Policiales | elementos | local | cuatro

En un allanamiento en barrio Alberdi, recuperan algunos elementos robados de una peluquería del centro

El local ubicado en la primera cuadra de calle Pringles había sido desmantelado por los delincuentes. Secuestraron tijeras, una cortadora de pelo y otros elementos relacionados con el delito que se investiga.

En un allanamiento realizado en barrio Alberdi, la Policía recuperó algunos de los elementos que habían sido robados el pasado viernes de una peluquería ubicada en el centro de la ciudad.

El responsable del local ubicado en Pringles 68 denunció el viernes que, tras anular el sistema de alarmas y violentar una ventana ubicada en la parte posterior del inmueble, los delincuentes le habían sustraído elementos de trabajo valuados en cerca de 400 mil pesos.

A partir de la denuncia realizada por Matías Alaniz, de 34 años, los sabuesos policiales iniciaron la tarea de investigación. Luego de la incorporación de testimonios y la revisión de cámaras de seguridad, se llevaron adelante varias diligencias.

Un informante había señalado que un joven estaba ofreciendo algunos de los elementos que habían sido sustraídos en el céntrico local.

Tras el dato aportado, se procedió a allanar un domicilio de Aníbal Ponce al 300.

Con la orden dispuesta por el Ministerio Público Fiscal, los policías irrumpieron en la vivienda, donde secuestraron un teléfono celular marca Samsung, modelo Duos, de color gris con negro; una plancha para cabello, una cortadora de cabello, una máquina afeitadora, un estuche de cuerina de color negro con cuatro tijeras en su interior, una navaja y cuatro peines de diferentes colores.

Alaniz había precisado que, después del robo de casi la totalidad de los elementos de trabajo, no podían seguir trabajando e incluso había decidido desalquilar el lugar, en donde se habían instalado hace unos tres meses.

A partir de la viralización del robo, colegas peluqueros y clientes se acercaron a los integrantes de “Bei Capelli” a ayudarlos para que vuelvan a trabajar.

Ayer en su cuenta de Facebook agradecieron el apoyo recibido en un momento duro.

“Les agradezco de todo corazón a todos los que nos llaman y nos dan buenas energías para volver a trabajar. Eternamente agradecidos y gracias a ustedes vamos a poder seguir trabajando”, postearon.

Alaniz es uno de los peluqueros impulsores de una campaña de recolección de juguetes para niños de barrios vulnerables. “Un corte por un juguete” es el nombre de la iniciativa que desde hace tres años lleva adelante junto con otros profesionales de la ciudad.

Los delincuentes ingresaron a la vieja casona de calle Pringles tras violentar una ventana del patio y romper el sistema de alarma para poder actuar con tranquilidad. De allí se llevaron una docena de tijeras -que tienen un valor que va de los cinco mil a diez mil pesos cada una-, cuatro planchitas, dos secadores, dos máquinas para cortar pelo, un televisor de 32 pulgadas, una torre de sonido, una motoguadaña y el dinero que tenía guardado para pagar el alquiler del lugar, entre otros elementos, señaló el damnificado en su denuncia.

Siguiendo directivas del Ministerio Públicos Fiscal, los uniformados llevan adelante otras acciones con el fin de lograr recuperar los otros elementos sustraídos del comercio.