Río Cuarto | emergencia | servicio | Presupuesto

Dos empresas compraron los pliegos para el nuevo servicio de emergencia

Venció el plazo para adquirir los pliegos. El presupuesto es de 234 millones de pesos por 36 meses de contrato. Se incorporan más ambulancias y la figura del médico controlador. El actual servicio viene de enfrentar críticas.

Finalmente, dos empresas compraron los pliegos para participar en la licitación del nuevo servicio de emergencias que contratará la Municipalidad. El plazo para la adquisición de los pliegos, requisito esencial para participar del proceso, vencía ayer.

Ahora, esas empresas deberán presentar sus ofertas -la compra del pliego no implica que necesariamente vayan a formalizar una propuesta- de servicio y económicas. Tendrán hasta el 11 de febrero; ese mismo día se abrirán los sobres.

El decreto de llamado a licitación establece que la nueva contratista deberá prestar el servicio de medicina prehospitalaria que incluye la emergencia médica en la vía pública por unidad móvil, la atención domiciliaria de urgencias y emergencias y la atención domiciliaria de dolencias menores. El presupuesto es de 234 millones de pesos por 36 meses.

Actualmente, el servicio -aunque con otras características- es prestado por la empresa Amor y Paz, que en los últimos meses ha debido afrontar una serie de cuestionamientos y críticas por demoras en la atención de casos de emergencias en la vía pública.

Marcelo Ferrario, secretario de Salud, detalló cuáles son los cambios que se implementarán cuando se ponga en marcha el nuevo esquema.

Por un lado, la cantidad de ambulancias deberán ser de 4, en lugar de las dos actuales, más otra para dolencias menores. “El servicio que se presente tiene que tener la habilitación del Rugepresa, que establece la cantidad de unidades necesarias de acuerdo a la cantidad de habitantes”, dijo el funcionario.

El pliego establece que deberá haber un médico controlador para que se defina sin demoras si es una emergencia, una urgencia o una dolencia menor. El pliego establece que deberá haber un médico controlador para que se defina sin demoras si es una emergencia, una urgencia o una dolencia menor.

Además, para tener un mayor control, tendrá que haber un registro no sólo de la salida de la ambulancia, algo que actualmente se hace, sino también la llegada. Allí deberá registrar el arribo al lugar en una planilla de atención y, además, en el mismo momento dar aviso a la central.

“Hay cambios importantes. Hoy el llamado comienza con la entrada al 107, después se comunica al servicio de emergencias. Eso se graba. No sólo se graba el horario sino también la conversación. Ahora se sumará que quien recibe el llamado en el 107 va a tener que tener un médico que va a tener que estar conectado mientras transcurre el tiempo de la emergencia. Esto es para hacer un apoyo médico a la persona que está llamando. Al tener un médico controlador en el teléfono, hace que con un criterio médico se pueda definir desde el minuto cero si se trata de una emergencia, una urgencia o una dolencia menor. Ese mismo médico tiene que estar en contacto con la ambulancia que sale hacia la atención; en el proceso se certifica también la llegada de la unidad”, manifestó el secretario de Salud.

Otro de los cambios que están en el pliego es que se prevén atenciones fuera del ejido municipal. La prestataria deberá hacer una presentación presupuestaria por el costo que tendría una prestación o un traslado fuera de la ciudad.

Antes de la actual licitación existió otro proceso que terminó fracasando porque el presupuesto que se había presentado excedió los límites establecidos. La normativa establece que si una propuesta económica supera al menos en un 20 por ciento al precio tope fijado por el pliego, entonces esa alternativa debe ser rechazada.

Ahora, hay un nuevo proceso de licitación que ayer completó su primer paso formal y que implicará la apertura de sobres el 11 de febrero.