Río Cuarto | Cecis | canasta escolar | Precios

Una medición del Cecis estimó la canasta escolar básica en $ 176.700

El monto surge de un relevamiento de precios en los comercios locales, que contempla útiles, vestimenta, zapatillas y libros, entre otros. El dato, que se cerró ayer, marcó un aumento del 194 por ciento respecto al 2023

La canasta escolar aumentó un 194 por ciento respecto al 2023 y alcanzó un mínimo de 176.774 pesos por alumno, según un relevamiento local realizado por el Centro Empresario, Industrial y de Servicios (Cecis).

En 2021, la medición de la canasta escolar arrojó un valor de 25.536 pesos; un año más tarde, subió a 35.309 pesos; para alcanzar ya en 2023 los 60.100 pesos y finalmente el valor actual.

Se trata del cuarto año consecutivo de aumentos en la serie que lleva adelante el centro empresario, para totalizar un 651 por ciento de incremento en el costo de la canasta escolar entre el 2021 y el 2024.

El trabajo se nutre de una encuesta que se llevó a cabo en diferentes librerías, papelerías, venta de uniformes escolares, venta de artículos de marroquinería, zapaterías, kioscos y almacenes de la ciudad, con el objetivo de recolectar de forma representativa la información.

Qué incluye la medición

Para el estudio de cada año, el Cecis hace un relevamiento de campo sobre la base de un listado equivalente con varios artículos, entre los que se cuentan: uniforme escolar, mochila, útiles, zapatillas, libros y otros.

De acuerdo con lo manifestado por los comerciantes locales de los rubros contemplados, el mayor incremento se registró en las mochilas, que experimentaron un aumento de un 504 por ciento este año en relación con 2023.

Por el contrario, la suba de precios fue bastante más discreta en el segmento de útiles escolares, que este 2024 registraron un aumento del 114 por ciento en la comparación contra igual período del año pasado.

Según el relevamiento del Cecis, los libros escolares registraron, además, un incremento significativo, que va del 287 por ciento interanual en el 2024, que se suma al aumento acumulado del 150,7 por ciento entre los años 2021 y 2023.

El artículo escolar que más aumentó fue la mochila, que se encareció 504 %.

Por su parte, los uniformes aumentaron un 318 por ciento este año en relación al 2023.

Los zapatos, por su parte, mostraron un aumento del 246 por ciento en este 2024.

Otro aspecto que midió el Cecis es el de los gastos diarios en la merienda, calculado sobre la base de un combo de un paquete de galletitas dulces, un alfajor y un jugo.

La merienda, 218 % más cara

"De acuerdo con los datos recogidos, se percibió un aumento del 218 por ciento durante el 2024 en relación con el año pasado, y del 538 por ciento de aumento si la comparativa llega hasta 2022", señala el informe.

La indumentaria completa, arriba de $ 100 mil

Para vestir a un alumno de un colegio privado de ciudad, hay que invertir más de 100 mil pesos para pagar un conjunto que incluye una chomba de clase, otra deportiva, un conjunto de gimnasia, un pantalón de vestir o una pollera, un suéter y una campera de abrigo.

Así lo detalló César Acuña, de la fábrica local Old Horse, quien hizo la salvedad de que, para equipar a un estudiante de la escuela pública, los costos se achican considerablemente: "Solamente lleva un guardapolvo blanco y una remerita de gimnasia y en total cuesta 30 mil pesos. Ya es distinto; a eso ya lo podés afrontar".

Por otro lado, explicó que los costos también bajan cuando se trata de chicos de jardín de infantes. Tanto si son alumnos de una institución privada o de una pública, el equipo básico que incluye un guardapolvos, bolsita, servilleta y mantel tiene un costo promedio de 22 mil pesos.

Acuña indicó que esta vez suspendieron las compras anticipadas porque, en un escenario tan volátil, es muy difícil planificar. "Lamentablemente, entre octubre y diciembre del año pasado no pudimos tomar pedidos con seña para retirar ahora, antes del inicio de las clases. Este año no se pudo hacer, porque no sabíamos los precios y si íbamos a tener tela", apuntó.

Un 40 % de aumento en 2 meses

En otro orden, sostuvo que, desde entonces a esta parte, hubo subas importantes de precios. "Si bien es un tanto relativo, según la prenda o la tela que se use, hemos tenido más o menos un 40 por ciento de incremento desde noviembre hasta acá. Y en algunos productos, mucho más", dijo.

“Compran solo la prenda que les falta: una chombita, un pantalón o una pollera”, dijo Acuña.

Complementariamente, admitió que con este escenario "se está vendiendo mucho menos; se nota en la calle el faltante de dinero. Las familias ya optan solamente por la prenda que realmente les hace falta: reponer una chombita, un pantalón o una pollerita, pero ya no hacen todo el pedido como venían realizando antes".