Tranquera Abierta | CRA | Cartez | Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos

Megagranjas de cerdos: las entidades piden que no afecte a productores locales

El temor es que una parte de la carne sea volcada al mercado interno y eso haría caer fuerte los precios que hoy existen

Los productores porcinos argentinos se debaten entre la oportunidad de escalar en los niveles de producción con la posible asociación con capitales chinos interesados en instalar megagranjas de producción en el país y el temor sobre el impacto que estos emprendimientos pueden tener si la carne termina derivándose en parte al mercado interno y no al gigante asiático como se asegura.

Esas fueron las sensaciones que afloraron en una reunión que organizó una de las entidades que integran CRA a nivel nacional como fue Farer y que contó con la participación de Cartez. Más de 70 productores y dirigentes agropecuarios se reunieron para escuchar la disertación Adolfo Von Ifflinger Granegg, productor y coordinador de la comisión de porcinos de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

El presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), José Colombatto, consideró como “un éxito rotundo por el nivel de participación y la calidad de la disertación” a la charla sobre la actualidad de la producción y comercialización de cerdos en la Argentina realizada de forma virtual. Asimismo, celebró “el involucramiento de Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), quien estuvo representada por muchos productores, pero que nos haya acompañado su presidente, Javier Rotondo, es una alegría doble y a su vez la continuidad de un trabajo conjunto sobre temas de interés para la región Centro”, destacó.

Von Ifflinger Granegg aseguró que “estamos ante un escenario histórico, impensado para los tiempos que corren, generado por la decisión de los gobiernos argentino y chino en firmar un acuerdo país-país para que empresarios de esa nación instalen 25 granjas porcinas de grandes dimensiones cuya producción, en principio, sería destinada íntegramente a la exportación. Significará un aumento del 120 % en la producción nacional. Por el volumen en juego, pensar si tan solo una parte fuese introducida al consumo local, habría un antes y un después en el sistema socio productivo tal cual hoy lo conocemos que modificaría negativamente el mercado. Este sistema, viene logrando aumentar la producción desde 2010 en el orden del 8-10% anual promedio de acuerdo al incremento de la demanda y si se llegase a modificar el objetivo primario de esa producción y se vuelca al mercado argentino sería un desastre. Ejemplos en este sentido sobran en el mundo”, advirtió.

Según el experto en producción porcina “para planificar un aumento de esta magnitud, nos debemos la responsabilidad y el compromiso con las generaciones de productores porcinos futuras en darnos el tiempo necesario, para encontrar la manera más virtuosa, inclusiva y federal para dicho crecimiento”, explicó el productor.

Y agregó: “Si la decisión es crecer, creemos seriamente que dicha oportunidad se les debería ofrecer a los productores argentinos en especial a los pequeños y medianos productores de granos para que se animen a agregar valor en origen, transformando proteína vegetal en animal y con dicho proceso la generación de mayor riqueza que les dará sustentabilidad a su producción de origen, derramándose en forma directa sobre las localidades del interior; fortaleciendo el entramado social agropecuario, con mayor ruralidad, menor concentración productiva, pero más pymes agropecuarias”, remarcó Von Ifflinger Granegg.

La Provincia ratificó su respaldo a la inversión china y espera avances

La Provincia volvió a ratificar ayer el respaldo a la intención de recibir inversiones chinas en megagranjas de producción de cerdos que trascendieron a finales del año pasado pero que cobraron más vigor a comienzos de este 2020. Después, la pandemia demoró el avance de los proyectos que están siendo analizados desde Cancillería de la Nación.

“No vamos a permitir cualquier inversión de cualquier manera. Tenemos que vincular lo útil a lo agradable. Y creo que hay algunos cuestionamientos apoyados en la falta de información”, indicó el ministro de Agricultura de la Provincia ayer en una conferencia vía zoom con periodistas agropecuarios de toda la provincia.

Luego Busso hizo un análisis de la situación y el interés de China: “La Argentina tiene hoy, de manera evidente, una necesidad de inversiones e ingreso de dólares y este proyecto va en ese sentido y apunta además a generar valor agregado a nuestra producción primaria y a multiplicar las exportaciones. Los chinos vienen a poner plata y a asociarse con productores locales para llevarse la carne de cerdo que necesitan para su mercado interno”, explicó el funcionario provincial.

En la misma línea, Catalina Boetto, secretaria de Ganadería de Córdoba, remarcó que “claramente un exceso de mercadería en el mercado interno sabemos que genera problemas de precios para los productores, pero esto no tiene que ver con el proyecto porque está orientado exclusivamente a producir acá para exportar a China. Y lo que hay que tener en cuenta es que cualquier inversión deberá cumplir con todas las normas”, insistió la secretaria, quien agregó que “hay productores locales interesados en asociarse a este proyecto”.

Sin embargo, Boetto admitió que desde Cancillería “no se avanzó en el memorandum de entendimiento con China y hay cosas por resolver”.

En ese sentido, el ministro Busso indicó que “se trata de inversiones importantes que no colisionan con los intereses de los productores más chicos. Tampoco veo hoy tantas inversiones como estas llegando a la Argentina en estos momentos. Tenemos una situación complicada desde lo económico y si algo necesita el país es que ingresen capitales”, remarcó.

Con respecto a los plazos previstos, los funcionarios remarcaron que esperan que haya avances pronto.