Espectáculos Documental |

Indeleble, marcas que no se borran

Marcos Altamirano, productor general y guionista, cuenta del documental local que el jueves se estrenará de manera virtual

Este jueves 27 de mayo iba a estrenarse de manera presencia, en el Centro Cultural Leonardo Favio, el documental local Indeleble. Por el nuevo confinamiento, el estreno será virtual, el mismo jueves de 19 a 22hs. Se podrá acceder al enlace en el Facebook e Instagram de Indeleble, la fanpage de la Facultad de Humanas y del Centro Cultural Leonardo Fabio.

Dice la sinopsis: Indeleble es un documental que nos acerca a las experiencias y vivencias de una joven trabajadora social de la ciudad de Río Cuarto. Desde el relato en primera persona construimos su historia de vida, atravesada por el abuso sexual, las drogas y la prostitución. Recorremos las marcas que la violencia machista dejó sobre su cuerpo, sus relaciones, su forma de ver (y ser en) el mundo, marcas que no solo son suyas, sino que también están impresas sobre la vida de muchas otras”.

Indeleble se inicia como un proyecto de extensión de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Río Cuarto a partir de la necesidad de generar instancias de problematización conjunta entre docentes y estudiantes respecto del anclaje de los aprendizajes que se promueven en el aula desde un lugar que permita fortalecer la vinculación necesaria con los problemas sociales. Lo que en principio iba a ser una experiencia audiovisual entre docentes, estudiantes y graduados se fue complejizando hasta tomar dimensiones de un largometraje documental.

image.png

Hablamos con Marcos Altamirano, productor general y guionista:

-El título Indeleble es contundente. ¿Son marcas que no se borran?

-Que no se borran, tal cual. Y en palabras de la protagonista “como los tatuajes, que quedan para siempre”. Y en relación con la narración aparece como esa confirmación de que el daño conlleva inevitablemente consecuencias, lo que propone el documental es recorrer esas consecuencias para encontrar los daños.

-Es una historia real y muy fuerte. ¿Cómo fue el armado del guion y cómo resultó la filmación de un tema tan sensible?

-Tanto el guion como el rodaje se realizaron por capas, es un trabajo de capas. Primero fue el rodaje. Fueron ocho entrevistas extensas en el lapso de 18 meses aproximadamente. Luego de cada entrevista y antes de la siguiente se evaluaba el material y se repreguntaba o redirigía. De esa manera teníamos un amplio espectro de los relatos sobre los sucesos en la vida de Patricia. El guion se organizó sobre la base de las desgrabaciones de esas entrevistas en forma de una escaleta a partir de un argumento en retroceso. Luego fuimos puliendo, también en capas, en la isla de edición. Primero identificando las secuencias, luego integrando cada una con la siguiente, y, finalmente, reunimos todo el material para darle el formato definitivo en cuanto a ritmo, actos narrativos, sonido, inserts de imágenes, entre otras. Cada capa de trabajo, en las distintas etapas, va profundizando el contenido al despejar el ruido e intentar llegar a la esencia del relato de la protagonista.

Para llegar a todo esto, realizamos un trabajo muy cuidado y sutil en cuanto a la construcción de un punto de vista que reivindique la posibilidad de crear otros discursos y otras formas de entender el mundo, alejadas del punto de vista patriarcal y de la mirada revictimizadora, proteccionista, que quita el reconocimiento de todo el poder que hay en quien sobrevive un abuso, su proceso de resiliencia y capacidad de superación. El desafío consistía en encontrar un equilibrio entre el punto de vista en relación con la narrativa y el punto de vista en cuanto a la posición/perspectiva de carácter moral e ideológico.

image.png

-¿Qué esperan visibilizar con Indeleble?

-Esperamos acercar un aporte para sensibilizar sobre ciertas problemáticas, desnaturalizar situaciones de violencias, así como de cristalización de las mujeres en el lugar único de víctimas. La actitud cuestionadora que se persigue estimular apunta a los presupuestos paternalistas asociados a la idea de que una joven que padece violencia es sólo una víctima que necesita “protección” o “asistencia”, evitando su capacidad de constituirse como sujeto vital, resistente, deseante y con capacidad de incidir en su vida, aún en situaciones altamente limitantes y adversas.

-Empezó como un proyecto de extensión de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Río Cuarto hasta convertirse en un largometraje documental. ¿Cómo se dio ese proceso?

