Innovación ClicOH | Agustín Novillo Saravia | Unicornio

Así es ClicOH, la startup cordobesa que se expande por América Latina y no para de crecer

La empresa especializada en logística para e-commerce ya tiene presencia en Chile, Uruguay, México, Colombia y Perú. Además, fueron seleccionados por una de las aceleradoras más grandes del mundo

clicOH es una empresa tecnológica que brinda servicios completos de logística a negocios e-commerce y fue fundada por tres cordobeses en el año 2018: Agustín Novillo Saravia, Emiliano Segura y Juan Altamirano. La empresa tuvo que afrontar tres mutaciones para llegar a convertirse en lo que es hoy: con muchos sueños e ilusiones, estos tres jóvenes incursionaron en el mundo del emprendedurismo y crearon una app de delivery. Todo inició con una inversión de U$s 15.000 dólares, pero las ilusiones rápidamente se apagaron debido a la baja rentabilidad del negocio, y tuvieron que buscarle una vuelta de rosca, se convirtieron en una empresa que fabricaba mochilas para apps como Rappi y Glovo. Sin embargo, las empresas les exigía un buen canal de distribución para que esas mochilas llegaran a los repartidores. En ese momento, Agustin, Emiliano y Juan tomaron una decisión. La startup se quedaba en el campo de la logística, pero con un cambio de foco muy importante: el objetivo eran las empresas de Ecommerce. Así fue que nació clicOH.

En el año 2021, los tres cordobeses finalmente lograron llamar la atención de Y Combinator, la aceleradora de startups más grande del mundo. ¿Por qué finalmente? Porque no fue nada fácil: las dos primeras veces habían sido rechazados. Lejos de frustrarse, lo volvieron a intentar no una sino dos veces más y fueron elegidos. “La tercera era la vencida”, se escuchaba en los pasillos de las oficinas de Y Combinator, en California. Cabe destacar que grandes empresas como Airbnb, Stripe, Twitch y Dropbox han formado parte del mismo programa.

Con el apoyo de Y Combinator, la startup cordobesa comenzó a sufrir sus primeras transformaciones y desde entonces, no ha parado de crecer. clicOH actualmente opera en Argentina, Chile, Colombia, México y Uruguay. Sin dudas, la empresa inspirada en Amazon está conquistando América Latina y va camino a codearse con Mercado Libre, Globant y los demás unicornios argentinos.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Freel%2FCyTRPG6uDWM%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABOyJxseC5njL5ja68ZATr3BknEqUjCZBhHSDynZC8gHViPbQZCCoDQNqZCNlG0mWiuGRXczIPP7uA63f7PjUcS0WF75xOYPPcrc7vqKevmKAXHSzq9RcKxPWZBwEm7yD3V9S6WuK9bUervEKYlsIoNM9r7pS2SZAGhVNBzvG01MKo2enh2GZCjgwxqNtwmgZDZD

En una entrevista exclusiva, Agustin Saravia, CEO y co-founder de clicOH, nos contó cómo inició todo, porqué es importante ser flexibles a la hora de emprender y cómo maneja las expectativas de los inversionistas. Además, les dejó un mensaje a los jóvenes emprendedores.

¿Cómo fueron sus inicios? Pasaron por muchas transformaciones para convertirse en lo que son hoy…

“Nosotros habíamos fundado antes una empresa de limpieza. Les ofrecíamos servicio de limpieza a oficinas, locales comerciales, hasta a casas. Siempre queríamos meter algo de tecnología que permitiera mejorar la experiencia, ir un poco más allá. Fue muy difícil penetrar con tecnología en esa industria y decidimos movernos a otro ámbito con más tecnología. En algunos viajes conocimos Glovo, pedías algo y en treinta minutos tenías tu comida o productos de farmacia. Ahí fue que dijimos que teníamos que hacer una aplicación que tuviera logística además de comida. PedidosYa no tenía esa parte. Iniciamos invirtiendo nuestros ahorros y con el tiempo vimos que era muy difícil despegar ese modelo, necesitábamos mucho capital. En ese momento, llegaron Rappi y Glovo a Argentina, y justo nosotros teníamos que comprar las mochilas para los repartidores. Teníamos que traer un contenedor de China y estaba difícil. Ahí fue que Juan dijo que podía fabricar las mochilas. A los dos o tres días llegó con una mochila. Así fue que dijimos ‘si nosotros tenemos ese problema, el resto también’. Inmediatamente, Emi y Juan se fueron en colectivo a Buenos Aires y empezaron a venderle mochilas a PedidosYa, Glovo y Rappi. Volvieron a Córdoba con un contrato de muchísimas mochilas, pero las teníamos que producir y no sabíamos cómo lo íbamos a hacer. Cuando las hicimos, el pedido de todos fue ‘necesito un buen canal de distribución para darle esas mochilas a los repartidores’ y al mismo tiempo, muchas empresas de e-commerce nos comenzaron a buscar para la logística. Esto comenzó a crecer mucho en ese momento y encontramos el camino”.

¿La flexibilidad fue una de las claves en el proceso?

“La flexibilidad a la hora de emprender es muy importante. Cuando hay rigidez o un enamoramiento qué tal vez no es tan sano de la idea en sí, puede ser peligroso. Hay que tener flexibilidad en los detalles. Tener una visión bien clara de a donde estamos yendo, pero tener flexibilidad en el camino para llegar a esa visión. Por ejemplo, la visión nuestra siempre fue la misma, mover bienes de un punto a otro”.

