Río Cuarto | celebraciones | muertos | Santos

La Iglesia busca revalorizar los días de los Santos y de los Muertos

Hubo distintas actividades durante el fin de semana para abordar la importancia de ambas fechas. El párroco del Santuario Nuestra Señora de Fátima, Fernando Gómez, explicó por qué es necesario tenerlas presentes

Históricamente, el Día de los Santos (que se celebra hoy) y el Día de los Muertos (que se conmemora cada 2 de noviembre) fueron fechas claves para la sociedad. Incluso, durante años, eran días feriados, en los que se realizaban distintas celebraciones. Sin embargo, con el paso del tiempo la sociedad fue cambiando y se les restó importancia. Por eso, la Iglesia católica, por medio de diferentes actividades, busca revalorizar ambas jornadas.

El padre Fernando Gómez, párroco del Santuario Nuestra Señora de Fátima, explicó a Puntal la trascendencia que tienen y se refirió a las acciones que desarrollaron con los niños.

“La Iglesia siempre las ha tenido presentes. El Día de los Santos es de mucha dicha. Por otro lado, con respecto al Día de los Muertos, nosotros tenemos una novena en la que convocamos a los niños, ya que ellos son almas simples e inocentes. Pedimos por la reparación de todos los pecados y que, a través de los niños, seamos todos bendecidos, especialmente en estas fechas”, indicó Gómez.

Nuestros antepasados nos han enseñado, con buena teología, a respetar mucho el Día de los Muertos y el Día de los Santos. Nuestros antepasados nos han enseñado, con buena teología, a respetar mucho el Día de los Muertos y el Día de los Santos.

-¿Por qué es importante tener presente el Día de los Muertos?

-Nosotros no somos personas aisladas. Cada uno tiene un árbol genealógico. Nuestros antepasados nos han enseñado, con buena teología, a respetar mucho el Día de los Muertos y el Día de los Santos, porque uno no es una isla. Uno pertenece a una familia. Cada uno de nosotros tiene una dimensión eterna. No se acaba todo cuando uno se muere, al contrario. Es importante tener un recuerdo de nuestro árbol genealógico y orar para que nuestros antepasados descansen en paz. Por la fe, nosotros sabemos que estamos en comunión con todos los santos y con todos nuestros familiares que han partido. Lo mejor que podemos hacer es visitarlos en el cementerio u ofrecer una misa. Hacer una oración por ellos, algo que hemos hecho con los niños. Quizá la cultura actual se ha olvidado un poco de esto, pero la Iglesia sabiamente lo trae todos los 1° y 2 de noviembre.

Por el país y el mundo

A todo esto, el padre Gómez contó que el pasado sábado rezaron junto con los niños por el país y el mundo en el santuario.

“Por iniciativa del padre Rubén Cámpoli de Laboulaye, estamos con un grupo de oración de niños, al igual que en todo el país. Estamos rezando el millón de Ave María. Hace un año y medio que empezamos con esto. Por otro lado, durante octubre rezamos por las vacaciones sacerdotales, religiosas y contemplativas”, agregó Gómez.