Río Cuarto | Consumo | casos | provincia

Alerta por el aumento de consumo de bebidas alcohólicas en cuarentena

Especialistas indican cómo se enfrentan las adicciones durante el aislamiento y destacaron la utilización de las redes para mantener el vínculo con los pacientes. Sin embargo, dicen que en el encierro se potenció el uso de algunas sustancias y lo vinculan con casos de violencia.

El aislamiento obligatorio contra el coronavirus generó hábitos, rutinas y consumos diferentes de los que se venían manejando y desde las organizaciones que combaten las adicciones mantienen programas de atención a las personas que se ven afectadas. Con un fuerte trabajo con las redes sociales y nuevas tecnologías, los tratamientos se mantienen a distancia en toda la provincia. En tanto, se manifiesta la preocupación por el aumento en el consumo de bebidas alcohólicas y la marihuana en cuarentena.

En diálogo con Puntal, Darío Gigena Parker, secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones de la Provincia, comentó que “hay varias aristas de trabajo y, depende de los niveles, se van resolviendo con distintos medios”.

El funcionario destacó: “A nivel territorial tenemos un desarrollo en los barrios que ha pasado a una instancia de virtualidad y los equipos pasaron a apoyar las tareas del Ministerio de Salud como lo son las vacunaciones”, dijo y agregó: “Los talleres que eran presenciales, a partir de una propuesta definida con los mismos vecinos, como por ejemplo lo que fueron las escuelas de boxeo, se han convertido al trabajo virtual y con atención por teléfono. La RAAC (Red Asistencial de las Adicciones de Córdoba) en sí contempla que cada municipio define cómo atender, la mayoría lo ha propuesto desde una modalidad virtual, con llamadas o videollamadas en los casos que tengan el soporte tecnológico para hacerlo”.

- ¿Afectan al trabajo que se realiza con estos pacientes la distancia y el contacto por videollamada?

- Esto tiene sus ventajas, como que podamos ingresar en las viviendas de estas familias y conocer cómo viven, cómo es el día a día, algo que no se presenta en el consultorio. Es algo que brinda una posibilidad, esto de tener vías de comunicaciones alternativas. Hay situaciones más complejas en las que se deben derivar a las guardias de los hospitales y uno pierde la posibilidad de seguir esos casos. Estoy satisfecho porque esa gente que se está atendiendo, de alguna manera, tiene la posibilidad de ser atendida en casos en los que no se requiere la revisación física.

Gigena Parker aclaró: “Los pacientes más complicados, del nivel 3, debemos derivarlos a los hospitales, aunque se entiende la situación sanitaria por la que estamos pasando y a qué está abocado todo el sistema”.

- ¿Cómo se está trabajando en la provincia con la internación de los pacientes más afectados?

- Una parte nos compete y otra es de otras áreas del Ministerio de Salud. El último nivel con el que se trabaja, el 4 que corresponde a las comunidades terapéuticas, funciona normalmente con las adecuaciones de toda institución de salud, pero con el trabajo de las dos públicas que tiene la Provincia: en San Francisco y en Santa María, que reciben a gente de todo el territorio cordobés, más los convenios que se tienen con ONG. Aquí, las visitas familiares son virtuales, con los mismos horarios pero por videollamada,

El funcionario destacó que los cambios en las rutinas, los consumos provocados por la incertidumbre y las tensiones que genera el contexto derivan en otras problemáticas que deberán tenerse en cuenta. “El combo que tiene la población que lo expone a riesgos, por la falta de estructuras y orden en sus hogares, son aspectos que en las comunidades terapéuticas ya están contemplados y tenidos en cuenta para el tratamiento”, señaló Gigena Parker, conceptos que, aseguró, deberán ser tenidos en cuenta en los centros de aislamiento que se establezcan en toda la provincia por el coronavirus para determinar normas de convivencia entre muchas personas.

- ¿Han notado más consumo de sustancias en el marco de estas medidas?

- Si bien no tenemos estadísticas oficiales, manejamos datos a partir de lo que nos comparten nuestros pacientes. En este sentido, vemos que el consumo de alcohol ha aumentado significativamente. Un error que cometen los gobiernos es mantener el vino y la cerveza como producto esencial de Precios Cuidados, algo que es un despropósito porque es el problema de salud pública número uno, el del consumo desmedido de alcohol. Se asocia este consumo al aumento de violencia familiar y de género, porque el alcohol genera desinhibición y se potencian las emociones. En tanto, la marihuana es de fácil acceso, aunque una gran parte sea importada y está vinculada al narcotráfico, también hay una producción local que no limita su acceso, por lo que creemos que subió su consumo. En la cocaína, en tanto, creemos que no habrá aumento, al contrario, disminuirá, porque no se produce aquí. Si bien hay cocinas, el origen no es de aquí. Sabemos que se ha encarecido hasta en un 200%, porque es más difícil conseguirla, y esto si bien es una oportunidad para combatirla, también puede ser un problema porque el que tenga una gran necesidad de consumo podrá hacer cualquier cosa para conseguirla.

