Internacionales | donald-trump | EEUU | China

Trump dispuso una brusca suba en los aranceles a China

"Los aranceles traerán mucha mayor riqueza a nuestro país que un acuerdo incluso fenomenal a la manera tradicional", escribió el presidente norteamericano en Twitter.

Estados Unidos elevó bruscamente aranceles a productos chinos y el presidente Donald Trump dijo luego que no tiene ningún apuro en llegar a un acuerdo en negociaciones con China previstas para hoy, insinuando que su país está ahora en mejor posición.

Minutos después de que Estados Unidos subiera del 10 al 25% aranceles a productos chinos por 200.000 millones de dólares, el Ministerio de Comercio chino lo lamentó "profundamente" y reiteró que habrá "represalias necesarias", sin dar detalles.

Funcionarios de las dos mayores economías del planeta volvieron anoche a la mesa de negociaciones, liderados por el viceprimer ministro chino, Liu He, el Representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

"Las conversaciones con China continúan de manera muy cordial...no hay ninguna necesidad en absoluto de apurarse, ya que China está pagando AHORA aranceles a Estados Unidos", dijo Trump en Twitter.

El mandatario agregó en otro tuit que los derechos de importación, de alguna manera, podrían ser preferibles a un acuerdo comercial con China.

"Los aranceles traerán mucha mayor riqueza a nuestro país que un acuerdo incluso fenomenal a la manera tradicional", escribió.

Las conversaciones en Washington buscan superar una guerra arancelaria que desde el año pasado ha sacudido los mercados y afectado a 360.000 millones de dólares de comercio bilateral, sobre todo las exportaciones agrícolas estadounidenses a China.

Las tarifas también hicieron blanco en los sectores manufactureros de ambos países.

La disputa fue iniciada por Trump por quejas sobre las prácticas comerciales chinas.

"El riesgo de un colapso total de las conversaciones comerciales ciertamente se ha incrementado", dijo hoy la calificadora de riesgo Moody's en un informe citado por CNN.

Lighthizer y Mnuchin se reunieron ayer 90 minutos con la delegación china y luego cenaron con Liu, pero no hubo declaraciones oficiales tras los contactos.

"Esperamos que las partes puedan encontrarse en una posición intermedia y trabajar juntas para resolver los problemas existentes a través de la cooperación y la consulta", dijo el Ministerio de Comercio chino en un comunicado.

Pese a declaraciones de funcionarios en las últimas semanas de que las negociaciones avanzaban hacia un acuerdo, las tensiones se reanudaron esta semana luego de que Trump acusara a China de haber renegado de algunos de sus compromisos.

Las renovadas tensiones provocaron un desplome de las bolsas esta semana, pero un repunte de las acciones chinas favorecía hoy subas generalizadas de los mercados en Asia y Europa.

Trump quiere que China cambie sus políticas sobre propiedad intelectual, reduzca sus masivos subsidios a sus empresas estatales, compre más productos estadounidenses y deje de forzar a las compañías extranjeras a compartir secretos tecnológicos.

Las empresas estadounidenses están en contra de los aranceles, pero "apoyan la idea en el corto plazo si esto nos ayuda a lograr un acuerdo fuerte, aplicable y a largo plazo que solucione cuestiones estructurales", dijo la Cámara de Comercio Estadounidense.