Arquitectura |

Cocinas con islas

La isla se ha convertido en un elemento imprescindible de las cocinas abiertas. Práctica, funcionales y decorativa, este elemento se adapta tanto a cocinas de grandes dimensiones, como en aquellas de reducido tamaño.

POR LIC. JULIETA VARRONI

Las islas en las cocinas además de ser un elemento funcional y una pieza de enorme valor estético, se han convertido en un objeto de deseo que marca tendencia en decoración. Una isla en tu cocina logrará que la distribución sea más fluida, ayuda a crear otro ambiente propicio para socializar y un espacio de almacenaje perfecto. Su elección, diseño, estilo y dimensiones dependerá del uso que le vayas a dar. Las islas son una tendencia que, si bien ocupan espacio, funcionan como elemento para ampliar la superficie de trabajo para preparar los alimentos, ofrece un lugar extra para desayunos o comidas informales, como así también invitan a compartir el momento de cocinar con familiares y amigos.

Las cocinas grandes invitan a colocar una isla que se convierta no solo en el corazón de la habitación, sino también en la zona de cocción y de trabajo. Si tenés una cocina grande, no será problema instalar una isla. En caso de que tu cocina sea pequeña, una isla te permitirá aprovechar al máximo cada rincón. La funcionalidad de una isla dependerá del espacio que podamos darle y de la distribución de la habitación en sí.

Una isla ofrece un espacio de trabajo extra y funcional - Imagen El Mueble.jpg

Estilo y tamaño

Para instalar una isla, es necesario tener en cuenta: medidas, función y diseño. El espacio nunca tiene que ser una excusa para no tener una cocina con estilo. Sus dimensiones dependerán del tamaño general de la habitación, para ello es importante tener en cuenta las medidas mínimas para tener una cocina funcional y que haya una distancia de al menos 80-90cm entre la isla y el mueble o pared más cercanos para facilitar los recorridos y el movimiento en esta zona de trabajo. En función del tamaño de tu cocina, la isla puede fijarse a la pared y ser la prolongación de la cocina o bien una extensión de la mesada, así lograras tener una isla en pocos metros. Con una buena planificación, es posible tener una isla en una cocina pequeña también, solo debes respetar las distancias mínimas de paso. En caso de no contar con ese espacio, podés optar por un elemento portátil a modo de isla que sirva como superficie de preparación de alimentos.

La isla no solo tiene capacidad funcional, también sirve de complemento decorativo al mobiliario de la cocina, por ello debemos atender su diseño, color y formato. La isla suele construirse en los mismos materiales que el resto de la cocina, pero también podemos convertir la isla de la cocina en un punto focal con un revestimiento o acabado que contraste con el del resto del mobiliario. La mesada de esta debe ser de materiales nobles y resistente como el granito, piedra, mármol, etc.

Separador de ambiente

En las cocinas de concepto abierto, las islas se convierten en el elemento ideal para dividir los espacios, sin cerrar visualmente la apertura de la habitación.

A esto se le puede agregar el cambio de suelo, ya que, al usar diferentes azulejos, cerámicos, porcelanatos u otros materiales, se crea una división en el espacio de zonas, lo que se conoce como zonificar visualmente un espacio.

Una superficie extra

Son muchas las ventajas de tener una cocina con isla, ya que se considera una superficie extra donde podemos trabajar cómodamente. En muchas islas se instala la bacha o incluso las hornallas superiores. Por otro lado, se puede diseñar con armarios internos para conseguir más espacio de almacenaje. Además de las zonas de trabajo, las islas de cocina pueden integrar zonas de desayuno, actuando como barras a las que se acompaña con banquetas.

En cuanto al espacio para guardar de la isla hay diferentes opciones. Además de puertas y cajones, la isla puede incorporar estantes en los laterales e incluir una mini bodega.

La isla tiene capacidad funcional y sirve de complemento decorativo al mobiliario de la cocina - Imagen El Mueble.jpg

La iluminación sobre la isla

La iluminación es uno de los elementos más importantes en decoración. Para que la isla sea funcional, es importante acertar con la iluminación en esa zona de trabajo. Es importante contar con iluminación directa sobre la propia isla. Dependiendo de sus dimensiones, se puede jugar con la longitud, disponiendo de dos o más luminarias sobre esta. Las piezas colgantes, son muy decorativas. Con respecto a la calidad de la luz, es importante contar con una luz fría en esta zona, ya que es la que mayor intensidad exige.