Río Cuarto | condena | Prisión | mujer

Caso Del Fa Svolos: por teleconferencia, le revocaron la domiciliaria a Rinaldi

Es el productor condenado por el secuestro coactivo de una mujer embarazada de la que no se volvió a tener noticias desde 2006.

La Justicia riocuartense revocó el domingo pasado dos prisiones domiciliarias a través del formato de teleconferencia.

Se trató de las primeras experiencias de esta naturaleza que un Juzgado de Ejecución lleva adelante en la provincia.

En este caso, el juez Emilio Andruet les revocó la prisión domiciliaria a un hombre y a una mujer oriundos de Laboulaye que habían violado ese beneficio.

Por ese motivo, deberán continuar sus condenas en el Servicio Penitenciario número 6 de Río Cuarto.

Uno de los casos que fueron tratados el fin de semana involucró al productor rural Jorge Omar Rinaldi (72), quien fuera condenado a 18 años de prisión por el secuestro coactivo de Andrea Del Fa Svolos, la mujer que desapareció en diciembre de 2006 y de quien nunca más se volvió a tener noticias.

Después de aquella condena, Rinaldi estuvo alojado en Bouwer, hasta que logró el beneficio de la prisión domiciliaria cuando cumplió los 70 años de edad.

Ahora, el Juzgado de Ejecución confirmó que Rinaldi deberá cumplir su condena entre rejas porque en varias ocasiones se lo vio violar la obligación de no moverse de su domicilio.

Antes de la emergencia sanitaria, el propio Andruet viajó a Laboulaye y constató que ni Rinaldi ni una mujer que estaba condenada por otro hecho cumplían su obligación.

En esa oportunidad, ambos fueron enviados a la cárcel y el domingo pasado Andruet ratificó su decisión.

En la audiencia a distancia el magistrado y el abogado defensor, Mariano Torres, estuvieron en una sala de Tribunales, el fiscal Julio Rivero siguió la audiencia desde su domicilio y los acusados lo hicieron desde el establecimiento penitenciario.

Vargas Parra

Otro de los internos que deberán continuar cumpliendo su condena en la cárcel local será José Francisco Vargas Parra.

En los últimos días, el mayor de los integrantes de la familia condenada por la desaparición de Nicolás Sabena hizo un nuevo intento por lograr el beneficio de la prisión domiciliaria, pero resultó infructuoso.

Cuando cumplió los 70, Pepe Vargas invocó el factor de su edad avanzada para tratar de seguir cumpliendo condena en su casa, pero no lo logró. Ahora adujo, además de su edad, la situación de encontrarse entre la población de riesgo por la pandemia. Nuevamente, la Justicia le denegó la domiciliaria y Vargas Parra tendrá que seguir en la cárcel.

A.F. Redacción Puntal

FUENTE: Puntal.com.ar