Arquitectura | cortinas | funcionalidad | ambiente

Claves para elegir las cortinas según la funcionalidad de cada ambiente

¿Hasta el piso o solo la ventana? ¿Qué combine con los pisos o con las paredes? ¿Oscuridad total o un grado de traslucidez?

Al momento de definir las cortinas adecuadas según al estilo decorativo o la funcionalidad de cada ambiente surgen varios interrogantes y una buena decisión traerá aparejado a futuro la conformidad en la elección de ese componente que a veces subestimamos.

Existe una variada multiplicidad de alternativas creadas para satisfacer los distintos usos y estilos decorativos y analizando algunas variables podemos llegar a dar con una decisión acertada. A continuación enumeramos una serie de consejos y recomendaciones a tener en cuenta al momento de pensar qué tipo de cortina entregaría los mejores resultados en función de cada espacio del hogar u oficina.

Características de la ventana

El formato de la ventana como así también la orientación en la que se encuentra determinará el grado de asoleamiento que la misma se expone en las distintas estaciones del año. Analizar esas cualidades nos permitirá tener una idea inicial respecto de la cortina que pueda resultar más apropiada en cuanto a funcionalidad y será la necesidad o no de lograr transparencia lo que nos llevará en primera instancia a decidir por una tela más tupida que frene los rayos del sol, o bien, otra más permeable.

Cantidad de tela

Una manera común de calcular los metros necesarios de tela se define sumando 30 centímetros de extensión al ancho real de la ventana y luego multiplicar esa extensión por 2 hasta 3, en función de cómo queremos que luzca nuestra cortina. Es decir, a mayor múltiplo, mayor cantidad de frunces mostrará cuando permanezca cerrada.

El largo ideal

Así como en el ancho rige el gusto personal también pasa lo mismo con el alto, pero lo recomendable es que al menos cubra desde la parte superior del dintel hasta al menos unos 15 centímetros por debajo de la ventana. Asimismo, las tendencias decorativas indican que las cortinas llegan casi al ras de la superficie del suelo mientras que también están los que gustan que la tela roce el piso, de manera tal que al permanecer recogidas en los extremos remarquen su cadencia.

Y un consejo a tener en cuenta al momento de reforzar esa idea de “caída” es elegir lo que se conoce como “telas pesadas”, tales como las sedas salvajes o los linos gruesos. Asimismo, si la intención es utilizar telas frescas, se puede optar por arpilleras de algodón, linos con seda, o bien, lonetas.

Jugá con el diseño

Por su ubicación o por su tamaño, hay ventanas que ganan protagonismo en una casa y es allí en donde tenemos que concentrar nuestros esfuerzos para poder sacar el máximo aprovechamiento y convertirla en el centro de las miradas con nuestras cortinas. Es por ello que puertas ventanas o las mismas aberturas de los dormitorios pueden invitarnos a jugar con el diseño teniendo como referencia el entorno circundante. Cortinas con visillos o caídas con estores vestirán de la mejor manera nuestras aberturas realzando así a todo el ambiente.

Barrales que complementan

La elección de las cortinas también debe pensarse en función del diseño de los barrales elegidos. Existen en el mercado una variada gama de estos componentes que pueden combinarse con los herrajes de otras aberturas del hogar, o bien, adquirir identidad propia en cada cortina.