Dicen que la tercera es la vencida, ese fue el caso de ustedes con Y Combinator…

“Habíamos aplicado dos veces antes. Primero con el modelo delivery y después con el modelo actual. Era una entrevista de 10 minutos exactos. Viajamos desde Córdoba y tuvimos casi 15 hs de vuelo contando las escalas, para una reunión de 10 minutos y encima no entrábamos. A la tercera vez, ya habíamos empezado a crecer y nos terminaron llamando. Me llamaron un día a la una de la mañana, ya me estaba por ir a dormir. Mis socios no lo podían creer, no sabían si todavía estaban dormidos cuando les conté que habíamos quedado en el programa”.

¿Cómo fue el después de Y Combinator?

“Fue increíble. Nos abrió las puertas para poder levantar inversión. Veníamos siendo un modelo rentable y autosuficiente, no conocíamos nada. Afortunadamente, pudimos levantar una ronda de inversión bastante interesante. Esto nos dio un empuje muy grande para crecer. Pudimos expandir nuestros servicios a la región. Hoy la compañía opera en cuatro países. El crecimiento desde entonces fue una locura. Nos multiplicamos por tres”.

Sin Y Combinator, ¿Estarían donde están hoy?

“Sin esa inversión, probablemente hubiésemos escalado a otro ritmo. Tal vez hubiéramos llegado al mismo lugar, pero en mucho más tiempo. Yo creo que eso hace el capital. Te acelera, te permite tomar un poco más de riesgos, probar cosas nuevas, pero a su vez, tiene su contracara. Priorizar se vuelve más complejo. Cuando tenés muchos más recursos, se abren muchas verticales. Ese fue uno de los daños que tuvimos al principio, pero enderezamos el rumbo a tiempo.”.

¿Cómo maneja las expectativas de los inversionistas? ¿Tienen libertad de ejecución?

“Tomar capital externo y sumar socios externos es una responsabilidad donde la clave está en elegir un socio correcto y que las expectativas estén alineadas entre todos. Es muy importante darle mucha visibilidad al inversor de lo que está pasando, de cómo están yendo las cosas, hasta de algunas decisiones. Las formas de manejar las expectativas es cumplirlas, no hay otra opción. Son inversiones de riesgo y los inversores saben qué cosas malas pueden pasar. No todos los años son buenos ni tampoco todos los meses son malos. Ellos lo saben. Tuvimos la suerte de tener inversores que siempre nos han apoyado, tanto en las buenas como en las malas. En los últimos dos años, tuvimos una muy buena performance y más eficiencia. Somos capaces de hacer mucho con poco. Cumplir es la mejor forma de alinear expectativas”.

Con la inestabilidad qué hay, ¿Les sigue interesando trabajar en Argentina?

“Somos cordobeses. Arrancamos en Córdoba y por supuesto que nos sigue interesando Argentina. Apostamos mucho a nuestro país y, a pesar de todas las dificultades y desafíos que tiene Argentina como país, no deja de ser una de las economías más importantes de América Latina, detrás de Brasil y México. Es muy interesante la adopción que hubo en Argentina de todo el e-commerce, una de las más altas de la región. Seguimos apostando muy fuerte al mercado argentino y con mucho interés”.

¿Crees qué benefician a Córdoba, Argentina y Latinoamérica de alguna forma?

“No sé si directamente beneficiamos al ecosistema en Córdoba, Argentina o Latinoamérica. Creo que ayudamos a muchos emprendedores a que emprender sea mucho más fácil. La pata logística siempre es algo complejo. Nosotros, lo que intentamos hacer, es simplificar procesos, que el emprendedor pueda enfocarse realmente en producir lo que sabe y nosotros encargarnos de lo que sabemos: logística. Ese es nuestro impacto más grande. Siempre intentamos ser un modelo a seguir en algunos puntos y creo que hay muchos caminos para aprender, hay muchos caminos exitosos. Creo que nuestro camino no es tan relevante como otros”.

El futuro es clave. ¿Qué objetivos tienen a corto, mediano y largo plazo? ¿Tienen pensado expandirse a Europa?

“Tenemos un objetivo sencillo. Hoy en el mundo conseguir capital es mucho más complicado y en Argentina eso tiene un impacto muy grande. Eso provoca que sea difícil levantar nuevo capital en los próximos meses. Por eso, nuestro objetivo es llegar a la rentabilidad. Hoy estamos yendo en esa dirección. Queremos seguir creciendo en los niveles que venimos creciendo. Venimos multiplicando el tamaño de la compañía en facturación año a año. Seguir el camino del crecimiento y la rentabilidad son dos caminos clave. Hoy no se puede pensar ni en tan corto ni en tan largo plazo. Nosotros hoy estamos enfocados en América Latina y no tenemos más planes de expansión en los países que ya estamos. Hoy trabajamos en cuatro países y todavía queda mucho trabajo por hacer en esas regiones”

¿Qué le dirías a los jóvenes que se encuentran emprendiendo y sufren distintas complicaciones?

“Creo que hay que tener el nivel justo de perseverancia. Es muy importante. Siempre van mal las cosas, en cualquier cosa que hagas. Muchas veces te rechazan, te dicen que no. Pasa todo el tiempo. Una cosa es seguir adelante con algo que se está construyendo y va a agregar valor, y otra cosa es desarrollar una solución y después buscar el problema o inventarlo para ver a quién se lo vendemos. Ahí es cuando uno debe pensar y ser realista. Mi problema no existe y nadie va a comprar una solución. Encontremos la forma en la que sí podamos hacer algo que tenga valor y que nuestros clientes nos amen”

Por Mariano Migliazzo