Regionales |

Daiana, la primera mujer conductora del camión del Municipio de Villa Huidobro

La joven de 28 años se desempeña como chofer del vehículo regador. Tenía experiencia en manejo de rodados de gran porte, ya que trabajó con su familia en el rubro del transporte de cereal

El Municipio de Villa Huidobro incorporó a la primera mujer chofer de un camión regador. Se trata de Daiana Andrada, quien asegura que le encanta manejar vehículos de gran porte y que hasta hace poco ayudaba a su papá en el rubro de carga de cereal. Ahora se transformó en la primera conductora que realiza la actividad del riego en el pueblo.

La joven tiene 28 años, y se trata de otra mujer que rompe con los paradigmas de oficios que estaban destinados solo para los hombres. Con su licencia habilitante la vecina envió días atrás un curriculum al Municipio, en primera instancia para trabajar como inspectora, pero también en la búsqueda requerían a alguien para conducir el regador. Cuando quedó seleccionada no lo dudó ni un momento y se subió al camión.

“Le había comentado anteriormente al secretario de gobierno municipal que me encantaría trabajar en alguno de los camiones porque ya tengo conocimiento en manejo, así que desde el Municipio me dieron esa posibilidad”, señala Daiana a Puntal.

Pienso que hay muchas mujeres que no se animan a buscar este tipo de trabajo porque creen que es solo para hombres. Pienso que hay muchas mujeres que no se animan a buscar este tipo de trabajo porque creen que es solo para hombres.

Además, comenta que ayudaba a su padre en el trabajo e iba a cargar los camiones con cereal a campos cercanos, ya que “cuando a él le faltaba alguien yo estaba disponible pasar salir, siempre anduve con mis hijos porque no tenía con quién dejarlos”.

En este ámbito donde predominan los hombres, la joven se abrió paso y por ahora tiene como compañero a Mario, un trabajador municipal con experiencia quien la asesora y asiste sobre el recorrido a realizar y otras cuestiones inherentes al oficio.

“Hago lo que me gusta y no le doy

importancia a ciertos comentarios”

La tarea por ahora es un recorrido a diario detrás del sector ferroviario, donde el trabajo consiste en regar las arterias e ir a cargar el camión a una bomba para seguir con el riego en otros sectores.

“Comencé el pasado martes, el Municipio es accesible porque me permiten que lleve los chicos al colegio. Si les pasa algo, me permiten retirarme del trabajo. Comencé con un compañero de trabajo, Mario, que es el que me está enseñando el recorrido que por ahora hago atrás del sector ferroviario. Él me enseña el trayecto a hacer para no estar tanto tiempo con el camión vacío y que me llegue justo el agua”, explica Daiana.

La joven dice que está en proceso de aprendizaje, por lo que aún debe familiarizarse con “el recorrido, capaz que haga un a vueltita más extra hasta que lo aprenda bien o me falte alguna calle sin regar”.

Admite que cuando comenzó con la tarea hubo comentarios buenos y otros no tanto. “Hay de todo, hubo algunos comentarios negativos de parte de algunas mujeres y hombres machistas, pero yo hago lo que a mí me gusta, así que no le doy mucha importancia. Lo que sí es para destacar es que muchos del pueblo me felicitaron por aceptar ese tipo de trabajo, pasa que no es que no hay empleo sino que por ahí muchos no se animan a trabajar de lo que les gustaría”, reflexiona.

“Pienso que hay muchas mujeres que no se animan a buscar este tipo de trabajo porque creen que es solo para hombres, capaz yo sea quien abra la iniciativa de este rubro”, subraya.

Lo cierto es que en estos y otros oficios a nivel nacional en la actualidad se experimenta una participación más amplia e inclusiva.

La joven, para quien manejar camiones es una pasión, agradece al Municipio por la oportunidad y además alienta a otras mujeres a animarse a ocupar estos lugares, ya que está convencida de que una firme voluntad puede derribar muros de prejuicios.

Ignacio Castro. Redacción Puntal