Regionales | Coronel Moldes | María Auxiliadora | procesión

Coronel Moldes celebró 100 años de vida parroquial y homenajeó a María Auxiliadora

Ayer gran cantidad de fieles escoltaron a su patrona y protectora del agro argentino en la procesión. La Virgen llevó una gran corona realizada por un grupo de vecinos de la localidad por el centenario parroquial

Coronel Moldes homenajeó a su patrona y protectora del agro argentino, María Auxiliadora, con la tradicional procesión por las calles de la localidad.

Pero esta ocasión fue especial, ya que un grupo de vecinos decidió realizarle un regalo por los 100 años de la parroquia María Auxiliadora: una gran corona.

“Fue una experiencia muy especia. El padre Hugo tuvo la idea de recuperar un poco esa parte de las costumbres del pasado”, dijo José Roggero, quien fue uno de los que realizaron esta corona para la celebración del centenario.

Como bien lo expresa el moldense, esta corona formaba parte de peregrinaciones antiguas. Este gran accionar de los vecinos y la colaboración de muchos comerciantes que donaron el 100% del material para realizarla son reflejo de cómo el pueblo logra recuperar costumbres del pasado.

Alrededor de las 7.30, las campanas anunciaron el cumpleaños de la Virgen.

Más tarde, aproximadamente a las 10.30 horas, se llevó a cabo el desfile de instituciones frente a María Auxiliadora.

El despliegue fue acompañado por la banda de música militar Brigadier Juan San Martín, abanderados, escoltas y grupo de desfile del Área de Material Río Cuarto.

Decenas de vecinos participaron de la celebración que comenzó días atrás con la realización de la novena y diversas acciones religiosas en el pueblo, como así también de la santa misa y la solemne procesión con la sagrada imagen por las calles del pueblo, presidida por monseñor Adolfo Uriona; el vicario general, Juan Carlos Giordano, el cura párroco Hugo Daniel Sánchez y otros sacerdotes.

Gran cantidad de fieles se acercaron en las primeras horas de ayer a la parroquia para acompañar la salida de la imagen de la Virgen.

Muchos de ellos presenciaron la bendición de herramientas de trabajo del campo y de todos los trabajos y oficios.

Al finalizar la misa hubo una consagración de la vida y de las familias a nuestra madre, la Virgen Santísima.

En tanto, en el marco de los festejos patronales, anoche -al cierre de esta edición- se realizaba una cena y baile en el Club Everton.