Río Cuarto | Diego Fonti | Covid-19 | Foro Ambiental de Córdoba

Diego Fonti: "La salud es un logro colectivo, por eso todos debemos vacunarnos"

El filósofo Diego Fonti, investigador del Conicet e integrante del Foro Ambiental Córdoba, analizó el impacto del Covid-19 en las comunidades y se refirió a las contradicciones que se presentan en las nuevas posturas que dicen ser sustentables y actúan en lo opuesto

Entre tantos análisis que se han realizado sobre el impacto social de la pandemia del Covid-19, se encuentran los de la filosofía y la bioética, en cuanto a cómo es el daño que se produce en el medio ambiente, cómo éste nos pasa factura y cómo es necesario pensar en sistemas comunitarios por sobre lo individual. El filósofo cordobés Diego Fonti, especialista en bioética, investigador de Conicet e integrante del Foro Ambiental de Córdoba, dialogó con Puntal sobre las contradicciones en los discursos que reivindican la lucha por sistemas sustentables pero en sus las acciones se comportan desde lo opuesto.

En el marco del Mes del Medio Ambiente, Fonti participó de un conversatorio organizado por la Red de Ambiente de Federación Iberoamérica del Ombudsman. El encuentro, denominado “Derechos Ambientales, su protección y promoción”, tuvo la participación de varios referentes entre los que se encontró el filósofo, y sobre el tema destacó que “si bien me interesa mucho la interdisciplina, mi sesgo es filosófico, y mi punto de partida fue ¿cómo usamos las palabras? Porque todo el mundo se llena la boca con lo verde, la sustentabilidad, pero después, a la hora de querer entender qué quiere decir cada una de esas cosas, son cuestiones muy distintas las que se entienden”.

En este sentido, el especialista comentó que como parte del Foro Ambiental Córdoba participó “de una discusión pública que hubo, convocada por el ministro (de Servicios Públicos) Fabián López, sobre el tema biocombustibles, con el objetivo de que se prorrogue la norma por la que el Gobierno brinda numerosos subsidios, y yo me pregunté si los biocombustibles realmente son sustentables, porque se ejerce una presión brutal sobre los ecosistemas, sobre el precio de los alimentos, y es verdad que los hidrocarburos son terriblemente nocivos, pero nada nos garantiza que éstos no lo sean”, comentó al respecto.

En este sentido, consideró que cuando se habla de sustentabilidad o de ecología “está la idea más piola dentro de lo malo, que es ‘emparchemos un poco el sistema para que siga funcionando, produciendo y consumiendo’”, y agregó: “Se puede emparchar lo que se quiera, pero si no cambiamos el modo de vida vamos directo al exterminio. Esa es una posición con la que nos distinguimos con quienes están apoyando estas medidas de la Provincia”.

Por otra parte, resaltó que “cuando se hacen los estudios de ambiente, ¿a quién se los encarga? Porque muchas veces, gente de las propias universidades forman parte de consultoras que están del otro lado del mostrador, no sólo del científico”.

mercado.jpg

- Esto se plantea desde un plano empresarial o institucional, pero es muy aplicable a lo cotidiano de las personas en general.

- Bueno, justamente, la parte educativa se debe dar en cada uno de los niveles. Estoy en contra de los voluntarismos, pero pienso que sin voluntad no se hacen las cosas. Con esto quiero decir que el individuo es muy importante, pero si no se tiene el nivel micro, el meso y el macro, el social y el global, difícilmente se pueda lograr algo. Uno puede separar toda la basura que se quiera, pero si después no hacen algo con eso, o si la persona es un consumista terrible que lo único que hace es tirar basura al mundo, no se puede hacer nada. Están todos los actores en juego. Hay que pensar en lo íntegro.

- En estos tiempos figura como que plantear miradas sustentables es lo políticamente correcto.

- Obviamente, ¿qué van a decir? Que hay que hacer coincidir los intereses de la naturaleza con los de la producción. Pero llega un punto en este sistema en el que siempre perderá la naturaleza. El problema es que en general apuntan con la idea de que no se quiere que los pobres tengan que pagar, pero no son ellos los que ejercen presión sobre los ecosistemas, la responsabilidad es de quienes consumen muchas más veces de lo que tarda el mundo en regenerarse, los pobres son los que menos dañan.

- En el contexto actual de pandemia, donde se ha planteado una nueva concepción del mundo y los sistemas, ¿qué lugar tiene ese sistema capitalista?

- Hasta ahora, el capitalismo es lo que manda, porque todos necesitan caja. Al Foro Ambiental Córdoba, por ejemplo, desde el Estado nacional nos mantienen relativamente informados, pero al provincial y al municipal es muy poca la información que se solicita, sin importar el partido que esté a cargo.

Entre otros puntos, el especialista analiza lo que fueron los incendios en la provincia el año pasado y señala que estudios realizados durante años dan cuenta que después de cada hecho de estas características, estos espacios tuvieron desarrollos inmobiliarios.

- ¿La pandemia cuestiona este pensamiento de un real deseo de protección del ambiente?

- Es muy interesante lo que pasó con la pandemia, porque lo que hizo fue poner todos los huecos del sistema a la vista. Lo que antes debíamos argumentar, ahora está a la vista de quien lo quiere ver. Empezó con una zoonosis, de animal a humano, y todo debido a nuestro trato con la naturaleza; no fue casual, hubo un modo de meterse, extraer seres vivos y consumirlos de una determinada manera que produjo el inicio de la enfermedad. Se extendió luego por nuestras formas de vida y transporte, y que impactó, sobre todo, en los lugares donde estaban los más débiles.

El individuo es muy importante, pero si no se tiene el nivel micro, el meso y el macro, el social y el global, difícilmente se pueda lograr algo. Uno puede separar toda la basura que se quiera, pero si después no hacen algo con eso, o si la persona es un consumista terrible que lo único que hace es tirar basura al mundo, no se puede hacer nada El individuo es muy importante, pero si no se tiene el nivel micro, el meso y el macro, el social y el global, difícilmente se pueda lograr algo. Uno puede separar toda la basura que se quiera, pero si después no hacen algo con eso, o si la persona es un consumista terrible que lo único que hace es tirar basura al mundo, no se puede hacer nada

Fonti consideró que allí se encuentran todas las claves de los errores cometidos por el ser humano en su trato con el mundo, “cobrándosela”, sostuvo, y agregó: “Hay otro factor que analizo desde la bioética, y se trata de la idea de que la salud es individual, algo que también ha caducado, porque como funciona el virus se observa que: o todos tenemos salud, o nadie la tiene”, dijo. Aclaró que, en esta línea, “la salud es un logro colectivo, si no estamos inmunizados por arriba del 75%, este bicho nos seguirá matando”, explicó el filósofo.

Finalmente, señaló que se debe tomar una conciencia de que los usos sean públicos para que la gente no se siga enfermando. “Uno se puede vacunar, pero el virus irá mutando y dentro de un año la vacuna no servirá más, por lo que todos debemos cuidarnos, aunque hay un sector de la sociedad a la que le revienta que esto sea así, porque se cree que estando en su castillo se salvarán, y no es así”, concluyó.

Qué es el Foro Ambiental Córdoba

Desde el 2006, el Foro Ambiental Córdoba procura generar un espacio de debate sobre temas ambientales, independiente de los intereses políticos o económicos, que se constituya como polo de opinión propositivo a los fines de promover una adecuada política de Estado ambiental.

Buscan, además, ser referentes confiables y calificados en cuestiones ambientales para informar objetivamente a la población e incidir sobre las políticas públicas.