Río Cuarto |

"El embarazo en la adolescencia tiene más riesgos, al igual que en la edad adulta"

La tocoginecóloga Verónica Álvarez aseguró que es importante evitar la gestación no intencional. Destacó como clave el acceso a la información y la consulta temprana, además de la importancia de dejar de lado ciertos mitos

En la Semana de la Prevención del Embarazo No Intencional, la médica tocoginecóloga Verónica Álvarez, integrante del Servicio de Ginecología y Obstetricia de Neoclínica, se refirió a la importancia de acceder a información adecuada y a los métodos anticonceptivos y advirtió que, al igual que en la edad adulta, el embarazo en la adolescencia tiene más riesgos, tanto para la paciente y como para el bebé.

“En América Latina y el Caribe, el 18% de los nacimientos se dan en mujeres que van entre los 15 y los 19 años. Es un porcentaje importante. Asimismo, 3 de cada 4 de esas mujeres son adolescentes y sus embarazos no han sido planificados. Además, cerca de la mitad de esos embarazos terminan en aborto. Las complicaciones en el embarazo durante la adolescencia son la causa principal de muerte de las mujeres adolescentes. Por eso, la responsabilidad de los agentes de salud debe estar enfocada en la prevención de estos embarazos. Por eso, a nivel nacional, junto con la OMS, se está desarrollando una campaña para acercar los distintos métodos anticonceptivos a los adolescentes para que ellos puedan decidir cómo cuidarse. En nuestro medio, la causa más reconocida de embarazo adolescente es la falta de información, pero también hay muchos mitos que hay que desterrar”, indicó la doctora Álvarez.

Para la doctora Álvarez, la primera consulta al ginecólogo debe darse a los 10 años para comenzar a incorporar información.

“Los métodos anticonceptivos deben estar al alcance de los adolescentes. A la vez, este tipo de temas deben ser tratados como urgencia. Es decir, cada vez que una adolescente está en una situación de emergencia anticonceptiva, debe acercarse a una clínica y solicitar que la atiendan como una urgencia. El tiempo es fundamental”, agregó.

-¿A qué edad recomienda la primera consulta ginecológica?

-El derecho a la salud sexual es un derecho que tienen todos los niños y adolescentes. Tenemos que pensar en una educación amplia que vaya más allá de la consulta. La educación sexual debe empezar en las escuelas. Es un derecho. Más allá de eso, en lo personal, mi recomendación es que a los 10 años las niñas tengan su primera consulta ginecológica. El objetivo es que tengan una consulta de tipo informativa y de acercamiento al profesional. Muchas veces se cree que el ginecólogo es un sexólogo, ya que aborda temas de sexualidad y eso no es así. Es importante desmitificar ciertas cuestiones. La idea de que una niña vaya de manera anticipada al ginecólogo es, justamente, para obtener información y prevenir. Debemos tener en cuenta la necesidad de evitar las enfermedades de transmisión sexual, como también el hecho de que cualquier vínculo con otra persona se dé con respeto y consentimiento, para evitar abusos.

-¿Por qué no es recomendable un embarazo durante la adolescencia?

-El embarazo en la adolescencia, como en la edad adulta, tiene más riesgos. La mortalidad materna y fetal se incrementa, ya que es más habitual que se den complicaciones como la hipertensión.

-Desde el punto de vista médico, ¿cuál es la edad adecuada para un embarazo?

-El embarazo es una decisión materna. Lo importante en cualquier embarazo es que sea planificado. El embarazo debe venir en un contexto emocional, físico y de planificación para que la persona pueda desarrollarse como persona. Es verdad que, ante un embarazo adolescente, haya un riesgo mayor de que se dejen los estudios o de que se tengan que incorporar en trabajos que no sean los mejores. De todas formas, nosotros no podemos juzgar, simplemente recomendar para evitar el embarazo no intencional.

“El embarazo no intencional afecta la salud y las oportunidades de desarrollo personal”

La licenciada Analía Pereyra, sexóloga clínica y educativa, a cargo del consultorio de sexología de Neoclínica, aseguró que el embarazo no intencional en la adolescencia afecta la salud y las oportunidades de trabajo, estudio y desarrollo personal. Además, la especialista sostuvo que también aumenta las desigualdades de género, ya que es la mujer la que pone el cuerpo, lo que hace que tenga menos acceso a las posibilidades mencionadas anteriormente.

“Por otro lado, hay niñas menores de 15 años que están cursando embarazos que han sido víctimas de abuso. Es importante mirar con atención este tipo de situaciones. Si se da un abuso, se afecta la integridad física y psicológica de las niñas”, advirtió Pereyra.

“Hay un marco legal que nos dice que tenemos que trabajar con la educación sexual integral en todas las instituciones educativas. La información es la que me permite decidir porque conozco. Por ley, los chicos y chicas tienen el derecho de acceder a métodos anticonceptivos desde los 13 años sin la necesidad de ser acompañados por un adulto”, agregó.

A todo esto, Pereyra dijo que es importante que existan espacios de consejería en los espacios de salud para brindar información y elementos de prevención a las personas.