-El proyecto tenía como propósito desplegar dos líneas de acciones, una relacionada con el trabajo entre estudiantes, graduados y docentes. La otra, vinculada al acompañamiento de instancias más bien reflexivas/realizativas a partir del audiovisual. Decidimos utilizar los equipos que teníamos disponibles en ese momento y así comenzamos a realizar múltiples entrevistas, con algunos meses de distancia. Entre preguntas recurrentes y respuestas que se fueron complejizando nos encontramos con un material con mucho potencial para avanzar en un documental. Sumamos al proyecto otros integrantes para la etapa de edición y los insert. Lo que en una primera instancia iba a ser un mediometraje se convirtió en un largo documental, y fue a partir de ese momento que salimos a buscar financiamiento para poder finalizarlo. Se sumaron al proyecto, también, amigos y conocidos del sector audiovisual que aportaron en la postproducción.

image.png

-¿Cómo llegó Juan Pablo Fernández a realizar la música del documental?

-Es una elección estética, a Juan Pablo lo conozco desde Pequeña Orquesta Reincidente y a través de su visita a la ciudad con Acorazado Potemkin y otros encuentros en plan solista fue que construimos una especie de vínculo que nos posibilitó acercarle el proyecto. Antes, le propuse al equipo de Indeleble escuchar un par de canciones de Acorazado donde Juan Pablo interpreta una serie de poemas de Josefina Saffioti y gustó mucho, y fue así que le propusimos sumarse y por suerte aceptó. Después se dieron un par de causalidades sincrónicas, porque se conocían con Claudia Masin (encargada de la lectura y de los poemas que aparecen y estructuran Indeleble) y el proyecto su tomando forma. Es muy hermoso lo que Juan Pablo hizo especialmente para el documental.

Esperamos acercar un aporte para sensibilizar sobre ciertas problemáticas, desnaturalizar situaciones de violencias, así como de cristalización de las mujeres en el lugar único de víctimas. La actitud cuestionadora que se persigue estimular apunta a los presupuestos paternalistas asociados a la idea de que una joven que padece violencia es sólo una víctima que necesita “protección” o “asistencia”, evitando su capacidad de constituirse como sujeto vital, resistente, deseante y con capacidad de incidir en su vida, aún en situaciones altamente limitantes y adversas Esperamos acercar un aporte para sensibilizar sobre ciertas problemáticas, desnaturalizar situaciones de violencias, así como de cristalización de las mujeres en el lugar único de víctimas. La actitud cuestionadora que se persigue estimular apunta a los presupuestos paternalistas asociados a la idea de que una joven que padece violencia es sólo una víctima que necesita “protección” o “asistencia”, evitando su capacidad de constituirse como sujeto vital, resistente, deseante y con capacidad de incidir en su vida, aún en situaciones altamente limitantes y adversas

-¿Cuáles son las expectativas ante el estreno virtual del jueves 27?

-En una primera instancia, íbamos a poder presentarlo de manera presencial y generar un intercambio a partir de su visualización. Pero como éramos conscientes de que nos encontraríamos en una situación complicada, todo indicaba que las restricciones iban a afectar el estreno. Es por eso que pensamos liberar un enlace ese mismo jueves 27 para que Indeleble tenga su estreno de manera virtual. En las redes sociales del Centro Cultural Leonardo Favio y de Indeleble, encontrarán información sobre esta decisión de compartir el documental en línea.

-El año pasado solicitaron apoyo económico para poder finalizarlo. ¿Qué respuestas tuvieron?

-Sí, decidimos publicar el proyecto en IDEAME, una plataforma de Crowdfunding (o Financiamiento Colectivo) que nos permitió sumar financiamiento de 70 colaboradores y nos permitió avanzar en algunos rubros destinados a la música, sala de grabación y SADAIC. También la Facultad de Humanas colaboró para que podemos finalizar con la post-producción de sonido y el tratamiento de color.

-Como en todo largometraje, el equipo de trabajo es grande. ¿Cómo resultó esa experiencia?

-El equipo de trabajo inicial estuvo conformado por estudiantes de la carrera de comunicación (Stefania Aluffi / Luis Bari / Luciana Ortiz), una recién graduada (Agustina La Cava Aranguez) y docentes (Claudio Rosa y yo).