En Río Cuarto

En Río Cuarto, una de las coordinadoras de los programas de Sedronar (Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación), Verónica Delgado, explicó que se está trabajando con poca presencialidad. “Las actividades son de acompañamiento telefónico desde el principio del aislamiento, porque siempre trabajamos en lugares de salud como dispensarios, donde los riesgos son mayores”, sostuvo la especialista.

- ¿Cómo realizan las terapias?

- Se sostiene la terapia individual de manera telefónica con quienes ya venían participando del dispositivo, y se ofrecieron números de teléfono para quienes en este tiempo les surgiera la necesidad de consultar, aunque no ha habido demasiados contactos en este tiempo. Por otra parte, nosotros hacemos actividades de promoción de derechos, como talleres, y el acompañamiento se mantuvo telefónicamente de distintas maneras, como con los grupos de WhatsApp.

Delgado comentó: “En ese tipo de intervenciones nos enfocamos en cubrir necesidades básicas, apareció la de la alimentación como principal, porque la mayoría de las personas con las que trabajamos realizan actividades de changas y no han podido sostener el ingreso que tenían para sus familias”, dijo y aseguró que en este sentido han articulado permanentemente con el Municipio y con los programas que les han ofrecido, “y les hemos dado asistencia para el acceso a las ayudas que ha entregado el gobierno nacional”, completó.

- ¿Qué riesgos observan derivados de lo que son los alcances de la cuarentena?

- El encierro genera muchas cuestiones de violencia, de malestar, cosas que agravan una realidad que en varios casos no venía bien. No sentimos que el consumo se haya intensificado en este tiempo, las personas que acompañamos tampoco nos han manifestado que haya ocurrido y que hayamos tenido que acompañar ante un caso extremo. Pero sabemos que los ambientes de la casa pueden ser hostiles y se intensifican en este contexto, con algunas situaciones de violencia que hemos tenido que acompañar más.

Delgado comentó que desde el equipo de Sedronar buscan “brindar rutinas, algo con lo que venían trabajando, y con el corte por la cuarentena no se hizo fácil”. Precisó que así es como, con la profesora de Educación Física, les envió rutinas de ejercicios y añadió: “Otros han podido hacer huertas en sus casas y hemos ayudado para el sostenimiento de las actividades educativas, debido a que algunos de los chicos habían empezado las clases y nosotros tenemos articulación con las escuelas a las que asisten”.

En este marco, si bien el fuerte es el vínculo con el uso de las redes, Delgado explicó que “la principal dificultad es la conectividad, algo que en otros contextos funciona muy bien, pero en las poblaciones más vulnerables no es tan fácil”.

Finalmente, la coordinadora de los programas destacó: “La presencia en los barrios estos 5 años nos ha permitido mantener el contacto con las familias desde otro tipo de vínculo, incluso ellos han transmitido nuestros teléfonos a otras personas que lo han necesitado” y completó: “Nosotros solamente vamos al barrio una vez por semana ante casos muy puntuales y urgentes”.

Francisco Pipino es director de una comunidad terapéutica en Río Cuarto y subrayó que los ritmos que se manejan normalmente en estos espacios para los tratamientos ayudaron a encarar el aislamiento obligatorio, sólo se restringió el contacto con los familiares.

“Lo primero que se tuvo en cuenta fue el aislamiento social, preventivo y obligatorio, por lo que se limitaron las guardias, que es lo que se propuso desde Sedronar con las guardias mínimas”, indicó Pipino, quien agregó: “En tanto, se mantuvo el contacto con los talleristas con la modalidad virtual en algunas de las actividades que se podían continuar, como lo recreativo y lo terapéutico se siguieron con un acompañamiento con herramientas virtuales. En ningún momento se dejó a los chicos sin los servicios de rehabilitación”.

- ¿Cómo se trabajó con los familiares?

- Algo que se restringió fue la visita de los familiares, para evitar la circulación de gente, y en sustituto de esto se han hecho videollamadas con los familiares para tener el contacto. En los casos de una consulta médica más urgente, se hizo el contacto con los nosocomios correspondientes.

“Cada chico destaca que este contexto no le genera una gran modificación, sino que lo es para la familia que no puede ir a verlos. Ellos suelen recibir las visitas cada 15 días y ahora hace más de un mes que no lo hacen”, comentó Pipino.

- ¿Qué sucedió con los casos de pacientes ambulatorios?

- Los ambulatorios, en cambio, se debieron suspender, se hace un seguimiento virtual, pero no tienen contacto con el resto de los chicos. La ventaja de la comunidad terapéutica es que, al estar en un contexto de encierro, es más fácil abordarlo y adecuar los tratamientos de los chicos.

Finalmente, el director de la comunidad remarcó el valor de haber sumado a las familias en la modalidad virtual. “Hizo que tuviéramos una mayor comunicación junto con los chicos y terapeutas, porque se pudo informar cualquier novedad con todos los profesionales intervinientes, que quizás en lo presencial estaban más desentendidos en este sentido”, sostuvo.

Luis Schlossberg. Redacción Puntal

FUENTE: Puntal.com.ar