el acusado pide la suspensión del debate, pero no significa que reconozca su responsabilidad penal ni civil por los hechos que se le atribuyen.

A cambio de ese beneficio, ofrece algún tipo de acción reparatoria hacia la víctima o hacia la sociedad, como pueden ser, por ejemplo, un resarcimiento económico o trabajo comunitario.

En caso de que se conceda el beneficio, la acción penal queda en stand-by por el plazo de uno a tres años y, si transcurrido ese lapso no hay incumplimiento o falta del acusado, finalmente se extingue el proceso judicial.

De todos modos, fuentes consultadas por este diario indicaron que la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba indica que no se puede aplicar la suspensión del juicio a prueba cuando se trata de un hecho de violencia de género.

El caso

Desde su elevación a juicio, el 12 de junio de 2020, la causa contra Pablo Carrizo -acusado como presunto autor de lesiones leves calificadas por mediar violencia de género y por el vínculo en contra de Cellucci- fue sucesivamente recurrida en los Tribunales locales hasta desembocar en el fuero de la ciudad de Córdoba.

Tras la denuncia de Elsa Celluci, en noviembre de 2019, el expediente tuvo un ajetreado camino en el foro local, plagado de discusiones jurídicas, hasta que llegó al Tribunal Superior en casación.

En el medio, las dos cámaras del crimen se inhibieron por amistad con el abogado defensor de Carrizo y la causa recaló por sorteo en el juzgado cordobés.