Ni bien finaliza la etapa de rodaje, se incorpora Ariadna Rossi en edición (también graduada de la carrera) y al año siguiente se suma otra generación de estudiantes para realizar inserts de imágenes (Camila Petenatti / Verónica Franco / Carla Gambluch / Lucía Goicoechea / Mariela Mattana). Lucas Ortiz, un amigo y fotógrafo de la ciudad, se integra en plena pandemia para hacer imágenes de la ciudad. En asistencia estuvo Camilo Rosa. Marina Tomasini nos acompañó desde el inicio del proyecto desde un plano más teórico y para la postproducción Sebastián Ferrero (Tratamiento de Color) y en la Postproducción de Sonido: Estudios Multimedia / Marcos Carreño / Diego Giménez. Antonio Pita en asesoramiento musical. Al título lo diseñó Sergio Villar, los poemas y lecturas son de Claudia Masin y la música de Juan Pablo Fernández Bussy.

A diferencia de otros largometrajes, que cuentan con diseños de producciones más industriales, Indeleble tiene la particularidad de iniciarse como una colaboración entre docentes y estudiantes. Esto lo hace muy especial, y enriquece la experiencia audiovisual que se fue desarrollando fundamentalmente en la etapa del rodaje.

-Es una historia que todos deberían ver. ¿Piensan llevarla a diferentes instituciones educativas?

-Cuando comenzamos con el proyecto, algunos de los propósitos contemplaban justamente estas cuestiones como la de favorecer procesos de circulación y comunicación de lo producido, entre los realizadores y en la comunidad de Río Cuarto. Que el documental nos permitiese compartir el conocimiento por fuera de los canales tradicionales para este tipo de temáticas/problemáticas, entre otras actividades de reconstrucción, escritura audiovisual y armado de historias de vida, basadas en hitos de la historia personal.

image.png

En lo personal

-Nunca será lo mismo que en una sala, pero ¿te gusta ver cine en las plataformas?

-Me adapté a las plataformas. Además de la popular Netflix, en un tiempo estuve suscripto en MUBI, consumo CINE.AR PLAY, y el año pasado me descargué la app STREMIO para ver algunas series que no puedo conseguir en las otras plataformas.

-¿Ves cine nuevo argentino? Algo para recomendar…

Consumo mucho cine argentino, aprovecho y recomiendo la última incorporación de Netflix “Las mil y una”, segundo largometraje de Clarisa Navas. Una hermosa historia de amor contada con gran sensibilidad.

-¿Extrañás ver cine comercial en las hoy cerradas salas de Cines del Paseo?

-Por supuesto, a pesar de que últimamente sólo exhibían cine mainstream, se extraña el ritual sociocultural de ir y disfrutar una película en sala.

-¿Cómo la pasaste en cuarentena y cómo te sentís en pandemia?

-Me siento privilegiado y sinceramente agradecido, y en lo personal la cuarentena me permitió comprender algunos procesos emocionales esenciales. Una instancia de mucho aprendizaje.

-Como gestor cultural, ¿cómo imaginás el futuro pos pandemia?

-La pandemia deja expuesta toda práctica artística y cultural donde aparece un escenario muy grave de precarización laboral y dificultades para desarrollar y sostener diferentes experiencias, participación o producciones relacionadas con el arte y las culturas y que no pueden completarse en la virtualidad.

Deseo un trabajo comprometido y responsable en políticas pensadas, imaginadas, para el sector del arte en tiempos de pospandemia, donde se puedan orientar acciones, comprender ciertas lógicas y formular mejores políticas de cuidados para poder disfrutar de actividades artísticas.

-Dicen que, ante las crisis, mucha gente suele refugiarse en la cultura. ¿creés que en esta oportunidad será así?

En la cuarentena más estricta, nos salvó el arte y las industrias culturales. Y paradójicamente es uno de los sectores más perjudicados.

image.png

FICHA TÉCNICA

Dirección, Guion y montaje: Claudio Rosa

Producción General y Guion: Marcos Altamirano

Guión y Asistencia de Producción: Stefanía Aluffi

Asistente de Producción y redes sociales: Agustina La Cava Aranguez

Asistente de Edición: Ariadna Rossi

Sonido: Luciana Ortiz / Luis Bari

Asesoramiento teórico: Marina Tomasini

Asistencia: Camilo Rosa

Poemas y lecturas: Claudia Masin

Cámara: Claudio Rosa / Marcos Altamirano / Camila Petenatti / Lucas Ortiz / Verónica Franco / Carla Gambluch / Lucía Goicoechea / Mariela Mattana /Santiago Moriconi

Tratamiento de Color: Sebastián Ferrero

Postproducción de Sonido: Estudios Multimedia / Marcos Carreño / Diego Giménez

Música Original: Juan Pablo Fernández

Asesoramiento Musical: Antonio Pita

Diseño de Título: Sergio Villar

Diseño Gráfico: Camila Petenatti