Arquitectura | cortinas | apertura | luz

Toldos y cortinas, cómplices del diseño y el control solar

Existen múltiples alternativas al momento de regular el contacto visual entre ambientes, el paso de iluminación natural y la protección de temperaturas. Diversos sistemas de apertura, materiales, texturas e infinidad de colores y terminaciones se conjugan para ofrecer productos acordes a cada necesidad

Hay componentes y accesorios a la obra de arquitectura que cumplen roles clave para que la misma funcione como esperamos. Sin duda que un cuidado análisis previo del asoleamiento al que se expondrá la obra en cuestión durante los 365 días del año sentará las bases del proyecto en relación con todo lo referido al comportamiento ante factores climáticos.

Pero una vez resuelto el diseño en torno a las orientaciones, podrá personalizarse el funcionamiento de cada una de las aberturas en su diálogo con el espacio contiguo.

Sunset.EnrollablesDuo.Comedor.Blancas-2..jpg

En ese ámbito de la arquitectura nos sumergimos para conocer cuáles son las alternativas que hoy ofrece el mercado y el submundo de los toldos y cortinas nos sorprende por la multiplicidad de productos destinados, no sólo al control solar y visual, sino también como elementos de diseño.

La tecnología ha evolucionado en todos los campos y en estos casos en particular se traduce en variados sistemas de apertura y cierre, en materiales resistentes a la exposición solar pero que a la vez controlan el caudal de iluminación que los atraviesa y las distintas opciones para ser combinables con el diseño general de una casa.

Si por caso hablamos de cortinas, se pueden encontrar desde las tradicionales que corren a través de barrales (que pueden encontrarse en variados diseños ornamentados), las que se movilizan mediante guías horizontales, enrollables, tipo persiana americana, sistemas verticales, de apertura gradual inferior-superior, entre otras variadas alternativas.

Patricia López, responsable de Arte y Deco, comenta que en materia de cortinas se pueden encontrar distintas variedades, ya sea por su sistema de apertura como por su composición general.

Las enrollables se ofrecen en distintas versiones y admiten un accionamiento manual o motorizado. Las tradicionales black out y screen, que se diferencian por la interrupción total o gradual según porcentuales del paso de luz, son quizás las más conocidas en el mercado.

Pero a ello se le suma también las cortinas enrollables dúo que combinan una doble tela que alterna franjas opacas y traslúcidas. Las mismas se superponen y permiten regular el paso de la luz de acuerdo a su posición.

Abiertas mantienen las visuales y cerradas ofrecen un alto grado de privacidad. Su accionamiento también puede ser manual o motorizado.

Enrollables duo.jpg

Otra posibilidad para lograr ambas funcionalidades es combinar una cortina screen con una black out y obtener así distintas respuestas al momento de requerir el paso de iluminación o interrumpirla.

Otra alternativa está dada por la incorporación de telas decorativas con diferentes motivos y colores. “Se adaptan muy bien al diseño de cada ambiente y en general se recurre al uso de colores neutros, por tratarse de un componente perdurable en el tiempo”, explica Patricia, quien es representante de la firma Sunset.

Enrollables tela.jpg

Las cortinas verticales constituyen otra opción al momento de regular el paso de la luz. La posibilidad de direccionar el ángulo de las tiras que la conforman y de retraerlas horizontalmente hacia uno de los extremos permite graduar de 0 a 100 por ciento el paso de luz y el contacto visual interior-exterior.

Cortinas horizontales

Las cortinas horizontales se presentan con sistema de apertura y cierre del tipo persiana americana y están preparadas para poder accionarse tanto de forma manual como motorizada.

En terminación madera, no sólo aportan la calidez de la veta al ambiente, sino que brindan la posibilidad de controlar al máximo el paso de los rayos del sol.

Horizontales madera.jpg

También las de aluminio, que a la vez se presenta liso o microperforado, sumando otras prestaciones a la funcionalidad que las sustenta.

Entre algunos de los modelos de la firma que representa el comercio consultado, se podían advertir líneas de cortinas con diseños novedosos.

Entre ellas, las cortinas Nantucket, conformadas por láminas horizontales de tela suspendidas entre dos velos traslúcidos, que tamizan la luz generando ambientes muy elegantes y cálidos. De acuerdo a su posición, permiten mantener las visuales o generar privacidad total. O las cortinas celulares, que presentan tela con diseño de celdas, ofrecen una alta protección térmica y permiten reducir el consumo energético.

Celulares fuelle.jpg

Toldos para aprovechar espacios

Los toldos constituyen otro componente que aportan confort a una casa o a cualquier tipo de obra de arquitectura. No sólo sirven para protegernos de la radiación solar y el calor, sino también permiten hacer utilizables espacios que por su exposición climática podían resultar impensados de ser utilizados. Según el tipo de materiales que lo conformen, los toldos también pueden ser útiles para regular la ventilación de un espacio.

La evolución tecnológica permite que puedan ser retráctiles, manuales o motorizados, e incluso controlarse a partir del sistema de domótica con el que pueda estar equipada una casa.

toldos-precio.jpg

“En el caso de los toldos, las telas son de características similares a la Screen pero mucho más resistentes que las cortinas, debido a la exposición a la intemperie que demanda su utilización”, señala López.

Se pueden posicionar de manera vertical, horizontal o en proyección, con despliegue fijo o retráctil.