Espectáculos | Demo |

Elena Demo: Bailando en las alturas

La riocuartense, junto a su pareja de baile, el porteño Ariel Manzanares, es finalista del Pre-Mundial de danza de tango.

Hace ya unos años, la fecha exacta la precisa ella misma en la charla, Elena Demo se reveló, siendo poco más que una adolescente todavía, como una de las figuras sobresalientes de la avanzada tanguera que, a través de la danza, venía a colarse en plena juventud en un mundo que parecía destinado casi exclusivamente a los mayores de 50.

Un tiempo después, su figura de hermosa muchacha prodigiosamente bailarina, poderosamente rubia, desapareció de los escenarios y, por lo que se supo más tarde, también de la escena tanguera. En realidad, se trató de un ir y venir entre esa primera elección de cara al escenario y la tentación de actualidad que ofrece la salsa y otros ritmos caribeños de expresión mucho más masiva.

Afortunadamente, Elena ha decidido volver a sus orígenes, al menos a los que fueron sus orígenes en lo que hace al conocimiento público de sus virtudes danzantes. Y en esa decisión se explica la noticia que da cuenta que acaba de convertirse en finalista del Campeonato Metropolitano de Tango que se realizó en Buenos Aires durante la Semana de Mayo.

“Es una competencia que se viene realizando desde hace varios años y es una especie de pre Mundial  que organiza el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y que sirve de certamen clasificatorio para participar en el máximo encuentro selectivo de danza de tango que hay en el mundo y que se realiza en agosto y reúne a bailarines de tango de distintas partes del mundo”, explica, todavía eufórica.

Desde hace un tiempo, Elena, que estuvo viviendo fuera de Río Cuarto durante un tiempo, ha formado pareja de danza con el bailarín porteño Ariel Manzanares junto a quien obtuvo un lugar entre las 10 mejores parejas del certamen, en dos categorías de las que participaron: vals y tango de pista Vals y Tango de Pista. Esto los habilita para el selectivo final que determinará los representantes argentinos en el citado Mundial.

“La verdad es que significa mucho para mí, por el nivel que tiene el certamen, porque fuimos seleccionados por un jurado de maestros argentinos de la especialidad de vasta trayectoria nacional e internacional, que están muy avezados no sólo por lo que conocen de danza sino también porque recorren constantemente el circuito de milongas porteñas en busca de nuevas figuras”, subraya.

Ser la primera

Con la misma verborragia de palabras a repetición con la que habla habitualmente, Elena puntualiza que “es la primera vez que una bailarina de tango riocuartense obtiene ese lugar en un certamen previo y puede pasar a la próxima instancia en la que la pareja ganadora del primer puesto pasará directamente a la final y las que queden del segundo al quinto lugar, volverán a competir por un lugar más en el Mundial”.

En este certamen selectivo en el que acaba de participar Elena, hay competencias en cuatro categorías Vals, Tango de Pista (las dos en las que logró la clasificación junto a Ariel Manzanares), Milonga, y Milongueros del Mundo, y este año participaron aproximadamente 700 parejas de las cuales sólo cincuenta pasan a semifinales y tan sólo diez llegan a la gran final.

Elena junto a Ariel lograron el 7° puesto y se incluyen entre esas diez parejas que participarán en la gran final, para la que ya se encuentra en pleno proceso de entrenamiento y preparación en la ciudad autónoma de Buenos Aires: “al impacto que produce bailar ante más de 1000 espectadores que siguieron el certamen en la Usina del Arte, se sumó la gran alegría de lograr esta clasificación”, cuenta.

Colocada ya en esa instancia recuerda: “hace 10 años atrás cuando comencé a dar mis primeros pasos de tango en elaula de Arte de la Universidad Nacional de Río Cuarto (junto al profesor Lucas Gasse) jamás me hubiera imaginado que algún día iba a bailar en un campeonato tan prestigioso y muchísimo menos que iba a obtener un reconocimiento tan grande”.

Unión Danza

Radicada nuevamente en la ciudad, donde da clases los lunes y miércoles de 21 a 23 horas en la Academia Unión Danza (Roma 1610) para niveles inicial e intermedio, Elena asegura que aprender a bailar tango está al alcance de todos: “si yo pude aprender a bailar tango, cualquiera puede hacerlo más allá de su edad y/o condición física, porque el formas de la danza se adaptan a cada posibilidad”.

Y en esa actitud de animar a los que no se deciden está el recuerdo de sus comienzos y del camino andado para llegar a esta instancia de gran alegría para alguien que ha hecho de la danza su profesión: “cualquiera puede bailar y la danza en general y el tango en particular, es una práctica artística liberadora, que permite expresarse con gran plenitud”.

Claro que para los que quieren profundizar en sus conocimientos da la danza de tango supone también “mucho tiempo de esfuerzo, y de un sacrificio que es real pero no es pesado porque está puesto en la construcción de un algo apasionante: por eso estoy muy satisfecha por esto que hemos logrado junto a Ariel y que espero que sea el comienzo de un desarrollo profesional acorde con la pasión que ponemos al bailar”.