Opinión | conocimiento | Vicentin |

Cosas que es posible construir con los abordajes correctos

Lunes 22.- “Con un buen abordaje del error, también se construye conocimiento”.- Tenía que pasar: los mismos ortivas que la semana pasada se ensañaron con Axel Kicillof porque se le mezcló el feriado de Güemes con el de Belgrano -y antes lo habían castigado por su gesto solidario de pedir que “siempre haiga un mango” para el que lo necesita- ahora hacen blanco en las maestras del ciclo de la Televisión Pública y el Canal Encuentro “Seguimos Educando” por ciertas heterodoxias matemáticas y ortográficas con que se han venido despachando. Uno esperaba, frente a los ataques de la patrulla culturosa anticuarentena, la respuesta de que “queso rayado” no se refería a un lácteo desmenuzado con un rallador sino a uno que había perdido la cordura frente a la posibilidad de que después de Vicentin vayan por SanCor o que “hervívoro” no era un animal que come hierbas, sino uno que se cocina en agua hirviendo como el humor social en tiempos de aislamiento. Pero no. Con hidalguía han salido a reconocer los errores, aunque destacando de paso la astucia con que lo han aprovechado pedagógicamente, un guiño que sugiere que estaba todo fríamente calculado: “Pusimos que 4,35 x 10 es igual a 40,35 a propósito para ver si se daban cuenta”. Pero lo mejor de la explicación de la funcionaria a cargo del programa fue: “Los que están al frente de las cámaras son docentes reales”. ¿No resulta tranquilizador saber que cuando los chicos vuelvan a las aulas son estas mismas constructoras de conociemiento las que van a estar ahí para abordar positivamente las chambonadas que se mandan?

Martes 23.- Luego de dar positivo de Covid-19, Djokovic pidió disculpas por el torneo que organizó.- Pero la construcción heterodoxa de conocimiento a través de buenos abordajes de las patinadas no es exclusiva de las autoridades del sistema educativo ni de la Argentina. Por el contrario, aquí tenemos al genio que advirtió que podría dejar de jugar al tenis si pretenden obligarlo a vacunarse, puso por escrito que su vida cambió gracias a la dieta vegana, la supresión del gluten y la “ telequinesis y telepatía, dones de un orden superior, la fuente, el dios, que nos permite comprender el poder y el orden superior en nosotros mismos”, y se pasó por el mango de la raqueta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, mirá si la tiranía de los científicos iba a saber de medicina más que un inquieto buscador aficionado de las verdades ocultas con tiempo y plata para despuntar el vicio. Después de terminar contagiados él, su familia, los demás tenistas participantes del evento y no se sabe cuántos concurrentes a las festicholas que se armaban después de los partidos, hubiéramos esperado una declaración del tipo: “¡Pero el espíritu está más sano que nunca!”, pero terminó demostrando que incluso los telépatas que comprenden el orden superior pueden tener la humildad de recular para construir sabiduría con un buen abordaje de la ignorancia.

Miércoles 24.- Sancionaron a policías bonaerenses filmados cuando intentaban reventar un globo pisándolo con un patrullero.- Ya sabemos que en la incansable lucha contra el delito hay jefes de Drogas Peligrosas que de tanto detener peligrosos narcotraficantes terminan quedando inadvertidamente como distribuidores exclusivos de la merca en la jurisdicción de la comisaría respectiva, o titulares de Sustracción de Automotores que se la pasan cerrando desarmaderos hasta dejar abiertos únicamente aquellos que, como están inscriptos a nombre de sus esposas, novias o abuelitos, dan garantías de transparencia en el reciclado de repuestos. Pero la tarea de estos efectivos, un masculino que manejaba y un femenino que, suponemos, daba su voz de aliento, demuestra que el heroísmo y la dedicación de estos servidores públicos tienen maneras de expresarse que quedan ocultas ante el ojo de quienes se benefician con ellas. No sabemos por qué les aplicaron esos días de suspensión: si se debió a que la frustración provocada por las maniobras elusivas del endiablado adminículo inflable los terminó por obligar a cejar en su propósito, creemos que en tal caso se habría cometido una injusticia, porque según el registro fílmico dieron marcha atrás siete veces antes de aflojar, así que nadie puede acusarlos de haber fracasado por indolentes o flojos o poco profesionales. En cualquier caso, estamos esperando la explicación del supremo explicador Sergio Berni sobre el acto de arrojo de sus subordinados, que se nos ocurre podría ser: “Con un buen abordaje del boludeo, también se construye seguridad”.

Jueves 25.- La oposición denuncia que Cristina Kirchner “apagó los micrófonos” durante la sesión que trató el caso Vicentin.- Y sí, es normal que nuestra lideresa histórica pierda la paciencia cuando las discusiones se alargan sin ninguna necesidad, una vez que ha quedado establecido que las cosas son como son, y en caso de subsistir alguna duda se ha aclarado que son como ella dice que son. Si, como sabemos, llega a perder un ápice de su natural bonhomía y buena onda en un diálogo con Parrilli, que será boludo pero no tanto como para contradecirla, es natural que quiera hacer callar a opositores que se aferran a un absurdo reglamentarismo para defender a los empresarios vaciadores que se resisten a entregar Vicentin. Deberían agradecer que les apagó los micrófonos en lugar de pegarles cuatro gritos, como habrían merecido, culpa de otra regla absurda como la de que debe limitarse a conducir la sesión y no a intervenir más que para chicanearse con una senadora machirula que insiste en llamarla “señora presidente”. Imaginemos el indecible sufrimiento de una oradora de su categoría al verse obligada a decir “tiene la palabra” el senador tal y tal, cuando la única dueña de la palabra ya sabemos quien es. No, si lo menos que podía hacer era dejarlos rumiando la bronca frente a las computadoras o las tablets. Como para que les quede en claro, de acuerdo con la modalidad de aprendizaje que es leitmotiv de la columna de hoy, que “con un buen abordaje de la mordaza también se construye escarmiento”.

Viernes 26.- “Yo no lo tengo a Néstor, a Lugo, a Evo, a Correa, a Lagos, a Chávez; a duras penas somos dos los que queremos cambiar al mundo: uno está en México, que es López Obrador, y el otro soy yo”.- El lamento de Alberto en la charla virtual con Lula durante la cual conversaron sobre los males del neoliberalismo, el coronavirus y el lawfare, así como de los buenos viejos tiempos que ya volverán cuando los pueblos se pongan de pie, nos ha dejado estupefactos. No tanto porque México va derechito a competir con Brasil en el liderazgo regional de número de muertos por la pandemia, con un presi que aconseja a su pueblo no dejar de concurrir a los restaurantes y a las fondas (lo que reflejaría diferencias estratégicas, si no en cuanto a cómo cambiar el mundo, al menos sobre cómo llegar vivos al momento oportuno para hacer la revolución), sino por las omisiones: ¿realmente somos a duras penas dos? ¿Y Daniel Ortega y las manifestaciones masivas del sandinismo contra el Covid-19? ¿Y este muchacho cubano que reemplazó al hermano de Fidel en la misión de hacer extrañar a Fidel? Y sobre todo, ¿y el “hijo de Chávez” que convoca a defender el legado bolivariano de la diabólica arma biológica imperialista con un tecito de hierbas naturales? ¿Será acaso que con un buen abordaje del discurso progre podemos construir guiños al establishment capitalista? Si es un “descuido”, bueno, da la sensación de ser el tipo de descuido de los que generan furia sorda en el Instituto Patria, desde donde sabrán seguir construyendo conocimiento con un oportuno correctivo del error.