Arquitectura | decoración | descanso | luz

¿Cómo la decoración puede contribuir a un buen descanso?

Distintos factores puede influir al momento de encontrar obstáculos para conciliar el sueño. Los tiempos acelerados que se viven, el estrés laboral, la influencia del período de pandemia, en fin, variables intangibles que influyen al momento de ir en búsqueda de nuestras horas de descanso.

Pero hay otros factores sobre los que podemos tomar el control y son aquellos componentes que nos acompañan en el dormitorio y sobre los cuáles podemos arbitrar medidas tendientes a mejorar nuestra calidad de descanso.

Tomar en cuenta una serie de recomendaciones permitirá un mejor pasar en los momentos de sueño y por ende un desempeño favorable en lo sucesivo porque nos ayudará a reponer energías de la mejor manera.

A continuación, enumeramos una lista de consejos que pueden ser tenidos en cuenta en el hogar para, al menos, apostar por un buen descanso.

Cuarto ordenado, descanso asegurado: el orden de los objetos que conforman y decoran un cuarto es primordial al momento de ir en la búsqueda de un descanso seguro. El caos altera el espíritu, dicen quienes están en el tema, pero lo cierto es que la experiencia es mucho mejor si al llegar a nuestro dormitorio encontramos los almohadones en su lugar, la cama tendida y las sábanas limpias que invitan a sentir su aroma. También se recomiendan colores tenues que contagien la calma y la sobriedad, e intentar reducir la cantidad de elementos decorativos en los dormitorios.

Oscuridad plena: puede parecer una obviedad, pero una habitación bien oscura ofrece mayor calidad de descanso. Por eso es más que recomendable asegurarnos que no haya instancias de filtros de luz exterior y ello se logra verificando que ventanas, cortinas y persianas queden bien cerradas, al igual que las puertas, por donde puede aparecer el resplandor que nos desvíe la atención durante el sueño. Puede parecer extremo, pero apagar los artefactos eléctricos que se encuentren dentro del dormitorio con luz de encendido en modo stand by es otra medida sugerida que evitará que nos concentremos en la ubicación “del puntito rojo” que a veces es objeto de desvelo.

Abstenerse de pantallas: hoy en día el teléfono celular se ha convertido en nuestro máximo aliado pero a la vez puede ser un arma de doble filo si lo tenemos “a mano” en nuestras horas de descanso. Es sabido que ha suplido al tradicional despertador y hoy es centro de la mayoría de funciones de nuestra tarea diaria. Pero debemos ponernos límites en su uso si queremos evitar que sea motivo de desvelo. Porque está demostrado que las ondas electromagnéticas y la luz de las pantallas alteran los ritmos circadianos y la segregación de melatonina, la hormona que regula los ciclos de sueño y vigilia. Por eso, un segundo de tentación en el que interrumpimos nuestro sueño en la madrugada puede interferir en la calidad del sueño y demorar la posibilidad de conciliarlo rápidamente. Por eso se sugiere dejar el celular en otro ambiente, alejado de nuestro sector de descanso, y solamente acudir a él en caso de una emergencia o llamado. La televisión es otro artefacto que puede conspirar con nuestro descanso de la misma manera. Engancharnos con una serie y perder la noción del tiempo hilvanando un capítulo con otro nos puede “pasar factura” al día siguiente cuando la rutina nos convoque nuevamente en horarios diurnos.

Sin ruidos: disminuir a cero la emisión de ruidos es tan importante como disminuir a cero la presencia de luz. Por ello pueden adoptarse una serie de medidas en cuanto a mobiliario y cerramientos que sirvan de aislación acústica de factores externos. No es fácil dormir cuando el ruido del tráfico vehicular o del murmullo exterior llega de manera intermitente a nuestros oídos y paralelamente, es probable que crezca el nerviosismo que alterará más aún nuestro descanso.

Existen distintos objetos de decoración de base textil que son útiles al momento de reducir los ruidos en un ambiente. Por ejemplo, unas alfombras bien acolchadas evitarán que se escuche lo que pueda suceder en el piso inferior y lo mismo puede suceder con un respaldo cabecero textil que sirva de barrera con el ambiente vecino. Las cortinas y paredes enteladas harán también las veces de “corte”, reduciendo así la invasión sonora.

Ambiente ventilado: una buena ventilación diurna renovará el oxígeno contenido en la habitación lo que favorecerá posteriormente respecto de la calidad del descanso. La posibilidad de permitir la circulación de aire será sinónimo de frescura y pureza que mejorarán tu sueño.

Control de temperatura: no es bueno exponerse a cambios de temperatura extremos al momento de ir al dormitorio a descansar. El confort térmico incide mucho en la calidad de descanso y, según las recomendaciones de los especialistas, debería mantenerse entre 18 y 24 grados. Es recomendable que las habitaciones se encuentren bien aisladas y contar con un sistema de climatización capaz de mantener una temperatura agradable constante, sin tener que pasar por cambios bruscos.